¡De campamento con los niños!

viernes, 27 de julio de 2018



Hace algunos meses nos fuimos de campamento con mis hijos, entre todos los viajes familiares que hemos hecho y todas las experiencias que hemos tenido, para mi, ésta ha sido sin duda una de las mejores. Escogimos playa porque aún estábamos en verano y la pasamos increíble. Si bien, yo había ido de campamento cuando tenía como 20 años, (osea hace muy poquito jajaja) esta vez era diferente, tenía otro feeling, sentí como si fuera la primera vez, puede ser porque era mi primera vez con mi familia, ¡con mis hijos!.  Hace tiempo que venía tratando de convencer a mi esposo para irnos de campamento, lo intenté como mil veces, pero nada. Se volvió la tarea más difícil de todas, es más, estaba segura que odiaba la sóla idea de hacerlo, tal vez el hecho de pensar que no tendría cómo bañarse o ir al baño, hacía que lo descartara por completo ni bien se lo proponía, hasta que por fin ¡aceptó! =)  Y todo, porque nos íbamos a ir a un club y ahí tendría todo lo que el necesitaba para estar tranquilo.  Lo cual se convierte en el primer punto de este post.



1.- Elegir el lugar adecuado. 
Si es la primera vez que acampan, ¡vayan a un club! Por miles de razones, la primera y la más importante, ¡porque no saben cómo les va a ir!, cómo van a reaccionar sus peques al dormir "al aire libre", porque tienen todos los servicios necesarios, llámese baños, duchas, tópico de emergencias, restaurante, seguridad, y una que otra cosa más, que podrían llegar a ser necesarias si, como les digo, es la primera vez que acampan. Así aprenderán más tranquilos, sobre lo que necesitan llevar (o no llevar) para la próxima vez y ya sabrán si la hacen o no en un lugar libre. Eso no quiere decir que no podamos acampar en medio de la nada, en el campo o en la playa, sino que de preferencia podemos empezar por hacerlo en un lugar cómodo.

Cerca de Lima hay muchos clubes en los que no tienes que ser socio para ir a acampar, en Santa Eulalia, Chosica, Chaclacayo, Cieneguilla hay un montón de lugares que ofrecen zona de camping. Algunos hoteles campestres también tienen, podemos cambiar las habitaciones por carpas. ;)




2. La Carpa ideal.
Si no tienen carpa y van a comprar una, de preferencia compren una contando 2 personas más de las que van. Yo compré una para 4 y es ¡literalmente! para 4, no van a tener espacio ni para moverse, así que mejor, compren una un poquitín más grande. ¡Lo dice la voz de la experiencia! jajaja...
Hay carpas para todos los gustos y bolsillos, busquen la que se acomode más a ustedes, pero tengan en cuenta mucho el lugar al que van, si llueve, hace frío o calor, cuántos días van, y ese tipo de cosas.

3.- Dónde dormir.
¡Compren un colchón inflable!, háganme caso, jajaja yo no compré porque dije: "ay es sólo una noche, además nos vamos de campamento y lo rico es vivirlo tal cual", ¡ja! no sé si fueron los 30s o que dormimos los 4 bien apretaditos sobre una manta (encima de la arena), pero dormí más incómoda que en 6 años durmiendo con mis hijos y eso es mucho decir. También pueden usar bolsas para dormir pero tendrían que llevar una para cada uno. Algo que si no pueden olvidarse son las mantas, sirven full, pueden llevar polares o las de algodón, según el lugar al que van, salvan de apuros, no sólo para la hora de dormir, sino también para taparse las piernas a la hora de la fogata en la noche. ;)

4.- Qué comer
Hagan una lista de lo que van a comer cada día, (desayuno, almuerzo y cena) para que compren lo necesario y no se olviden de nada. Eso si, traten de llevar cosas no muy elaboradas, ni que requieran de mucha preparación o refrigeración, acuérdense que estarán prácticamente a la intemperie ;) Piensen en todas las cosas que no tendrán a la mano como para que se puedan organizar mejor. Por ejemplo, nosotros llevamos comida para la parrilla como carne, pollo y ese tipo de cosas, pero se demoró ¡un montón! en cocinarse, teniendo en cuenta que la parrilla en un campamento es súper artesanal, mientras que unos amigos, llevaron hamburguesas y hotdogs y estuvieron listos ¡al toque! (literalmente) y los peques los comieron mucho más fácil y, a decir verdad,  mucho más contentos.
Lleven fruta y snacks para los chicos para el día, pan de molde, galletas, atún, y cosas fáciles de preparar.
Les recomiendo llevar todo el menaje de plástico, (ojo, no descartable, sino reutilizable, cuidemos el medio ambiente), así no hay que preocuparse por si se rompe algo. Vasos, platos, cubiertos, tazas y demás, hay sets especiales para campamento, vienen en una maleta súper práctica de llevar y guardar.

