¡4 Recomendaciones para un inicio de clases feliz!

miércoles, 8 de marzo de 2017



El otro día escuché en la radio una entrevista a un especialista en educación de EsSalud que decía que 4 de cada 10 niños en Perú tienen fobia escolar, es una cifra alta, son casi la mitad de los niños. Algo que tienen todos en común, es que se da casi siempre por ¡el principio de una nueva etapa!  Por ejemplo, entre los 3 y 4 años, que empiezan su vida escolar, algo totalmente nuevo para ellos, entre los 6 y 7 años por el paso a primaria  y entre los 11 y 12 años por el inicio de la secundaria. Lo importante, comentaba el especialista, es que los padres no ignoren el sufrimiento del niño, ni lo minimicen, sino al contrario, que le den seguridad y que conversen mucho con ellos sobre el colegio y sobre lo que vivirán ahí, todo lo bueno y por qué no, también lo malo, así ellos sabrán qué es lo que les espera y se adaptarán mucho más rápido.

Cuando Luciano empezó el nido por primera vez, lloraba mucho cuando tenía que ir, el momento de separarse de mi era caótico, veía otros niños que no tenían ningún problema, se quedaban felices y pensaba que algo pasaba con Luciano, pero luego entendí que no, que eso es algo NORMAL, porque para ellos su mundo somos nosotros, han estado a nuestro lado TODA su vida, y ahora tienen que enfrentarse solos a gente que no conocen, a otro espacio, otras reglas y su manera de expresarse es llorando, entonces caí en cuenta que ese momento es el que necesitan más de toda nuestra comprensión, cariño y amor. Esta etapa de temor y angustia no suele durar mucho, algo de 1 semana o máximo dos, los niños se acostumbran muy rápido a las nuevas situaciones, siempre y cuando tengan apoyo y seguridad, luego la que sufría era yo a la hora de despedirlo, tenía casi que corretearlo para que me dé un beso porque ni bien veía la puerta del nido corría feliz sin ninguna preocupación.

Les voy a compartir 4 de las recomendaciones que me dieron que me sirvieron más cuando Lu empezó el nido (y que las sigo poniendo en práctica ahora que comenzó el cole)
  1. NO COMPARARLOS con sus amiguitos, por ejemplo: “Mira a fulanito, como no llora para quedarse en el nido y se porta bien y tu mírate, qué vergüenza, que va a pensar de ti, que eres un llorón”  Lo único que vamos a lograr con eso es que se sienta mal consigo mismo y que tenga más miedo de entrar solo o de expresar sus emociones.
  2. HABLARLES MUCHO sobre su nido/colegio y lo que va a pasar en adelante, “mira qué bonito lugar, ves qué juegos divertidos tiene, vas a tener un montón de amiguitos que te van a esperar feliz, vas a aprender muchas canciones bonitas o a leer o a escribir, etc” eso va a hacer que sienta interés en vivir todo lo que le vas contando.
  3. DECIRLES LA VERDAD, esta me parece a mí la más importante, decirles que van a regresar por ellos después, que se van a ir a casa a preparar algo rico para que coman o a trabajar. No es bueno mentirles “para que se calmen” diciéndoles que van a estar afuera del nido esperándolos, que van a estar mirándolos por la ventana, que van a estar afuera del salón, o nada parecido, porque cuando vean que eso no es así, van a tener angustia y al día siguiente tampoco querrán entrar y seguirán con esa sensación de miedo al pensar que su mamá desaparece en cualquier momento.
  4. LLEGAR ANTES POR ELLOS, por ejemplo si la salida es a las 12:30 llegar a las 12:20 los primeros días al menos, porque así ellos ven que regresamos por ellos, su inquietud es que creen que no vamos a volver, entonces al ver que estamos ahí a tiempo, su ansiedad disminuye y se sienten seguros.

Si la angustia sigue después de dos semanas o un mes de haber iniciado las clases, sería bueno preguntarles qué es lo que les causa esa preocupación, conversar mucho con ellos, porque puede haber atrás de todo algún problema mayor como bullyng, incomodidad o algún maltrato del que sean víctimas, debemos estemos atentos siempre y no minimizar sus angustias, que por algo son.

Espero que les sirvan todos estos tips y que sus niños tengan ¡UN EXCELENTE INICIO DE CLASES y un año aún mejor!, y ustedes con ellos. 

Un beso enorme,
Los quiero,

Image and video hosting by TinyPic

Fuente imagen: Pinterest!

Recomendaciones para saber cómo actuar frente a una herida abierta en la cabeza en niños.

lunes, 6 de marzo de 2017




Como les conté el otro día, Luciano se tropezó y se golpeó contra el borde de una puerta de mi casa, y se hizo una pequeña herida abierta en la parte de atrás de la cabeza, más o menos de cm por lo que necesitó que le pusieran 1 punto, felizmente fue sólo 1. Yo me puse muy nerviosa cuando vi la sangre en su cabeza, no atiné a nada, mi esposo lo cargó y lo llevó al baño para lavarle y ver qué tan grande o profunda era la herida, mientras que yo llamaba a su pediatra para que me dijera qué hacer, nunca en sus 4 años le había salido nada de sangre y menos en la cabeza, así que estaba perdida (y para colmo muerta de nervios), él nos dijo que le pusiéramos hielo a presión y lo lleváramos a la clínica para ver si necesitaba puntos y/o lo revisaran.

