¡Lo que la teta me ha dado!

miércoles, 19 de abril de 2017


Foto: Mirella León Fotografía

Valentino acaba de cumplir 10 meses y con él he cumplido yo 10 meses de lactancia exclusiva, piel con piel, a demanda, sin tiempos, sin horarios, sin vergüenzas, sin temor.

Es difícil describir lo que siento, la lactancia para mí ha sido una de las experiencias más bonitas que he tenido con Valentino, no ha sido fácil, al principio pasamos noches enteras en vela llorando los dos porque no podía alimentarlo, otras en los que no pegaba el ojo ni un segundo porque él quería tomar leche todo el tiempo, pezones agrietados, sangre, heridas, dolor, angustia, miedo, pero también orgullo cuando los dos agarramos el ritmo, cuando empezamos a conocernos, a entendernos y todo empezó a fluir, nos hicimos expertos, y los dos descubrimos en la teta algo más.

El encuentra no sólo leche, sino también consuelo cuando se cae, seguridad cuando tiene miedo, descanso cuando tiene sueño, entretenimiento cuando está aburrido, tranquilidad cuando siente angustia, calma su hambre y sed. La teta es su todo, su lugar seguro, su mundo, su paz, la busca sin problema, la saca cuando quiere, me tiene a su merced y él lo sabe. Ha aprendido con una facilidad increíble a destaparme el pecho, (no importa dónde ni con quién estemos) acurrucar su cabeza sobre mí mientras que con sus manitas se sostiene a mi cuerpo y se une a mí en una sola caricia, dejándome derretida de amor.

Yo encuentro ese tiempo a solas con él que a veces nos falta, tranquilidad, calma, me siento, lo tomo entre mis brazos y lo pongo cerquita de mí, de mi pecho y todo pasa, los minutos parecen hacerse más lentos, el tiempo parece detenerse, me siento inexplicablemente poderosa, como si mi teta me diera súper poderes para calmarlo y curarlo todo, si se golpea, si se atora, si llora, si tiene frío, si hace mucho calor,  si está enojado, si está cansado, todo se cura con la teta y no sólo lo cura a él, sino también a mí, mi depresión post parto, mis inseguridades, mis culpas, mis miedos, mis vergüenzas, todo se cura con la teta.

Al principio pensé sólo darle leche hasta que le salieran los dientes, porque, inexperta yo, pensaba que me mordería y me dolería muchísimo (lo cual no dista mucho de la realidad, pero es soportable). El día que le salieron sus primeros dientes tenía 5 meses y pensé hasta los 6 que es lo mínimo y empieza a comer. El día que empezó a comer, pensé hasta que tenga dientes arriba y abajo y el día que tuvo dientes arriba y abajo pensé hasta el año, pero si hoy me preguntas hasta cuando le daré, ni siquiera yo misma sé la respuesta ya, no me siento capaz de pensarlo, sólo me imagino así a los dos, juntos, no nos veo de otra manera, por ahora y como le digo a mi esposo no sé quién va a sufrir más cuando llegue el momento del destete, si él o yo.

Me han preguntado muchas veces, algunas mamás que no conozco, otras amigas mías, si mi teta no está caída, si no siento que han dejado de ser mías, si no me fastidia la lactancia, si a veces no quiero dejarlo todo y listo. Mi respuesta es si, si, si y no. Si, las veo caídas y no me importa, me siento hermosa cuando veo mi reflejo en el rostro de mi hijo, cuando lo veo mirarme con esa devoción mientras juguetea con sus manos en mi pecho, además, igual se iban a caer en algún momento. Si, siento que ya no son mías, siento que le pertenecen a él, pero ¿qué parte de mí no le pertenece? Mi cuerpo y mi vida son de él. Si, me fastidia, sobre todo cuando tengo que pensar mil veces qué ponerme, escoger sólo los polos que sean de lactancia o los que pueda jalar fácilmente el o subírmelos yo sin problema, me fastidia dejar mi "ropa bonita" para después, pero ¿acaso no he cambiado también mis carteras por bolsos o mis tacos por zapatillas?. y finalmente, no. No quiero dejarlo todo, pero si hay momentos en los que me canso, momentos en los que simplemente no tengo ganas de darle leche y no le doy, se lo cambio por un jugo, una fruta, una galleta y no hay traumas, el entiende, y luego los dos volvemos a encontrarnos.

