Rumbo a las Lomas de Lachay, con niños.

miércoles, 26 de septiembre de 2018




¡Qué rico son los viajecitos cerca de Lima! Esos full days en los que rompes el esquema y la rutina por completo, respiras una buena bocanada de aire puro y vuelves a casa renovada. Ah y si los viajes entre adultos son riquísimos, imagínense lo que son con niños, ya no ya, ellos se emocionan tanto, que lo iluminan todo, me encantan.

Esta vez nos fuimos a Las Lomas de Lachay, una Reserva Nacional ¡hermosa!, la verdad es que me moría de ganas de ir hace tiempo, así que cuando una amiga me lo propuso, no lo pensé dos veces, chapé a mi esposo e hijos y la pasamos ¡i n c r e i b l e!.  El lugar es precioso y ni qué decir de la vista. Todo parece parte de un cuento, como si estuvieras dentro de un bosque mágico. Hay verde por todos lados, a donde mires encuentras árboles impresionantes, flores y mucha, mucha naturaleza. 






Aquí les cuento todo lo que necesitan saber para que se animen y sea su próximo destino, porque justo, esta es la temporada perfecta para conocerlas.

 ¿Cómo llegar?

Las lomas de Lachay están ubicadas en el km. 105 de la Panamericana Norte, en el distrito de Huacho, apróx a unas 2 horas de Lima en una velocidad normal. 
Si van manejando, una vez que llegan al km 105, toman el desvío hacia la reserva, está súper bien señalizado, así que no se preocupen, no se van a perder. (si quieren estar más seguros, pongan maps y listo). También pueden ir en bus o transporte público, pero tendrán que caminar un poquitín más hasta el ingreso. 
El costo de entrada es de 11 soles adultos y 5 niños. 
El ingreso es de 8am a 5pm.

¿Qué hacer? 

Hay 3 opciones de caminatas, como ¡para todos los gustos!

El primero es el circuito del zorro, que dura 20 minutos (¡se pasan volando!). Es prácticamente subir al mirador y bajar.

El segundo es el circuito de las taras que dura 1 hora, aquí ya empieza lo bueno, se siente un poco la subida y con algo de suerte te agarra la neblina, que le da más emoción al camino :D

El tercero es el circuito de la perdiz que dura 2 horas. Es la que nosotros hicimos, pero con 4 niños y 1 bebé, nos demoramos 3 horas y media. :)  Pero llegar a la cima de las lomas fue alucinante, el aire que se respira arriba es ¡wow! realmente increíble. Nunca había hecho trekking y les juro que hacerlo con los peques ha sido alucinante. 

Yo hice todo el recorrido con Valentino cargado, salvo un par de veces que bajó a tomarse fotos o a perseguir a su hermano jajaja hasta que después cuando se durmió lo logré poner en la mochila ergonómica (¡que es un hit total!), así que si yo pude, ustedes sobrado pueden ;)



Adentro hay zona hacer parrilla, pero nosotros preferimos hacer un pequeño picnic para poder disfrutar con más calma del recorrido y no complicarnos pensando en qué llevar, eso depende de cada uno. Hay baños, estacionamiento, cafetería y zona de camping (ésta última tiene un costo adicional). Aparte también una zona para observar a las aves y un pequeño museo.


RECOMENDACIONES

  • Lleven una mochila ligera con agua, snacks para el camino (tipo fruta, galletas y frutos secos), repelente, bloqueador, gorro y vístanse en capas, es lo mejor del mundo, así, si tienen frío se ponen la casaca y si les da calor, se la quitan. Sean lo más prácticos posibles (no como yo que llevé de todo y no usé nada jajaja).
  • Lleven pañitos para limpiarse las manos y alcohol en gel.
  • No se olviden de la bolsa para la basura. Básico. Recuerden que siempre tienen que dejar el lugar más limpio de lo que lo encuentran, así cuidamos la naturaleza y les enseñamos a nuestros hijos a hacerlo.
  • Cámara de fotos. Tómense muchas fotos, arriba, abajo, al costado, por todos lados, juntos y separados, pero por favor, no pongan en riesgo su vida por tomarse ¡la! foto donde no deben hacerlo, menos si están con niños.
  • Caminen por las rutas que están señalizadas, siguiendo el sendero, no corten camino por las “rutas pequeñas” porque se pueden lastimar por gusto.
  • Empiecen el recorrido temprano. Mientras más temprano, mejor. Porque luego la neblina empieza a subir y les va a impedir ver todo el paisaje con claridad. Aunque caminar en medio de la neblina también es muy bonito, estoy segura que van a disfrutar la vista, mucho más, sin ella.





Anímense, lo van a disfrutar mucho, es alucinante y con suerte, pueden ver lechuzas, zorros y halcones, sino, déjense encantar por la música de las aves, sus árboles de Tara y flores coloridas. 
La mayoría de personas que conozco le tienen miedo a viajar con niños, pero a mi me parece una de las experiencias más lindas que se pueden vivir en familia. ¡Viajen!, viajen mucho. Tener hijos pequeños no es impedimento para hacerlo, al contrario, es el doble de felicidad y diversión asegurada. Eso si, como siempre digo, no les quiten el ojo de encima.