Cuando llegamos al doctor, efectivamente nos dijeron que necesitaría puntos, pero que felizmente no había tocado ningún huesito ni causado ningún otro tipo de lesión (no se necesitaban placas ni nada por el estilo), solo teníamos que esperar al cirujano pediatra para que lo cosiera.

Después de que llegó el doctor y lo cosió,  le pregunté sobre qué era lo mejor que podíamos hacer en casos así y estas son las recomendaciones que me dio:
  • Lavar la zona SÓLO con agua y con jabón. No es bueno colocar agua oxigenada, alcohol o ningún tipo de preparado casero, ya que esto muchas veces, en vez de curar la herida, la lacera aún más.
  • Colocar hielo a presión, envuelto en un pañuelo, secador, ropa o trapo limpios. (Esto con la finalidad de calmar el dolor y evitar que la herida siga sangrando). No es recomendable poner curitas, ni benditas, ni nada que tape la herida ya que además de quitarle oxígeno también podría pegarse a la herida y hacer más doloroso aún el momento de la curación.
  • ¡Tranquilidad! Sentí que eso me lo decía directamente a mi. Al estar tranquilos los padres, podemos darles tranquilidad a los niños y hacer que se relajen un poco y colaboren a la hora de curarlos, me dijo una frase que se me ha grabado: Los niños miran a los ojos de la madre, si ven calma en ellos, estarán tranquilos. Si ven angustia, se angustiarán igual. (Aplica para todo en la vida!)
  • Acudir inmediatamente a la clínica para que lo revisen y lo curen.

La zona de la cabeza (cuero cabelludo) es muy delicada y sangra bastante (en la mayoría de casos), entonces es inevitable que nos alarmemos, por eso es muy importante ver la gravedad de la herida y para eso es necesario que se realice un lavado al momento (Puede ser que salga mucha sangre y el corte sea pequeño o que no salga mucha y el corte sea grande).

Asimismo, no todos los golpes en la cabeza tienen algún corte y también me dijo qué hacer en caso de un golpe sin herida abierta: (son los más frecuentes)
  • Colocar hielo en la zona golpeada o carne helada (funciona perfecto) Esto hará que baje la inflamación y/o no se hinche.
  • Evitar colocar cremas o ungüentos sobre la zona.
  • Estar en observación 24 horas.
  • Despertar al niño unas 2 o 3 horas después de haberse dormido y hacerle preguntas que pueda responder, como por ejemplo quienes son ustedes, como se llama, cuántos años tiene, donde están y evaluar la coherencia de sus respuestas.
Dependiendo de la magnitud del golpe, la altura desde donde se cayó y la edad del niño, podremos ver si es necesario o no que vaya a un doctor para que descarte cualquier tipo de lesión que ponga en riesgo su salud, no todas las caídas necesitan de revisión médica.

Por otro lado, en ambos casos (con herida abierta o sin ella) debemos estar alertas a los siguientes síntomas:
  • Vómitos y/o mareos.
  • Pérdida de conciencia (al momento o después de algunas horas)
  • Inflamación y/o enrojecimiento anormal en la zona de la herida.
  • Somnolencia extraña (fuera del horario y/o costumbre habitual) 
Al presentarse alguno de estos síntomas si es necesario que lo vea un doctor de inmediato.

Adicionalmente, hay algunas creencias acerca de que cuando nos golpeamos la cabeza no debemos dormir, sobre eso el doctor me dijo que lo recomendable es no hacerlo dentro de la primera hora después de haber sucedido el accidente, pasado ese tiempo no habría ningún problema, pero que no sean siestas muy largas. Si el golpe es durante la noche debemos despertarlo cada cierto tiempo para hacerle algunas preguntas (como las que les comenté líneas arriba) y luego dejar que vuelva a descansar, si no responde coherente-mente a las preguntas, debemos llevarlo al doctor para que lo revise más exhaustivamente.

Cómo duele ver a nuestros hijos llorar por algún golpe o corte, cómo asusta verlos en peligro, aún se me escarapela el cuerpo cuando me acuerdo, este tipo de accidentes suceden en un abrir y cerrar de ojos (estemos o no con ellos), por eso me pareció importante compartir con ustedes las recomendaciones que me dio el doctor, aunque espero que no las necesiten nunca, es mejor estar preparados y saber cómo actuar, ¿no creen? Si pueden compartan el post para que llegue a más mamis y si tienen alguna duda, me lo comentan y le pregunto al doctor, ya que lo voy a ver el jueves que va a revisar la herida de Lu. 

Un beso,
Los quiero, 

Image and video hosting by TinyPic