He pasado con mis hijos por diferentes experiencias con la lactancia, tan diferentes como ellos, a Luciano le di mi leche en biberón por un año, a Valentino le doy directo desde la fuente, como dice mi esposo jajaja y la conexión con los dos es tan grande y fuerte como un roble y es que, de todas maneras, la lactancia me ha enseñado que el amamantar a un hijo va más allá de cómo le das la leche, tiene que ver con cómo lo haces, cómo lo cargas, cómo le hablas, cómo lo miras y todo lo que significa para ustedes ese momento. Dar de lactar va mucho más allá de lo que la gente piensa, va mucho más allá de todo, es un acto de amor, desinteresado, puro, genuino, grande, que como todo en la vida, requiere de sacrificios también, pero que valen, cada uno de ellos, totalmente la pena.

La teta me ha dado tanto, que no sé si alimento a mi hijo con ella, o de ella se alimenta mi corazón.
¡Bendita lactancia! 

Un beso, 
¡Las quiero!,

Image and video hosting by TinyPic

¡Sesión de fotos de hermanos, un regalo para toda la vida!

lunes, 17 de abril de 2017

¡Mis amores!

Estoy fascinada, hace unos días tuvimos una sesión de fotos súper especial, que me llenó de ternura el corazón, los últimos meses han pasado demasiado rápido y siento que los chicos se hacen cada día más y más grandes. Las experiencias que vivo con este par son increíbles y mientras van creciendo, a pesar de la diferencia de edades se van haciendo amigos, compinches. Valentino quiere hacer todo lo que hace su hermano y Luciano quiere hacer todo lo que hace Valentino, (hasta sentarse otra vez en una silla de bebés) es una cosa de locos, pero cuando reprocho a Lu por algo, Valentino me mira y me requinta, les juro que lo hace como defendiendo a su hermano y en la noche a la hora de dormir, Luciano va donde está Valen, lo abraza y se duermen, juntos, y al verlos así siento que no pude haber hecho nada mejor, a pesar de los dolores de cabeza y de los celos que llegaron al principio, que darles su compañía, el que se tengan uno al otro y sean desde pequeños incondicionales, y eso quería plasmarlo en fotos, porque como siempre les digo, no hay mejor recuerdo que las fotos, el tiempo pasa muy rápido, pero ellas nos acompañarán toda la vida.

Así, buscando plasmar este amor loco de mis hijos en fotografías, llegué a Mirella (Mirella León Fotografía) y quedé enamorada de sus fotos, fue amor a primera vista. Ella ama la fotografía desde siempre, pero es recién, desde que nacieron sus hijos, que descubrió que era su pasión. Empezó tomándoles fotos a ellos, tratando de guardar cada gesto, cada mueca y cada momento para siempre, luego a la familia, a los hijos de sus amigas, de las vecinas del barrio y poco a poco fue creciendo, estudió fotografía y siguió especializándose más, hasta llegar a ser lo que es hoy. Tienen que ver sus fotos, hablan por sí solas en un lenguaje de amor, de alegría, ¡de vida!. Y tiene, además, ese algo tan importante que se necesita para hacerle fotos a los niños, carisma y ternura, lo que hace que los niños se sientan cómodos, sonrían y disfruten la sesión sin siquiera darse cuenta que los están fotografiando y ni qué decir de los adultos, nos metió a los 4 a su bolsillo en los primeros 5 minutos. ¡Es una capa, súper buena onda! :)

Nuestra sesión fue muy linda, diferente y la disfrutamos de principio a fin, no nos quedamos en un sólo lugar sino que fuimos paseando por todo el parque, dejando que los chicos exploren todo a su paso, saquen a flote sus emociones, se conecten, sean libres. Fue como una tarde cualquiera de los 4 en el parque. muy natural, sin prisa, la pasamos súper bien. Luciano le contaba a Mirella un montón de cosas, hablaba con ella como si la conociera de toda la vida y Valentino, que es bastante serio y le cuesta sonreír (aunque no parezca) estaba muy contento también y le coqueteaba sin roche, el resultado de las fotos es hermoso, aquí les muestro algunas y estoy segura que se van a enamorar de todas, como yo.

Si están pensando hacer una sesión de fotos de hermanos o de familia, les recomiendo al 100% a Mirella, al final del post encontrarán todos sus datos y algunas recomendaciones para este tipo de sesiones.













