Casita de jengibre

martes, 19 de diciembre de 2017



Toda mi vida quise hacer una casita de jengibre, pero tenía la idea de que eran súper difíciles, caras, complicadísimas, algo casi casi imposible. Pero desde hace varios días tenía la idea rondándome, vi kits de la casita lista para decorar y estuve tentada a comprarlos, pero la verdad es que el precio me parecía de locos y como ya habíamos preparado galletas de jengibre, dije ¡vamos a intentarlo! además, lo peor que podía pasar es que no me salieran, no? :) 

Me fui a comprar los ingredientes y regresé emocionadísima a enseñarle a mis hijos lo que íbamos a hacer ;) no sé quien era la más entusiasta si yo o ellos jajaja pero si sé que se divirtieron un montón haciéndola, decorándola y sobre todo comiéndola. 

En este post les voy a contar todo, desde la receta, los tips y las metidas de pata para que a ustedes les salga mejor todavía que a nosotros ;)  así que ¡manos a la obra! 

Necesitamos*: 

275 gr de harina. 
125 gr de azúcar morena. 
340 gr de azúcar glas**
125 gr de mantequilla. 
2 huevos. 
1/2 cucharadita de levadura. (La venden en los mercados en sobrecitos como polvo de hornear, cuesta 1.5 soles el sobrecito)
1/2 cucharadita de jengibre molido. (Lo consiguen igual que la levadura y cuesta lo mismo)
2 cucharaditas de canela molida. 
4 cucharadas de miel de maple. (Pueden usar la miel que más les guste, el resultado va a ser el mismo)
Dulces para decorar.

*Esta receta es para una casita, si van a preparar 2, pueden duplicarla y saldrá perfecta, ¡yo lo hice!.
**El azúcar glas es para preparar el glasé que usaremos para pegar la casita,  es lo que se usa "generalmente" pero mi recomendación es que hagan caramelo y lo peguen con eso, a menos que sean expertos haciendo glasé, a mi me salió muy líquido y jamás pegó. Si van a hacer caramelo como yo, en vez de azúcar glas usen 1 taza de azúcar morena.

¿Cómo se hacen? 

Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que se integren bien, si quieren pueden hacerlo a mano, pero es más rápido en la batidora. Mientras tanto, en otro bowl mezclar el resto de los ingredientes secos como harina, levadura, jengibre y canela. Luego unir con la mantequilla y amasar.





Añadir las yemas de los huevos a la mezcla anterior y la miel, seguir amasando. Luego formar una bolita y ponerlo a reposar en la refri por algún tiempo. Nosotros lo dejamos el tiempo que nos demoramos en almorzar, pero ya depende de ustedes, mientras más tiempo reposa, mejor.






Sacar la bolita de masa de la refri, partirla por la mitad y extender una mitad sobre una superficie cubierta por una bolsa - para mi es mejor eso a una superficie enharinada, pero depende de ustedes - (la otra mitad que vuelva a la refri) de preferencia hagámoslo con un rodillo para que quede todo del mismo grosor. Con ayuda de un cuchillo cortamos todos los lados de la casita. Abajo les voy a dejar los tamaños que usé y los tips para hacer los moldes. ;)



Colocar las piezas de la casita en una bandeja cubierta por papel manteca y llevar al horno por 10 minutos a una temperatura apróx de 180°.  No deben exceder el tiempo porque se queman al toque, sólo necesitan dorarse. Sacar y dejar enfriar, no se preocupen si las ven blanditas, es normal, cuando se enfrian se ponen duritas. También es importante que las pongan un poco separadas entre si. Metida de pata: Yo las puse muy juntas y la primera casita, casi se me pega todita, felizmente pude separarlas, así que mejor dejen espacio entre una y otra parte de la casita, porque se inflan un poco.



Armado

Esta etapa requiere de mucha paciencia, yo les aconsejo que esto lo hagan ustedes solas, ya que los niños de por si son bastante impacientes. Metida de pata: Yo lo hice con ellos y terminamos medio molestos, porque querían pegar todo junto y cuando no pegaba se impacientaban y la casa se desarmó varias, ¡varias veces! por no esperar un poco entre tanto y tanto. Respiramos hondo y empezamos de nuevo, nos divertimos y aprendimos, pero si pueden, háganlo ustedes tranquilas, por su estabilidad mental jajajaja



Colocar primero una de las paredes de la casa con un lado lateral y pegar. Si quieren hacerlo con el glasé, normal, pero yo les recomiendo hacerlo con caramelo (poner a derretir azúcar en una ollita), pega ¡al toque! pero deben de tener mucho cuidado porque las quemaduras con caramelo son horribles. Primero poner los lados de la casita y cubrirlas con el pegamento, sostener hasta que esté firme, y empezar otra vez con el otro lado y así sucesivamente hasta ir pegando todo. Es más fácil cuando se hace que cuando se explica, se los juro jajaja...

