¡Vamos a Punta Sal... manejando!

jueves, 26 de enero de 2017



¿Han viajado en carretera? ¡Es lo máximo!, A mi esposo y a mí nos encanta, cada vez que podemos hacerlo, no lo pensamos mucho y nos vamos en auto, hemos hecho tramos cortos, tramos largos, Selva, Costa, Sierra y hasta cruzado la frontera. Antes manejaba el sólo (y confieso que yo era la peor copilota del mundo, me dormía todo el camino!)  Pero ahora yo lo ayudo (y el se duerme jajaja) y de hecho que entre los dos es mucho mejor.  Solían decirme, esperen que tengan hijos y ya no van a poder viajar en carro, es otra logística. Y si pues, es diferente, pero ¡es más alucinante aún! Claro que cambian un montón las cosas, por ejemplo, ahora no nos podemos tirar de largo todo el viaje como antes, sino que tenemos que hacerlo partido, para que sea más cómodo y entretenido para los niños, pero el viaje en sí es alucinante, te permite ir a tus tiempos, parar donde quieras, estirar las piernas, conocer otros lugares, comer donde te provoque o simplemente bajar a  tomarte fotos en alguna parte del camino que te gustó.

Este viaje salió de la nada, no teníamos pensado ir aún, pero mi hermano le iba a pedir la mano a su novia en la playa, iban con mi mamá y mi sobrino, luego se animó mi hermana y sus hijos, por lo que casi toda mi familia iba a ir, prometía ser un bonito viaje para todos así que nos animamos también y enrumbamos. Hasta Punta Sal, son alrededor de 1,183 kms y técnicamente 17 horas de camino, pero nosotros lo hicimos en 3 días, sin prisa.

Aquí les voy a contar todo para que ahora se animen ustedes y vayan a conquistar el Perú, que para suerte nuestra es un destino hermoso por donde lo veamos... ¿están listos? ¡Qué empiece la aventura! :)



El trayecto es largo, así que asegúrate los días previos de revisar tu auto, y antes de partir fíjate que tenga el tanque de gasolina lleno, mide el agua, aceite, presión de llantas, parece un punto obvio, pero a veces nos olvidamos de hacerlo y ¡se nos acaba la gasolina! (¡nos pasó en este viaje!) Si bien es cierto en la carretera hay bastantes grifos, también hay tramos largos donde no ves ni uno en kilómetros.

¿Cómo ir? ¡Por la panamericana Norte! puedes poner Google Maps si no conoces muy bien, pero en realidad es muy sencillo y poco probable que te pierdas porque es ir casi en línea recta. La carretera está muy, ¡MUY! buena, hay autopista casi todo el camino, salvo algunos tramos que todavía tienen pista de doble sentido, pero todo está totalmente asfaltado. 

Nosotros salimos a las 4 de la mañana, me parece que es una buena hora así nos evitamos todo el tráfico de la salida de Lima y llegamos a desayunar tipo a las 5:30am para aprovechar el día. Acuérdense de llevar plata en efectivo, los peajes para el norte son ¡un montón! y van desde los S/. 7.40 el más barato, hasta los S/. 12.40 el más caro y son alrededor de 12 hasta Piura. (2 más para llegar a Punta Sal).  

Una de las cosas que más me gustan de manejar para el norte es que el paisaje es hermoso, durante el camino se ven kilómetros de mar azul, (unas playas más hermosas que otras)  enormes campos verdes con vacas y caballos, maizales, pero también algunas partes en las que el desierto te da un sueño que sumado al sol, es casi imposible de aguantar, así que pon buena música, baila en tu asiento sin roche, conversen entre todos y disfruten el viaje.





Ay! Verdad, ¡ten cuidado con la velocidad! Sobre todo a la hora de entrar a los pueblos, ya que hay mucho control y aunque te parezca que estás yendo despacio, puede ser que la carretera disimule un poco. Ojo con eso, además en Trujillo ponen un montón de foto papeletas por exceso de velocidad. Algo para tener en cuenta también son las dobles líneas amarillas que te indican que no puedes adelantar, puede que tengas un camión adelante tuyo que te aburra y quieras pasarlo, pero mejor espera a que las 2 líneas desaparezcan, uno por precaución, por algo es que están ahí (si viajas con niños debes tener el triple de precaución) y dos porque hay camionetas de policías estratégicamente ubicadas por todo el camino y eso es falta grave, a nadie le gusta empezar el viaje con una papeleta ;)

Para ir al baño aprovechen los grifos que hay en el camino (o las estaciones de peaje) generalmente están limpios, pero no tienen papel higiénico así que siempre carga uno a la mano para que no pasen apuros. Ahí también aprovecha para estirar los pies, lavarte la cara, las manos y comprar un poco de agua / snack para continuar el camino.