TIPS para fotos de hermanos:
  • Lleven algún objeto / juguete que les guste, que los haga sentir felices. Nosotros llevamos el scooter de Luciano porque lo ama, lo usa desde que tenía año y medio y ya es parte de su día a día en el parque (y su medio de transporte a todo lado jaja) 
  • Lleven ropa cómoda, que les permita a los chicos moverse de un lado a otro, saltar, correr, trepar o hacer lo que les provoque en ese momento. 
  • Dejen que el hermano mayor se sienta más grande y parte importante de la sesión, no traten de que toda la atención caiga en el menor, al contrario, fomenten los momentos juntos y también por separado, destacando alguna habilidad del mayor y viceversa (recuerden que aún, a pesar del tiempo, los hermanos mayores llegan a sentirse invadidos por los menores). 
  • No se preocupen de que se quede la ropa intacta, lo bonito de las fotos con niños es que sean libres, eso les garantizará el mejor recuerdo para toda la vida. 
  • Dejen que ellos sean quienes dirijan las fotos. Pueden darles pautas, ideas, modelos, sentarlos de alguna manera, pero si se mueven o cambian de pose no se molesten, déjenlos que se sientan cómodos y verán resultados hermosos. 
  • Lleven agua y pañitos húmedos. 
  • Si quieren lleven alguna muda que sea fácil de cambiar en el parque y que no implique desvestirlos totalmente, ya que podría darles aire y peor si están sudando. 
  • Traten de vestirse acorde todos, no iguales necesariamente, (es más, mejor que estén diferentes) pero dentro de un mismo patrón. De preferencia que los chicos no usen polos con estampados muy grandes de dibujos porque eso desviará la atención en ellos. 
  • Si van a ir con un bebé, programen la sesión para que sea en la hora que ya haya comido y dormido, ya que así estará de mejor humor y disposición.
Pueden contactar a Mirella, haciendo click en cada enlace a continuación:


MIRELLA LEÓN FOTOGRAFÍA

¿Qué les parecieron las fotos? ¿Ustedes ya hicieron su sesión de hermanos? :D 

Un beso, 
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

¿Por qué nos exigimos tanto las mamás?

miércoles, 12 de abril de 2017


Desde hace unos días tengo una pregunta dando vueltas en mi cabeza insistentemente, ¿Por qué nos exigimos tanto las mamás? A veces no me entiendo ni yo misma, me paso el día con mis hijos, desde que abren los ojos en la mañana hasta que se acuestan, entre jugar con ellos, darles de comer, bañarlos, leerles un cuento, acompañarlos en cada cosa por las que pasan durante el día, aparte de hacer todas las cosas propias de la casa, los pagos, las compras, ir aquí o allá y obvio también estar / conversar con mi esposo y cuando llega la noche en vez de tener un remordimiento por no haber hecho nada por mi durante todo el día, tengo una especie de culpa porque siento que no he dado lo suficiente de mi a nadie, principalmente a mis hijos. ¿?

Por qué nos cuesta felicitarnos a nosotras mismas y decirnos en la noche ¡Qué bien lo hiciste hoy! y preferimos pensar que nos faltó algo o que lo estamos haciendo todo mal. Me acuesto a su lado y mientras los veo dormidos voy pensando que tal vez el tiempo que jugué con ellos no fue suficiente, que pude haber jugado más en el parque, que no estuve atenta porque estaba sentada con ellos pero mi cabeza estaba pensando que debía pagar tal y cual cosa o que me faltaba pollo para el almuerzo o que  cuando se durmieran haría x cosa y sin querer “me ausenté del juego” a pesar de estar ahí y eso me da vueltas después en la noche y me reprocho yo misma por no darles más de mí.

Sin embargo sé que si fuera una amiga la que me contara todo esto, le diría ¡Vamos Sil! Eres una excelente mamá, y estoy segura que todas haríamos eso y les diríamos a nuestras amigas lo maravillosas que son, resaltaríamos cada cosa buena que tienen hasta hacer que se sientan mejor, pero ¿por qué nos cuesta decírnoslo a nosotras mismas? ¿Por qué nos acostamos pensando que pudimos haber dado más? Incluso en nuestros mejores día somos duras con nosotras mismas.

