Experimentando con la densidad

miércoles, 23 de agosto de 2017




Esta vez fue Luciano el que me propuso esta #Artividad, y me encanta que haya sido así porque quiere decir que ¡le gusta! tanto como a mi y que le da ganas de hacer en casa los experimentos que ve afuera. Es por eso que este en particular se convirtió en nuestra #Artividad de la semana. 

¿Qué es lo que hicimos ahora?  Probamos si el huevo flota o se hunde según la densidad del agua.

¿Inversión? 
Cero. Todo lo tenemos en casa. 

¿Qué necesitamos? 
  • 3 vasos con agua (hasta la mitad) 
  • Sal, azúcar. 
  • 3 huevos crudos enteros. (con cáscara)
  • 1 mandil. 


Nivel de dificultad de esta AyMamáArtividad: MÍNIMO.

¿Qué tenemos que hacer? 

Muy fácil. Lo que se necesita es colocar agua en los tres vasos, sólo hasta la mitad, los tres tienen que tener la misma cantidad. En el primero hay que ponerle unas 5 cucharadas de sal aproximadamente, en el segundo lo mismo pero de azúcar y en el tercero sólo agua pura.  Moverlos muy bien hasta que se haya disuelto por completo (o casi) la sal y el azúcar. 

Cuando ya estén listos, se colocan los huevos, en este orden, primero en el agua pura, después en el agua con azúcar y finalmente en el agua con sal. 

¿Qué es lo que veremos?  

El primer huevo se hunde hasta el final del vaso, esto debido a que la densidad del agua es menor que el peso de éste, por lo que es atraído por la gravedad.
El segundo huevo (azúcar) flotará sólo hasta la mitad del vaso, esto debido a que la densidad del agua ahora es igual al peso del huevo, lo que provoca que éste se quede en el medio.
El tercer y último huevo (sal) flotará hasta la superficie, debido a que la densidad del agua es mucho más fuerte que el peso del huevo, por lo que ejerce una presión que empuja al huevo hacia arriba y a la vez el peso de éste lo atrae.



Este experimento nos sirvió para descubrir por qué, muchas veces, es más fácil flotar en el mar que en el río o en la piscina y también para ver cómo un mismo objeto (huevo) puede reaccionar diferente según el estímulo que se le de.

Como ven, es súper sencillo, muy fácil de hacer en casa y lo que me gusta mucho es que da pie a que los chicos se hagan miles de preguntas sobre el por qué de las cosas. Primero dejen que ellos traten de explicarles a qué se debe, escuchen sus ideas, después ya ustedes les cuentan cuál es el secreto de todo. A mi me ayudó incluso para explicarle a Lu sobre la gravedad, comparé este ejercicio con los astronautas en el espacio y estuvimos un rato largo hablando de toda la ciencia ;) es un experimento ¡muy rico! en conocimientos, se los recomiendo un montón. La parte en la que ellos exponen sus teorías es buenísima, se van a sorprender, las cosas vistas desde los ojos de los niños son impresionantes.

Ahhh prepárense para tener un par de huevos rotos, algunas cucharas de azúcar en la boca, y mucha agua en la mesa, pantalón o piso ;)  Es su manera de disfrutar, jugar, de ¡aprender! :)  ¡Anímense a hacerlo en casa y no se olviden de contarme qué tal les pareció! y si les gustó ¡compártanlo! ;)

Un beso, 
Los quiero!


*Sil*