5 juegos para desarrollar la motricidad fina en casa

lunes, 7 de agosto de 2017



Siempre he pensado que la mejor estimulación que le podemos dar a nuestros hijos está en casa, los primeros años de vida ¡no necesitan nada más! nosotros tenemos todo, desde la parte afectiva, hasta la parte sensorial, educativa y más. Se escucha mucho de que los niños en el nido aprenden un montón de cosas (y ¡ojo! no digo que no sea cierto) y que deben ir desde temprana edad para que también socialicen con otros niños, pero yo soy de la idea que lo más favorable para ellos es que estén en casa, el primer lugar con el que deben familiarizarse es ¡con su casa! deben de sentir esa sensación de permanencia y pertenencia, de apego, de hogar.  También se que no siempre tenemos la oportunidad de que se queden en casa porque los papás trabajan y eso hace que se tenga que ir más temprano al nido, pero si por ahí cabe la posibilidad de que se queden en casa de los abuelos ¡háganlo! los bebés son muy pequeñitos para ir al nido al año (o antes de), dejemos que avancen a su tiempo, etapa por etapa, no los hagamos madurar tan pronto. 

Hoy les voy a mostrar algunos juegos de estimulación que podemos hacer en casa y que van a permitirle a los chicos explorar y aprender, será el primer post de muchos que estoy preparando sobre este tema. 

5 juegos de estimulación que podemos hacer en casa (Parte 1) 

Les prometo que se van a sorprender con lo versátiles que son las cosas que tenemos en casa y de cómo se convierten en un minuto en piezas claves de estimulación para niños. 

TIP: Hagan un cajita con todas las cosas que quieren que los chicos exploren y la dejan al alcance de su mano, así la pueden abrir cuando quieran, les da autonomía a la vez de un mundo por descubrir.

¿Qué vamos a usar?  
Ganchos de ropa. 
Rollos de papel higiénico. 
Frascos vacíos de play doh (con su tapa)
Pomos de pañitos húmedos. 
Botella pequeña o mediana.
Fideos.
Pasadores.
Burbujas.
Vasos y cereal.
*Yo usé estos, ustedes pueden elegir los que más quieran, la casa está llena de estímulos muy ricos para desarrollar la motricidad fina de los niños.

1. Ganchos de ropa 

De preferencia usen los ganchos de colores, son más llamativos y les van a crear mayor curiosidad.
Esta actividad trabaja la motricidad fina, favorece la pinza (uso del índice y pulgar juntos), coordinación mano-ojo, entre otros.
Recomendado para niños de 1 a 4 años, varía el grado de dificultad según la edad.



En el caso de bebés de un año, dale un frasquito con los ganchos, y deja que el explore al principio, que los mire, los observe y vea qué puede hacer con ellos. Valentino los tiró todos en la mesa y luego en el piso (tirar al suelo todo es su actividad favorita jajaja), luego le di una hoja de papel, puse el primer ganchito, lo saqué, lo volví a poner y después los demás, mientas le explicaba que el juego consistía en sacarlos del papel.  Al principio tenemos que ayudarlos, no lo van a hacer solos la primera vez, (ni la décima) poco a poco, todos los días, van a fortalecer su pinza. Cuando vi que se aburrió del papel, se los puse en su polo y le dije que se los saque y finalmente me los puse yo en mi manga y el me los tenía que sacar. El juego le encantó, estuvimos así más de 30 minutos y después de un tiempo, debo decirles que su pinza cada vez está mejor.
Cuando dominen sacar los ganchitos, hagan el juego al revés, que ahora ellos los pongan y ustedes los sacan y al final, ellos lograrán ponerlos y sacarlos.
* Variación, este juego puede ser utilizado para niños más grandes, pidiéndoles que sólo escojan del tazón los ganchos de determinado color, luego que sólo escojan cierta cantidad, por ejemplo 5 o 6 de ellos y cosas por el estilo.