Después de darle y darle vueltas llegué a la conclusión que es justamente porque NOS EXIGIMOS MUCHO, porque pensamos que tenemos que hacer todo a la vez y que tenemos que partirnos en mil. porque nos han dicho que las mamás lo pueden y lo saben todo y competimos con nosotras mismas (y con las demás) para, efectivamente, poderlo y saberlo todo, y es esa sobre exigencia la que hace que nos sintamos mal y terminemos agotadas física y mentalmente, en nuestro afán por querer controlarlo todo.

Pero eso no está bien. ¡Necesitamos parar! respirar hondo y entender de una vez por todas que ¡las mamás perfectas NO existen! la mujer maravilla tampoco, no podemos controlarlo todo, ni pretender dar el 200% de nosotras, porque es imposible. Tampoco podemos estar en dos lugares a la vez, ni resolver todos los problemas del mundo por más que quisiéramos. ¡Basta! Tomemos las cosas con más calma, sin culpas, sin remordimientos, sin prisas, quitémonos de la cabeza que tenemos que ser las mejores en todo o que debemos solucionarles el día y organizarle todas las actividades a los chicos, está permitido pensar en nosotras, tomarnos un tiempo para distraernos, leer un libro, ver un poco de tele, conversar con una amiga o simplemente quedarnos en la cama y descansar un rato, el mundo no se va a caer (y la casa tampoco!) pero principalmente, no nos olvidemos, nunca, de agradecernos, de reconocer lo bien que lo estamos haciendo y felicitarnos a nosotras mismas, por más difícil que nos parezca al principio debemos hacer un hábito de ello, porque no hay mejor impulso que el que viene desde adentro.

¿Ustedes también se han sentido igual, como presionadas y juzgadas por si mismas?

Un beso, 
Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

¿Qué regalar en un Baby Shower?

sábado, 1 de abril de 2017




Se acerca el Baby Shower de una amiga y no te ha pasado que por más que piensas y piensas no te decides? A mí me pasaba muy a menudo cuando no era mamá. Y es que no tenía ni idea de qué comprar, así que, generalmente, regalaba alguna monada que me gustaba para el bebé, pero sin pensar si era realmente útil para él o para la futura mamá.

Ahora, después de dos hijos (¡y muuchos sobrinos!) la tengo un poco más clara. Así que voy a atreverme a darte algunos tips para que te luzcas en los Babys Showers de tus amigas y tu regalo sea todo un éxito, según lo que quieras comprar:

ROPA
  • ¡Qué sea divertida y bonita! Las mamás, seamos primerizas o no, nos emocionamos mucho con la ropita, en cómo lo vestiremos, qué le pondremos e incluso SOÑAMOS cuando vemos alguna prenda en cómo le quedará. Ahora hay un MONTÓN de marcas súper lindas con diseños cada vez más divertidos, tanto para niños como niñas. Están desde estos bodys con frases joviales como “Soy el alma de la casa” “Mi mamá quería que sea guapo, pero conmigo se pasó” “Mi abuela es la más bella y mi abuelo lo sabe” hasta los bodys que suponen ser prendas de adultos como camisa con corbata, vestidos de ballet, disfraces o más.
  • ¡Qué sea de una talla más grande! Es decir, no regales ropa de recién nacido, porque la mayoría de personas regalan talla 0 y es la que más rápido dejan los niños, siempre compra una talla un poco más grande, tipo de 6 a 9 o de 9 a 12.
  • Fíjate en el mes en que va a nacer y compra ropa de acuerdo a la temporada en la que usará tu regalo. Por ejemplo, si nace en mayo y le vas a comprar algo para 6 meses, se lo pondría recién aproximadamente en noviembre, entonces compra algo para el verano y no algo muy abrigador, ya que en muchas ocasiones la ropa es lo máximo, pero el enano no se lo pudo poner ni una sola vez porque la temporada estaba mal y el siguiente año es imposible que le quede.

