Cuidados del Recién Nacido

miércoles, 3 de mayo de 2017

Luciano a horas de haber nacido

Aún recuerdo el momento en que llegué con mi primer hijo a casa. No tenía ni idea de lo que debía hacer, estaba completamente perdida. Me daba miedo todo, el no saber qué hacer o qué no hacer me asustaba, no entendía sus llantos, le daba leche y a los minutos volvía a llorar, lo cambiaba y al poco tiempo empezaba a llorar de nuevo, lo paseaba, lo ponía en la cuna, lo levantaba y el seguía llorando, de pronto venía mi mamá, lo cargaba y al minuto estaba durmiendo plácidamente jajaja lo cual hacía que yo me sintiera más mala aún, porque no lograba calmarlo yo misma. Todo era tan nuevo y desconocido para mí, más mi afán de querer controlarlo todo, hacía que me angustiara aún más. Me hubiera gustado saber algunas cosas para estar un poco más tranquila. Ese fue uno de los principales motivos por los que abrí este blog, por eso empecé a escribir, para poder compartir lo poco - o mucho - que sabía con otras mamás y así acompañarnos, saber que no estamos solas. La llegada de un bebé nos cambia la vida por completo y si sabemos de algunas cosillas, como estas que les voy a contar, que son normales en todos los bebés, podremos estar menos nerviosas y disfrutar mejor el momento.

¡La hora de dormir!
No te asustes si durante los primeros meses no hay día ni noche, es normal que el bebé duerma todo el día, (o casi todo, 18 hrs aprox.), así será los primeros dos meses más o menos. Luego poco a poco, conforme va creciendo, empieza a estar más despierto durante el día y a dormir unos minutos más durante la noche. Es recién a partir de los 6 meses que los bebés están en condiciones de dormir por más tiempo en la noche, pero ojo, no es una constante, depende mucho del bebé y de los hábitos que tengamos con él para que lo consiga. Por ejemplo, un baño de tina (la ducha lo despierta más), música suave, o el que más me gusta a mí (hasta ahorita) que es contarles un cuento antes de dormir en vez de ver tele, el sonido de nuestra voz les da seguridad (así al principio no entiendan nada del cuento). El sólo sonido de nuestra voz los calma y ayuda a que duerman más rápido y mejor.

La mejor manera en que duerma un bebé es boca arriba. Yo pensaba era boca abajo, hasta que le pregunté al pediatra y me dijo que no, que contrario a lo que muchos piensan, la asfixia o la muerte súbita en bebés, se produce cuando éstos duermen boca abajo, por lo que no es recomendable que duerman en esa posición hasta pasado el año (salvo que sea bajo supervisión nuestra, como en nuestro pecho o a nuestro costado).

¡La hora de comer!
Los bebés durante los primeros meses toman leche a demanda, lo que significa que no tienen horarios, es por eso que tampoco duermen toda la noche, no porque no nos quieran dejar dormir (que a veces parece ser su intención principal jajaja), sino porque tienen hambre y es justo durante la noche que asimilan mejor la leche (no me pregunten por qué!) y coincide con ser la hora en que nosotras, generamos mayor (y mejor) cantidad de leche materna. A los 6 meses que ya empiezan a comer alimentos complementarios, bajan las tomas de leche y se les va regulando la digestión.

Si le vas a dar de lactar, debes de saber que no es nada fácil, al principio puede ser doloroso, agotador, puede que quieras tirar la toalla, pero tranquila, es sólo al principio, en lo que ambos se conocen, se adaptan y aprenden. Insiste, no te des por vencida, verás luego, que es una de las experiencias más hermosas.  Si al final, deciden por darle otra leche por a o b razones, consulta con tu pediatra cuál será la mejor para tu hijo, porque cada niño es completamente diferente y al comienzo incluso, tendrás que darle gaseovet para que pueda expulsar los gases y no le genere cólicos.

¡La hora del baño!
Era la hora que más miedo me daba, con mis dos hijos, por eso no los  bañaba yo hasta que cumplieron un mes. Me daba cosita, más cuando están todavía con el cordón umbilical. Este último debe caerse entre el 9no y 12vo día aprox. y requiere de cuidados especiales. Por ejemplo, hasta que no se caiga no lo puedes bañar con agua, sólo puedes hacerlo con algodón, porque el cordón no debe mojarse, ni siquiera con la pichi y evita que el pañal lo roce mucho porque podría atracarse a la hora de algún cambio y salirse con fuerza, generando algún tipo de herida. Utiliza los pañales que tengan un recorte a la altura del cordón, así lo mantiene seco y expuesto al aire, lo cual hace que se caiga más rápido naturalmente. Los Pampers RN son excelentes para los primeros días y vienen con este recorte!

Una vez que el cordón se caiga, ya puedes bañarlo con regularidad. Recuerda que el bebé no necesita un baño exhaustivo de jabón y shampoo, porque aún no se ensucian. Es más que nada un momento de conexión con ellos y de refrescarlos. Establece una rutina y trata de bañarlos a la misma hora, eso hará que ellos esperen su baño y vayan armando su propio horario.

¡La hora del cambio!
Cambiar los pañales es una actividad tan importante como alimentar al bebé, aunque en ocasiones puede ser desafiante (debería estar considerado como un deporte de aventura jajaja) además va muy ligado con todos los puntos anteriores. Es como si nosotros tratáramos, por ejemplo, de dormir en pleno verano con una pijama polar, algo así, sudamos, nos mojamos, nos pica y todo eso hace que no durmamos bien, nos irritemos y pongamos de mal humor, ¿verdad?. Lo mismo pasa con los bebés, ellos necesitan - y merecen – estar tranquilos y cómodos para poder dormir, jugar y ser felices, por eso la importancia de elegir un buen pañal.

Yo uso Pampers por un montón de razones, entre ellas, porque tiene una cubierta suave de algodón que ayuda a proteger la piel de mi hijo. Se ajusta a su cuerpo y a sus movimientos gracias a sus cintas elásticas, lo que le da flexibilidad y libertad para moverse tranquilo. Tiene además, una loción protectora que ayuda a cuidar su piel y principalmente, porque son súper absorbentes. ¡Un pañal Pampers absorbe mejor que 2 pañales regulares! Eso me permite usar en el día menos pañales y sólo 1 en toda la noche.  Es la ventaja de usar un buen pañal, que no sólo me garantiza que mi hijo está cómodo, seco y fresco por más tiempo, sino que, incluso, también me permite ahorrar.

Me podría quedar horas hablando de los primeros días de los bebés, porque me parece que están llenos de anécdotas, experiencias y cosas que contar, compartir y aprender, pero ya me explayé mucho, así que prometo seguir contándoles más en otro post.

¿A ustedes cómo les fue con sus bebés en los primeros días en casa? 

Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Pd: Les recomiendo la página de Pampers, que está buenísima, van a encontrar información muy útil y completa sobre el desarrollo de los bebés.

Post Patrocinado por P&G