2.- Encajar los fideos 

¡Es increíble la cantidad de usos que se les pueden dar a los fideos!
Esta actividad trabaja la motricidad fina, favorece la pinza (uso del índice y pulgar juntos), coordinación mano-ojo y ubicación del espacio (dentro y fuera).
Recomendado para niños de 1 a 4 años, varía el grado de dificultad según la edad.







En esta actividad tienen para hacer un montón de juegos a la vez, desde insertar los fideos en una botella hasta pintarlos o enhebrarlos en un pasador o lana para hacer un collar, todas son muy buenas. Aquí les muestro las 3, los peques la pasan súper bien y además de estar entretenidos por un buen rato, están desarrollando su capacidad motora.
* Variación, cuando los niños son más grandes, se pueden poner varias botellas y pedirles que pongan diferentes cantidades de fideos en cada una o incluso, usar varios tipos de fideos, los más pequeñitos como los coditos o los más grandes como los fideos de tallarín que exigen mayor precisión y cuidado.

3.-  Introducir tapitas en un frasco con agujero pequeño

Mi mamá siempre dice que soy cachibachera, yo creo que todo se puede usar de nuevo y el tiempo me da la razón jajaja... no boten los pomos de play doh vacíos ni los frascos de pañitos ¡jamás! =D
Esta actividad trabaja la motricidad fina, favorece la pinza (uso del índice y pulgar juntos), coordinación mano-ojo y ubicación del espacio (dentro y fuera).
Recomendado para niños de 1 a 3 años.



Los pomos de pañitos húmedos tienen un huequito por donde salen los pañitos, no? eso los hace ideales para esta actividad, yo usé los pomos de pañitos de limpieza, pero todos los tienen. El juego consiste en meter las tapas por los agujeros, no es tan fácil como parece, pero poco a poco los niños lo logran, gracias a esa perseverancia innata que tienen los niños. En caso no tuvieran las tapitas de los play doh pueden usar de nuevo los ganchos de ropa, los fideos, bolitas de papel o cualquier juguete pequeño que tengan en casa.

4.- Hagamos torres

Los pomos de play doh son perfecto, ¿no les digo que sirven para todo? =) 
Esta actividad trabaja la motricidad fina, la coordinación mano-ojo y el equilibrio.
Recomendado para niños de 1 a 5 años.



El hacer torres es algo que a todos los peques les encanta, a pesar que hay un montón de juguetes especialmente para eso, es bueno darles otros objetos para que exploren más y los frascos vacíos de play doh son perfectos por su forma y diseño, además de su color llamativo.
El juego consiste en que ellos hagan torres con los pomos, coloquen uno encima del otro, los tumben, los vuelvan a colocar, los abran y los cierren, los hagan rodar y exploren de todas las formas posibles con ellos y no sólo armar como sucede con los bloques tradicionales.
* Variación: Se pueden colocar piedritas adentro para hacer que suenen cuando las estén apilando o cuando se caen a la mesa o al suelo.


5.- ¿Dónde está la pelota? 

Esta actividad trabaja la motricidad fina, la coordinación mano-ojo y ubicación del espacio (está y no está).
Recomendado para niños de 1 a 3 años.



Los rollos de papel higiénico son muy versátiles, nunca son suficientes y es algo que podemos guardar con la certeza de que los vamos a usar después, sobre todo cuando tenemos hijos. En este caso, vamos a usarlos para esconder en ellos una bolita. El juego consiste en que los niños metan la pelota por un lado del rollo y que después la busquen. En esa búsqueda levantarán los rollos, los moveran, la pelota caerá por abajo y ellos podrán entender que a pesar que no la ven, está ahí. Es un juego que les encanta y los entretiene un montón. 

Espero que les haya gustado este post, prometo que será el primero de muchos, como ven, hay miles de maneras de estimular a los niños con cosas que tenemos en casa, sin necesidad de salir y lo  mejor de todo, sin necesidad de gastar. =) 

Cuéntenme en los comentarios qué les pareció y si les gustó ¡compártanlo! 


Un beso, 
¡Las quiero mucho!

Sil


¿Ya nos sigues en nuestras redes? ¡Ven y acompáñanos en esta hermosa aventura de ser padres! :)