JUGUETES
  • Lo más importante, si regalas un juguete que lleve pilas, es justamente eso, ¡que tenga las pilas! please, pónselas al ladito o asegúrate que las que vienen de demostración estén cargadas (esto aplica para los regalos a niños en cumples o navidad), ya que a veces no se tienen ese tipo de pilas en casa y ya sea los niños o los adultos se quedan con las ganas de ver cómo funciona tu regalo.
  • Regala de acuerdo a la edad del niño, aquí no aplica como en la ropa, regalar algo para cuando sea más grande, ya que se quedará en el clóset por muuucho tiempo.  Busca el juguete perfecto de acuerdo a la edad. Si es para Baby Shower, puedes comprar los juguetes de estimulación. Asegúrate que sea una marca libres de tóxicos y que no tenga piezas muy pequeñas que el bebé se pueda meter a la boca (dice el pediatra que todo lo que entra por el agujero del tubo del papel higiénico no es apto para niños menores de 4 años).
  • CUENTOS, nadie regala cuentos, muy pocas personas y es una de las cosas más hermosas que hay y que se pueden regalar. Para bebés hay cuentos bellos, súper tiernos, musicales, con animalitos, para dormir, para interactuar, de todo, así que por fa, piensa en ¡REGALAR CUENTOS!  

DECORACIÓN
  • Yo no soy muy amante de regalar cosas para la decoración, ya que generalmente no sabemos cómo han decorado el cuarto los papis (a menos que sea muy, muy amiga tuya o parte de tu familia). Pero si a ti si te gustan, puedes regalar por ejemplo un teepee o casitas para jugar. Son los favoritos de los niños y van con cualquier tipo de decoración.
  • Mesa y sillitas, son lo máximo y quedan súper lindo en el cuarto de los bebés.
  • Librero para cuentos con su nombre. Un hit, pero cómpralo en color blanco para que combine con todo ;)
  • Almohadas con las iniciales de sus nombres, quedan perfectas en la cama y/o cuna de los enanos y combinan con todo también!
  • Colgadores de ropa para el cuarto de los niños, son súper lindos y son de mucha utilidad (créanme!)

PAÑALES
  • ¡Es un súper regalo! Ayuda UN MONTÓN, no tienen idea de cuántos pañales utiliza un bebé y el alivio que es para los papás tenerlos - y descartarlos del presupuesto familiar, aunque sea un tiempo. Si quieren hacerse una idea de cuántos pañales estoy hablando, pueden ver el post que escribí al respecto, aquí!. 
  • Puedes comprar un par de paquetes grandes y asegúrate de ponerle por ahí también pañitos húmedos (son UN HIT). Si quieres ponerte un poco más detallista, puedes hacer una torta de pañales con ellos y decorarla con algunos muñequitos de peluche o accesorios para niños como biberones, chupones o demás. Puedes ver aquí un video sobre cómo armar una torta de pañales y aquí la foto de la que hice como decoración para mi baby shower, así se hacen una idea ;).
  • También pueden organizarse con algunas amigas más y hacer una compra grande de pañales, en ese caso, compren sólo un par de pañales de RN y lo demás distribúyanlo entre P, M y G. Por lo general, la talla que más usará tu bebé es la talla G.
  • Los pañales con gel ultra absorbente y una superficie suave, como Pampers (la marca que uso con Valentino y les recomiendo), ofrecen una excelente protección contra derrames, manteniendo seco y cómodo al bebé mientras duerme. Además, estos pañales de Pampers tienen loción lo que ayuda a evitar alergias y rozaduras cuando están en contacto con la delicada piel del bebé.

DETALLES
  • Bodys con meses para el primer año, SON UNA PRECIOSURA. A Valentino se lo regaló una gran amiga mía (Gracias Rosi, eres lo máximo) y así cada mes puedo tomarle fotos y cuando tenga un año voy a hacer un collage con todas las fotos que tomé y voy a poder ver cómo fue creciendo mes a mes, lo máximo!
  • Sesión de fotos de recién nacido. Si no sabes qué regalar, puedes buscar un buen fotógrafo infantil y pedirle una sesión de recién nacido para obsequiar, te la dan en una gift card y listo. Es una verdadera sorpresa.
  • PAÑALERA, me encantan, las mamás nos olvidamos de las carteras los primeros meses (o años en realidad!), así que tener una pañalera cool y bonita, nos ayudará a sentirnos mejor ;) busca una que sea espaciosa y sobre todo ¡linda! :)

¿Qué les parece mi listita? Espero que les guste, que les sirva y que puedan SORPRENDER a sus amigas en ese día tan importante y feliz para ellas y que su regalo no se quede guardado sin usar, sino que sea todo un éxito.

Y si tienen alguna idea más, compártanla aquí! :)

Un beso,  
Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Imagen: Pinterest