¿Paradas? ¡Un montón! Cuando se viaja con niños es necesario parar en el camino, así se les hace menos pesado y lo disfrutan más. Nuestra primera parada fue para desayunar a las 5:30am, un punto casi obligatorio para nosotros era El Grifo El Pino que está en la entrada a Chancay pero esta vez tengo que admitir que no estuvo muy bueno, se demoraron un montón en traernos el pedido, la atención estuvo pésima, les dijeron a los niños que no caminaran adentro porque estaban limpiando (¿?) así que tuvimos que comer afuera a pesar de todos los zancudos que habían, pero tuvo su encanto porque vimos el amanecer y escuchamos a los gallos cantar ;) 

Listos para continuar después del desayuno! :)

Después paramos en el grifo que está en la entrada de Casma a poner gasolina, comer helados y refrescarnos un rato antes de seguir el camino, también podrían ir a la plaza y comer una raspadilla. Luego como a la 1pm llegamos a Chimbote, entramos al Tottus que está por la carretera, por la segunda tanda de agua, gaseosas, piqueos para el camino, sacar plata del banco y de paso estirar las piernas e ir al baño.

¡Ya refrescados! :)


Nuevamente en ruta, estábamos pensando donde almorzar, Trujillo estaba muy cerca, pero preferimos conocer Guadalupe y parar a comer ahí,  habíamos escuchado que los sándwiches de pavo más ricos de todo el Perú, son de ahí y no es mentira, son deliciosos, superaron de lejos todas mis expectativas. Lo único malo es que son muy chiquitos para mi gusto, se me quedaban en la punta de la lengua, pero de que son riquísimos, ¡lo son!. Aquí tengan en cuenta que sólo venden sándwiches y tal vez a los niños no les gusten mucho, si es así, en la misma plaza venden pollo a la brasa o chifa. Recuerden también que a los niños cuando viajan se les va el apetito y es mejor no forzarlos a comer. 



Salimos de Guadalupe a las 7:30pm más o menos y llegamos a Chiclayo a las 9pm, íbamos a pasar la noche ahí, pero como los niños estaban entusiasmados con la playa, mejor decidimos ir a Pimentel y pasar el día siguiente ahí para que los chicos disfruten con más calma. Esas son las maravillas de viajar en auto, que puedes ir modificando todo en el camino. Llegamos a las 9:30pm buscamos un hotel (los del hotel nos ofrecieron un depa por una noche frente al mar ¡un golazo!), nos instalamos y salimos a pasear todos por el malecón en la noche. Al otro día, partimos de Pimentel casi a las 5 de la tarde, después de habernos comido el ceviche más rico (preparado por mi hermano con pescados fresquitos del muelle de Pimentel) y llegamos a Piura como a las 8 de la noche. Dormimos ahí y recién al día siguiente, después del desayuno, salimos rumbo a Punta Sal.

Vista desde mi ventana del depa en Pimentel
Paseo matutino por la playa (6 am)

Cevichito

De camino paramos en Marcavelica, que está pasando el puente Sullana, hay toda una zona donde venden agua de coco heladita, se llaman pipas, ¡tienen que parar a tomar una de todas maneras! Les va a recargar las baterías y rehidratarlos en solo unos minutos. Además a los niños les encanta la experiencia de tomar directamente desde la fruta, incluso para mi fue toda una experiencia, al principio no me gustaba, pero esta última vez que la probé, me pareció buenaza.



Entre Talara y Los Órganos (El Ñuro) hay un camino que tiene algo de 33 curvas, (son un montón, cuéntelas entre todos y se van a entretener un rato más) con una vista privilegiada de toda la bahía, estaciónense al costado de la carretera y bajen a tomarse fotos, se van a llenar de energía.





De ahí a Punta Sal serán sólo 30 minutos más, nosotros llegamos ya por la tarde, recién a buscar hotel, tuvimos suerte de conseguir uno muy lindo, totalmente kids friendly (y también pet friendly porque viajamos con un perrito como habrán visto y lo recibieron encantados). 