Me cuentan si van y me mandan sus fotitos, me encanta recibir sus mensajitos! :*

Las quiero,

Sil

Pd: De Junio a Octubre es la temporada perfecta para visitar las Lomas de Lachay, ¿qué esperas? :D  
Comparte este post para que más personas conozcan de este bello lugar y síguenos en Instagram, haciendo click aquí ---> www.instagram.com/aymamablog

Cosas de hermanos... parte 2

viernes, 7 de septiembre de 2018




Criar hermanos es uno de los retos más grandes de mi vida, me ha hecho descubrir cualidades que ni yo misma sabía que tenía y es de lejos, la mejor experiencia que tengo. Pero, los primeros días después de que nació Valentino, fueron caóticos, mi casa y mi vida estaban patas arriba, y no me refiero sólo al hecho de que como había un integrante más, toda la dinámica familiar había cambiado, ni al cansancio propio de esa etapa, sino, principalmente, a cómo estaba tomándolo Luciano, cómo él estaba asimilando todos los sentimientos que iba descubriendo día a día, en ese nuevo papel de hermano mayor. Una mezcla de amor, celos, soledad, miedo, alegría, y culpa, mucha culpa. Porque al no saber controlar o manejar sus emociones, se sentía culpable de creer que “su hermano le quitaba el amor de su mamá y papá” , al mismo tiempo de pasarse ratos enormes mirándolo embobado, con ganas de cuidarlo, besarlo, apachurrarlo y jugar con él. Entonces, ese cruce de emociones tan fuertes lo confundía y frustraba.

Fueron días sumamente complicados para mí, que, al estar acostumbrada a ver feliz a Luciano, a distribuir mi tiempo sólo con él, a prestarle atención únicamente a él, escucharlo llorar escondido en su cuarto, era terrible, no tienen idea. Tener que estar con él y al mismo tiempo con el bebé, que Valentino llorara o se despertara justo cuando Luciano me había pedido jugar a algo o cuando me estaba contando algo, era estresante, no sabía a quién hacerle caso y me ponía triste porque sentía que les fallaba a los 2, casi todo el tiempo, porque no podía dejar a Lu, por estar con Valen, pero tampoco podía dejar a Valen por estar con Lu, aunque todo el mundo me decía que el no se daba cuenta, yo sentía - y sabía - que el si se daba cuenta y que no era justo ni para el, ni para mi, no compartir tiempo juntos.  Por otro lado, veía a mis amigas que podían hacerlo todo a la perfección con 2 o más hijos y encima irse a la peluquería, salir, ir a todos lados y yo a las justas podía con mi vida, me hacía sentir peor. No sabía si Luciano era el único niño en el mundo que se sentía así, o si yo era la única mamá en el mundo que se hacía tanto drama con eso.

Conforme pasaron los meses, los celos no bajaron, al contrario, aumentaron, crecían al ritmo que Valentino crecía. Y se intensificaron cuando empezó a decir sus primeras palabras, cuando empezó a gatear, cuando ya no sólo era un bebé que todo lo miraba, sino cuando ya era una personita que descubría el mundo y atraía a todo el mundo. Hay mamás que dicen que sus hijos nunca sintieron celos y que fueron los mejores hermanos mayores del mundo, siempre, desde el día 1. Vaya, realmente que suerte tienen. Aquí los celos se volvieron pan de cada día. Luciano empezó a comportarse como Valentino, hablaba como él, quería comer como él, dormir como él, hacer lo que él hacía y no había manera de hacerle entender que él, simplemente por ser quien es, tal cual y sin imitar a nadie, es súper especial e importante para nosotros y para toda su familia. Su confianza en el bajó un montón, a pesar de que todos los días le repetíamos cuánto lo queríamos y cuán orgullosos estábamos de el. Yo terminaba en las noches llorando sin saber qué hacer y repitiéndome que todo estaría bien. 

Aunque les soy sincera, durante bastante tiempo pensé que las cosas nunca iban a cambiar, que hiciera lo que hiciera, todo iba a seguir igual. Valentino creció y empezaron las peleas, las discusiones, los gritos, los llantos descontrolados por parte de ambos  y yo sólo quería salir corriendo. Pero, ¡pero! Aquí viene la mejor parte de todo, de un día para otro, efectivamente ¡todo cambió! y ahora no se separan ni un segundo, son cómplices, compinches, amigos, juegan juntos todo el día, increíblemente bien, aunque las peleas no se han ido y sé que nunca se irán porque es parte de, pero la convivencia que al principio fue tan difícil, ahora se ha vuelto de lo más bello. Esos segundos mágicos que me robaban el aliento, en los que se llenaban de besos y abrazos y donde el amor era su único lenguaje, ahora, puedo decir feliz y emocionada que, no son sólo segundos, son días y noches enteras, que no sólo me roban el aliento, sino, me devuelven la vida. 

Así que si tú acabas de tener a tu segundo bebé, y sientes que nada es como pensaste que sería, si todo el amor que tenía en el embarazo, los besos infinitos a la panza, las promesas de enseñarle todo lo que saben, desapareció tan pronto como diste a luz, ¡ten calma! , quiero que sepas que todo va a pasar más pronto de lo que crees, ¡te lo juro! y ese escalofríos que recorre tu cuerpo al verlos jugar, compartir cosas, hablar, mirarse, abrazarse, cuidarse, caminar de la mano, dormir acurrucados, será algo de todos los días, los verás, en silencio y sentirás como si tu corazón fuera a explotar de tanto amor y te sentirás la mujer más feliz del mundo. 

Mientras tanto, no te culpes, no te derrumbes, no te angusties, ten mucha paciencia, tranquilidad, sigue cada día impulsándolos a estar juntos y a que descubran que tener un hermano, tiene más ventajas que desventajas y que juntos vivirán las aventuras más grandiosas que hay. 

Y si pasaron por esto, cuéntenme cómo les fue con sus hijos cuando llegó el hermano menor.

Un beso, 
Las quiero, 
Sil
Image and video hosting by TinyPic

Pueden leer aquí, también: COSAS DE HERMANOS PARTE 1.