  

5. Prepárense para la aventura. 
Lleven binoculares, lupas y linternas para los chicos y ¡salgan a pasear!, recorran todo el lugar, las mejores horas para hacerlo son muy temprano en la mañana cuando recién se levantan, incluso antes del desayuno, o en la noche, como que recogen palitos, ramas o leña para hacer la fogata.
Esas horas son ideales porque los chicos están con toda la adrenalina que les da despertarse en medio de la playa o el campo después de haber dormido en una carpa, o, porque recién lo van a hacer, así que están con la expectativa y el hambre de explorar a mil. Por lo que es nuestra oportunidad para hacer que esa experiencia sea inolvidable.  Yo no pensé eso al momento que me fui y no saben cómo me arrepentí de no llevarlas, porque cuando salimos a explorar hicieron mucha falta. También lleven una mochilita o bolsito para que los peques puedan guardar todos "los tesoros" que recogen de su "exploración" :)





6.- Planear / organizar todo con los chicos.
Lo mejor de esta aventura familiar, es conversarlo, planearlo y organizarlo con los chicos.
Antes del viaje, podemos mostrarles en el celular donde vamos a ir, un mapa o alguna foto de referencia, preguntarles qué quisieran hacer, preparar el equipaje juntos, la comida, enseñarles a armar la carpa, o ir a hacer las compras juntos.
Durante el viaje, armar la carpa juntos, recolectar leña para la fogata, agua, lavar los platos, poner el mantel de picnic, o todo lo que se necesite.
Después del viaje, acomodar todo para el regreso y tomarse un tiempo para ver las fotos, conversar qué fue lo que más les gustó y a donde quisieran ir la próxima vez.





7 .- Relájense y disfruten.
Yo sé que cuando vamos con niños es poco probable que esa palabra tome mucho sentido, pero lo mejor, por el bien de todos, es relajarse y disfrutar. No se estresen con los horarios de comida, de siestas, de limpieza, de orden. Dejen a los niños disfrutar el día y disfrútenlo también ustedes, eso va a facilitar todo para que fluya mejor. Este es mi mayor consejo. El campamento es el tiempo ideal para estar en familia en contacto con la naturaleza y con todos, ¡aprovéchenlo al máximo!, jueguen, canten, bailen, cuenten historias, chistes o trabalenguas. Las opciones son infinitas, pueden buscar piedras de distintas formas, trepar árboles, recostarse a ver las estrellas, cocinar marshmellows en la fogata y miles de cosas más, sólo es cuestión de dejar volar su imaginación :)

8.- El plus: 
Aquí una pequeña lista con cosas que no debemos olvidar
Agua, lleven litros de litros de agua. Nunca es mucha. 
Extensión, en algún lugar del club, cerca de la zona de camping, debe haber tomacorrientes y les va a servir full para conectar varias cosas a la vez, como cargador de celular o cámara, hervidor eléctrico, radio, entre otros. 
Botiquín a la mano, no en el fondo de la maleta, porque si pasa algo (Dios no quiera) entre los nervios y el apuro no lo van a encontrar. Asi que debe estar siempre cerca, incluyan un antialérgico,  algo para la fiebre y curitas de todas maneras, a parte de lo que acostumbran llevar. 
Lleven bloqueador (sea invierno o verano), repelente y crema humectante. 
Marshmellows para la fogata y palitos de brocheta, ¡no se vayan a olvidar! porque la fogata es una de las cosas más importantes para los chicos en un campamento y fogata sin marshmellows no es fogata =) y en los clubs cuestan casi el doble de lo que están en los supermercados. 
Si van con bebés, como fue mi caso, no olviden los pañales tanto los normales como los de piscina, lleven ¡muchos! porque les aseguro que se ensuciarán más, ya sea en la arena, en la fogata, caminando, hay más estímulos y por ende mayor interacción de los chicos con las cosas.





¡MUY IMPORTANTE! Vayan cargados de energía y dispuestos a divertirse full. Ir de campamento en familia es una de las experiencias más lindas que hay y que todo niño debe vivir con sus padres. El estar en contacto con la naturaleza, dormirse con el sonido del mar, levantarse con los primeros rayos de luz, con la música de las aves, es ¡I N C R E I B L E! algo que vale totalmente la pena vivir, les aseguro que serán las mejores vacaciones de los chicos.

Nosotros sólo hemos ido de campamento a la playa, ir al campo debe ser otra cosa igual de maravillosa y ya lo tenemos en nuestra lista de pendientes. Si ustedes tienen alguna recomendación que darnos o quieren agregar algo a este post, please escríbanlo en los comentarios y lo agrego al toque, así todos podemos leerlo y aprendemos un poquito más.

Espero que les sirva y lo disfruten mucho.

Un beso,
Sil