Rumbo a las Lomas de Lachay, con niños.

miércoles, 26 de septiembre de 2018




¡Qué rico son los viajecitos cerca de Lima! Esos full days en los que rompes el esquema y la rutina por completo, respiras una buena bocanada de aire puro y vuelves a casa renovada. Ah y si los viajes entre adultos son riquísimos, imagínense lo que son con niños, ya no ya, ellos se emocionan tanto, que lo iluminan todo, me encantan.

Esta vez nos fuimos a Las Lomas de Lachay, una Reserva Nacional ¡hermosa!, la verdad es que me moría de ganas de ir hace tiempo, así que cuando una amiga me lo propuso, no lo pensé dos veces, chapé a mi esposo e hijos y la pasamos ¡i n c r e i b l e!.  El lugar es precioso y ni qué decir de la vista. Todo parece parte de un cuento, como si estuvieras dentro de un bosque mágico. Hay verde por todos lados, a donde mires encuentras árboles impresionantes, flores y mucha, mucha naturaleza. 






Aquí les cuento todo lo que necesitan saber para que se animen y sea su próximo destino, porque justo, esta es la temporada perfecta para conocerlas.

 ¿Cómo llegar?

Las lomas de Lachay están ubicadas en el km. 105 de la Panamericana Norte, en el distrito de Huacho, apróx a unas 2 horas de Lima en una velocidad normal. 
Si van manejando, una vez que llegan al km 105, toman el desvío hacia la reserva, está súper bien señalizado, así que no se preocupen, no se van a perder. (si quieren estar más seguros, pongan maps y listo). También pueden ir en bus o transporte público, pero tendrán que caminar un poquitín más hasta el ingreso. 
El costo de entrada es de 11 soles adultos y 5 niños. 
El ingreso es de 8am a 5pm.

¿Qué hacer? 

Hay 3 opciones de caminatas, como ¡para todos los gustos!

El primero es el circuito del zorro, que dura 20 minutos (¡se pasan volando!). Es prácticamente subir al mirador y bajar.

El segundo es el circuito de las taras que dura 1 hora, aquí ya empieza lo bueno, se siente un poco la subida y con algo de suerte te agarra la neblina, que le da más emoción al camino :D

El tercero es el circuito de la perdiz que dura 2 horas. Es la que nosotros hicimos, pero con 4 niños y 1 bebé, nos demoramos 3 horas y media. :)  Pero llegar a la cima de las lomas fue alucinante, el aire que se respira arriba es ¡wow! realmente increíble. Nunca había hecho trekking y les juro que hacerlo con los peques ha sido alucinante. 

Yo hice todo el recorrido con Valentino cargado, salvo un par de veces que bajó a tomarse fotos o a perseguir a su hermano jajaja hasta que después cuando se durmió lo logré poner en la mochila ergonómica (¡que es un hit total!), así que si yo pude, ustedes sobrado pueden ;)



Adentro hay zona hacer parrilla, pero nosotros preferimos hacer un pequeño picnic para poder disfrutar con más calma del recorrido y no complicarnos pensando en qué llevar, eso depende de cada uno. Hay baños, estacionamiento, cafetería y zona de camping (ésta última tiene un costo adicional). Aparte también una zona para observar a las aves y un pequeño museo.


RECOMENDACIONES

  • Lleven una mochila ligera con agua, snacks para el camino (tipo fruta, galletas y frutos secos), repelente, bloqueador, gorro y vístanse en capas, es lo mejor del mundo, así, si tienen frío se ponen la casaca y si les da calor, se la quitan. Sean lo más prácticos posibles (no como yo que llevé de todo y no usé nada jajaja).
  • Lleven pañitos para limpiarse las manos y alcohol en gel.
  • No se olviden de la bolsa para la basura. Básico. Recuerden que siempre tienen que dejar el lugar más limpio de lo que lo encuentran, así cuidamos la naturaleza y les enseñamos a nuestros hijos a hacerlo.
  • Cámara de fotos. Tómense muchas fotos, arriba, abajo, al costado, por todos lados, juntos y separados, pero por favor, no pongan en riesgo su vida por tomarse ¡la! foto donde no deben hacerlo, menos si están con niños.
  • Caminen por las rutas que están señalizadas, siguiendo el sendero, no corten camino por las “rutas pequeñas” porque se pueden lastimar por gusto.
  • Empiecen el recorrido temprano. Mientras más temprano, mejor. Porque luego la neblina empieza a subir y les va a impedir ver todo el paisaje con claridad. Aunque caminar en medio de la neblina también es muy bonito, estoy segura que van a disfrutar la vista, mucho más, sin ella.





Anímense, lo van a disfrutar mucho, es alucinante y con suerte, pueden ver lechuzas, zorros y halcones, sino, déjense encantar por la música de las aves, sus árboles de Tara y flores coloridas. 
La mayoría de personas que conozco le tienen miedo a viajar con niños, pero a mi me parece una de las experiencias más lindas que se pueden vivir en familia. ¡Viajen!, viajen mucho. Tener hijos pequeños no es impedimento para hacerlo, al contrario, es el doble de felicidad y diversión asegurada. Eso si, como siempre digo, no les quiten el ojo de encima.



Me cuentan si van y me mandan sus fotitos, me encanta recibir sus mensajitos! :*

Las quiero,

Sil

Pd: De Junio a Octubre es la temporada perfecta para visitar las Lomas de Lachay, ¿qué esperas? :D  
Comparte este post para que más personas conozcan de este bello lugar y síguenos en Instagram, haciendo click aquí ---> www.instagram.com/aymamablog