Finalmente, al regreso paramos a almorzar en Pacasmayo ¡qué hermoso lugar! perfecto para quedarse a pasar la tarde/noche ahí ya sea de ida o de vuelta (¡e ideal para irse de vacaciones también!). Es muy importante que si van con niños no traten de hacer el viaje de corrido ya que le va a restar el encanto y se van a fastidiar / aburrir todos. Hagan el viaje mínimo en 2 tramos, el primero puede ser hasta Trujillo o Pacasmayo, así llegan de día y los chicos pueden disfrutar de la playita y a la mañana siguiente enrumban otra vez, ya más tranquilos (y descansados) después del desayuno.

Aquí al regreso en el malecón de Pacasmayo


TIPS
  • Escoge buena música. No le dejes la tarea a la radio, porque hay partes del camino donde NO hay señal y sin música no la haces ni de broma. Guarda también música de niños para que ellos también se sientan parte del viaje, nosotros llevamos los discos de de Miss Rosi y Luciano viajó feliz escuchándola, es su fan #1, así cuando estaba aburrido lo poníamos, cantábamos un poco a todo pulmón y se le pasaba el fastidio.
  • Vístete en capas. Esto funciona perfecto para cualquier lugar al que vayas, así si te da calor, te quitas una prenda y si te da frío te la pones, así de simple.  En el caso de ahorita,  nuestro destino es el norte, entonces recuerda que ¡hay un sol buenazo! Casi casi solo necesitas salir de Lima y ahí está, ponte ropa cómoda, fresca, que te permita moverte, acomodarte, sentirte libre y ¡haz lo mismo con los niños! Ponles un short, un polo y una casaquita si quieres para salir de la ciudad y luego se la quitas en el camino.
  • Equipaje. SEPARA todo. Yo siempre coloco en la maletera lo que NO voy a necesitar hasta llegar a la playa (o a donde vaya) y luego como equipaje de mano, pongo lo que voy a usar en el camino, así no tengo que estar abriendo a cada rato la maleta. Mi equipaje de mano, ahora que voy con 2 niños, se distribuye en 3 bolsos:
  • 1 con las cosas de Valentino, como pañales, pañitos húmedos, crema para escaldadura, cambiador portátil (¡básico para el camino!) 2 mudas completas de ropa, juguetes de mano, biberón con agua, galletas para bebés, sombrero o gorro y mantita (just in case).
  • 2 con las cosas de Luciano y mías, ahora que está más grande compartimos maletín, pongo 2 mudas completas de ropa para el (un par de calzoncillos extra) gorro y  juguetes. Para mi, pongo mi billetera / monedero, lentes de sol y gorro o sombrero, aquí coloco los bloqueadores de los 4 para tenerlos todos en un sólo lugar.
  • 3 MEDICINA. Antes mandaba ese neceser en la maleta de atrás, pero después me di cuenta que era muy importante que también estuviera en el asiento con nosotros, así que ahora la pongo en la cabina, a mi costado. ¿Qué poner? Alcohol en gel, alcohol líquido, curitas, gasas, aceptil rojo, agua oxigenada, gravol para niños (y adultos) y dependiendo del viaje a donde vamos pongo lo más específico. Algo básico también son los antihistamínicos para proteger a los peques de cualquier alergia, panadol o paracetamol en jarabe, los sprays nasales como el Rinokids,  y la medicina que le den a sus hijos y que ya sepan que pueden necesitar y por favor NO SE OLVIDEN del Repelente, súper importante en este viaje y para la habitación lleven vape de todas maneras.
  • Papel Higiénico, pañitos húmedos y alcohol en gel, ténganlos en un neceser bien a la mano, porque hay baños en todo el camino que están limpios, pero ninguno tiene papel, tampoco cambiador de bebés, así que mi recomendación es llevar el cambiador portátil y cambiarlo en el carro, más limpio, más cómodo, más seguro y sobre todo, más tranquilo.
  • Lleva un DVD portátil pequeño para los niños, si tienes/puedes, porque hay bastantes partes del camino que no tienen señal y el celular, ipad o tabletas no funcionan. Nosotros lo llevamos con algunas de sus películas favoritas (y algunas que no haya visto también) eso lo mantiene entretenido durante la parte aburrida del camino.
Viajar en familia es increíble, hacerlo en carro, lo es aún más, es toda una experiencia que se queda grabada en el recuerdo de los chicos para siempre. Anímense y empiecen una nueva aventura que Piura y sus hermosas playas los esperan. Mientras tanto, les voy a preparar otro post para contarles todo sobre nuestras vacaciones, con lugares dónde comer / descansar y actividades para hacer ahí y por los alrededores.

Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic