10 pasos para prevenir la violencia sexual en los niños

martes, 14 de noviembre de 2017



Cada día nos enteramos de más y más casos de violación, agresión sexual o tocamientos indebidos a menores, lo peor de todo es que la mayoría de los casos suceden dentro de su núcleo familiar,  personas en las que, tanto los niños como sus padres confían, gente de su entorno cercano. Se asustarían - como yo - al ver las estadísticas. Niñas y niños a los que se les roba su inocencia y se hace pedazos su integridad, que se enfrentan al lado más cruel de esta sociedad, ¡sin merecerlo!. He llorado de impotencia, cólera y rabia al leer tantos reportajes, pienso que mis hijos podrían pasar por eso y se me escarapela el cuerpo, no puedo ni terminar de imaginar la escena en mi cabeza y les juro que rompo en llanto otra vez. Y realmente esto tiene que acabar, tenemos que ponerle fin ya! Pero ojo, no es tarea del colegio, del gobierno, o de la policía, ¡es tarea nuestra como padres!

Somos nosotros, en casa, los que debemos transmitirles a los niños, desde pequeños, VALORES que, aunque me dé pena o molestia aceptarlo, se han ido perdiendo con el tiempo, como el respeto en todas sus formas, sea físico o emocional, tanto para ellos como para los demás. La tolerancia, es importante que sepan aceptar la diferencia de criterios, opiniones, voluntades, raza o religión, eso les ayudará a construir relaciones sólidas, a saber aceptar cuando no es no, a no transgredir el espacio / vida de la otra persona. La empatía, ponerse en el lugar del otro, de su familia, de sus amigos, es muy importante para comprender a los demás y que entiendan que no se puede ir por ahí haciendo daño simplemente porque si, así se corta con el bulling también, (que dicho sea de paso está pésimo ya sea en inicial, en la universidad o en el trabajo, pero eso es materia de otro post). Estos  para mí son básicos, a los cuales hay que sumarles la bondad, el perdón, la honestidad y así la lista sigue y sigue porque educar en valores es lo mejor que podemos darle a nuestros hijos, es nuestro compromiso con ellos - y con la sociedad - en aras de que sean felices.

Somos nosotros los que debemos enseñarles a cuidarse, a no quedarse callados nunca, a no creer que es “normal” que tal o cual persona te toque o te haga sentir de una manera que no debe, a no creer que es su culpa y que deben "aceptar las consecuencias de x o z comportamiento"

Y aquí, para no hacer muy largo el tema, porque ya me conocen y podría escribir todo el día, sobre todo de un tema tan importante como este, les quiero dejar una lista de 10 cosas que creo, podemos hacer en casa para prevenir la violencia sexual (o cualquier tipo de violencia) hacia nuestros hijos.

1.- Enseñarles y hablarles de su cuerpo y su espacio. Es súper importante. Pensamos que son niños y que no necesitan saberlo, pero no pues, DEBEMOS hablar con ellos sobre su cuerpo, explicarles qué es cada cosa, así como les enseñamos sus ojos, sus manos, su cara, igual, tenemos que explicarles sobre su trasero, su pene, su vagina o sus senos. Directo y sin miedo.

2. Hablarles sobre el respeto de su cuerpo y el de los demás. Por eso es muy importante que sean conscientes de su cuerpo, de su espacio, para que lo respeten y exijan lo mismo de vuelta. Y es importante que les enseñemos a respetar el cuerpo de los demás desde pequeños también, a veces nos parece gracioso escuchar frases de los niños chiquitos “ay le vi las tetas” “ay se le ve el calzón” y eso está mal, por más pequeños que sean ellos deben de saber ¡que eso no está bien! Que al amiguito o a la amiguita no se le ve el calzón, que no se le toca.

Estaba hace unos días en un vestidor de una tienda por departamento y vi que una mamá dejaba que su hijo se pasee mirando a las mujeres en los probadores y respondió bien tranquila cuando alguien le increpó,  “ay es sólo un niño” . No pues, no podemos permitir que eso pase. Desde pequeños deben de saber que el espacio y el cuerpo de los demás – y el propio – se respeta.

3.-  Nadie tiene derecho de tocar las partes íntimas de nadie. Ni conocidos, ni familiares, ni amigos, ni desconocidos, ni los más buenos del mundo. ¡Nadie tiene derecho de tocarlos ni pedirles que los toquen! Dejarlo claro desde el principio. Yo, todas las noches mientras baño a mi hijo - (¡todas las noches, ya parezco disco rallado!), le repito: Nadie puede tocarte amor y nadie puede pedirte que lo toques.

4.- No obligarlos a saludar con beso o abrazo si no quieren. Como ven, todo va ligado, si les obligamos a dar beso a quien no quieren, estamos invadiendo su espacio, diciéndole que está bien no sentirse cómodos pero hacerlo por educación. Eso no es educación, incluso yo pensaba así y siempre le enseñé a mi hijo a saludar con beso, pero después entendí que un niño educado también es aquél que saluda con la mano, aquel que siempre dice buenos días, buenas tardes o buenas noches sin necesidad de tener un contacto físico, por más latinos que seamos. A menos que el niño se sienta cómodo dando besos, como mi hijo que parece un osito cariñosito.

5.- Explicarles que no deben irse con NADIE a NINGÚN lado. A veces creemos que es “obvio” pero no, para los niños nada es obvio, ellos son las personas MAS INOCENTES del mundo. Si viene el tío con el que siempre juegan, la mamá de su amiguito, el sacerdote, la maestra, o alguien que siempre ven en casa o en el parque y les dice algo ¡se van a ir con ellos! Por eso es muy importante decirles que no, que sea quien sea ¡NO se van con nadie si mamá o papá no lo autorizan!. Estuve leyendo que es mejor incluso a la hora que hablamos con ellos darles algunos ejemplos, como: Si viene tu tío favorito y te dice ven un ratito que te voy a dar algo. ¡NO!, Ven que tu mamá está aquí y me dijo que te lleve con ella ¡NO!, Mira que te tengo un regalo hermoso, es una sorpresa ¡NO!, mira que tengo una mascotita hermosa, quieres conocerla, ven que te la muestro ¡NO!...

Luciano, mi hijo, es amiguero hasta decir basta, habla con el jardinero, con el vigilante del edificio, con el señor que limpia, con el taxista, con sus maestros, con sus tíos, con todo el mundo muy feliz y me encanta, no pienso cortarle eso, pero si explicarle que está bien que converse con ellos pero que BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA se puede ir con ellos, incluso con nadie de la familia si mamá o papá no lo permiten. Todos los días se lo repito, no una vez ni dos, sino todos los días.

6. Que no se queden callados. Si en algún momento son víctimas de violación, en cualquiera de sus modalidades, ¡tienen que hablar! Primero que nada, gritar, pedir ayuda, salir corriendo, morder, pegar, lo que fuere y ¡contarnos!, así los amenacen de que les van a hacer daño a ellos o a nosotros, asegurarles que eso no va a pasar y que vamos a estar bien. Así les digan que nos vamos a molestar con ellos, asegurarles que eso no va a suceder jamás, que nosotros los vamos a proteger siempre, recordarles que son lo más importante que tenemos y que los vamos a cuidar de todo y de todos. Pero que para eso ellos nos deben contar sin miedo, sin vergüenza y sin culpa lo que haya pasado.  Que no se guarden ningún tipo de secreto.

7.- Estar pendientes de ellos. ¡Siempre! Desde que son pequeñitos, soy fiel creyente que este tipo de abusos se pueden evitar si empoderamos a nuestros niños, si les explicamos las cosas, si conversamos con ellos. Preguntemos que hicieron en el día, quién les habló, conozcamos a sus amigos, a los papás de sus amigos, estemos alertas en todo momento. Debemos establecer con ellos quienes son las personas de confianza, pero no imponerlos nosotros, porque sin querer podemos imponerle a alguien que le hace daño. Lo mejor es preguntarles quien creen que podría ser su persona de confianza, a quién recurrirían, evaluarlo juntos, averiguar, ¡escucharlos!. Otra de las cosas que leí cuando estuve investigando para escribir este post, es que muchas veces los papás hablamos y hablamos y no escuchamos a nuestros hijos, y ellos quieren contarnos pero no los dejamos, así que debemos abrir nuestros ojos pero también nuestros oídos. 

8.- Ser ejemplo. Es BÁSICO. Para cortar con las agresiones debemos dar el ejemplo adentro y fuera de casa. Y no permitir tocamientos o agresiones en casa, ni quedarnos callados. Los niños son como esponjitas, aunque no nos demos cuenta ellos están grabando en su cabecita todos nuestros actos, palabras, reacciones para luego hacer lo mismo ellos.

9.- Ojo con la música, los bailes y los dibujos / películas que vemos, esto va ligado con el tema del ejemplo. No está bien que los niños de 4 años estén cantando: mátala por mala mujer, mueve el totó, felices los 4, dale con todo hasta el fondo y en cuatro patas. (no se asusten es la letra de una canción) y así podría enumerar miles de canciones más. ¡NO ESTÁ BIEN! No hay justificación alguna, ¡ay no entienden la letra!, ¡ay no saben lo que dice!, ¡ay es que es muy pegajosa!, ¡ay es que se ven tan lindos bailando!. No está bien que el show en un cumpleaños toque canciones como despacito por más boom que sea, ni que se promuevan bailes donde el sexo es lo más importante, despertamos en ellos desde pequeños una curiosidad que NO deben de tener a su edad. Cada niño debe vivir su etapa, hay canciones mostrazas para cumples, que los hacen bailar y divertirse mucho más. ¡Seamos conscientes!

10.- Creer en ellos. Esta para mi, es una de las MÁS IMPORTANTES, porque será la base para que ellos puedan contarnos por lo que están pasando, sus miedos, angustias, problemas y demás. E implica escucharlos, hablarles, repetirles hasta el cansancio que los amamos y hacerles saber, una y otra vez que son nuestra vida.

Voy a terminar con algo que se que he repetido varias veces en el post, pero que me parece vital, la mejor forma de parar todo es hablando, escuchando, educando en valores, cuidando y respetando la niñez de nuestros hijos, que mañana serán adultos y serán lo que les enseñemos hoy.

Espero que les sirva el post, lo escribí pensando en mis hijos y en todos los niños, en cómo están expuestos a tanta violencia desde tan pequeños y en cómo podemos cuidarlos desde casa.

Por fa, si les pareció útil compártanlo para que llegue a más mamis y papis y todos estemos informados y más alertas. 

Un beso, 
¡Los quiero mucho!

*Sil*

Imagen tomada de: Psicología Fácil.