Metida de pata: Si pueden dejen secar la casita toda la noche, yo quise hacerlo con los chicos todo en un mismo momento y terminé estresada, porque la casita necesitaba pegar y el vacilón de los chicos es hacerla y decorarla, (no tanto armarla jaja) así que mejor, cuenten dos días para hacerlo, o sino, algo que también puede funcionar es preparar la casita y pegarla en la mañana, dejar que seque todo el día y decorarla en la noche, así no se les va a desarmar ;) Aquí va el proceso:











El estaba recontra feliz!

Miren, abajo está la casita pegada con glasé y luego caramelo vs. la casita pegada sólo con caramelo felizmente que luego de decorarlo ni se nota jajaja... es la diferencia entre usar un cemento malo y uno bueno ¿o será la mano? jajaja...




¡A decorar!

Esta es sin duda la parte más divertida de los chicos y para mi la manera perfecta de deshacerme de todos los dulces que teníamos en casa de los muchos cumpleaños del año jejeje, sacamos lo que más les gustaba y los pusimos en una bandeja para tenerlo a la mano y aunque quise meterme mil veces para que las casitas quedaran "a mi gusto", los dejé hacerlos al suyo, fue difícil lo admito jajaja, pero si me hubiera metido no sería su casita, sino la mía. Así que dejé que ellos mismos la decoren como quisieran y lo disfrutaron muchísimo más. Para pegar los dulces pueden usar glasé espeso (clara de huevo batida con azúcar glas) o miel, manjar blanco o lo que más les guste, peroo aquí va mi súper ultra tip secreto, si van a usar galletas oreo o cualquier galleta rellena en la decoración ¡separen el relleno! y peguen con eso, queda ¡perfecto! y también pueden usar el mouse (chocolate y vainilla) que les gusta a los chicos, ese pega excelente también, ambos son mejor que cualquier cosa!


 
 
TARAAAAAN... :)






Esta es una actividad linda para hacer en familia, ¡SÚPER ENTRETENIDA Y DIVERTIDA! es para compartir tiempo con los chicos y reír a carcajadas. Sé que a veces pensamos como adultos y no queremos que coman muchos dulces, que lo hagan todo perfecto, que no se embarren, pero hay momentos en los que podemos - y ellos necesitan - dejarlos libres, disfrutar, equivocarse, comerse los dulces, ensuciar, ¡jugar! y pasarla bien. Tratemos de dejar suelto a nuestro niño interior, darle permiso para hacer travesuras y hacer de ésta, una tarde súper divertida.

¡Me cuentan si se animan a hacerla en casa y si lo hacen, no se olviden de mandarme fotitos!

Un beso,
¡Los quiero!

*Sil*

Pd1: Medidas de la casita:
No te estreses con los moldes, dibujalos con  una regla en cartulina y si no tienes en papel, estas son las medidas que yo usé:
Paredes:  Rectángulos de alto 10cm x ancho 15 cm.
Lados laterales: Cuadrado de 10 x 10 más triangulo arriba de 5cm de alto.
Techo: Rectángulos de alto 8cm x ancho 16cm.
Si quieres hacerle un piso o ver de qué tamaño te va a quedar, armala en el papel primero y así puedes ir añadiéndole cosas a tu gusto, si quieres hacerle chimenea, rejas, piso, todo lo puedes hacer, ya depende de ti.
Recuerda hacer 2 de cada uno y para que no se peguen con la masa, ponles con un pincel un poco de aceite.

Pd2: Si necesitan ayuda, o tienen alguna duda, escríbanme y yo feliz de ayudarlas. :)

"Un niño que juega, es un niño feliz, un niño que juega con sus padres, es un adulto feliz"

Ser mamá de dos....

martes, 12 de diciembre de 2017



Ayer Valentino cumplió un año y medio, y me sorprende ver lo rápido - y lento a la vez - que está pasando el tiempo. lo veo tan grande, independiente y fuerte, pero también tan pequeño, dependiente y frágil, que me asusta. Esta experiencia de ser mamá por segunda vez es totalmente enriquecedora y maravillosa, como desafiante y diferente. Si cuando salí embarazada pensé que ya sabía lo que me esperaba, una vez más ¡me equivoqué!, estaba muy lejos de saber siquiera la milésima parte de lo que se me venía, creo que ya se los he dicho en otro post, pero siento la necesidad de repetirlo porque para mí es así. 

Ser mamá de dos me ha enseñado a ser árbitro, a ser imparcial, a ser persistente, más paciente, a saber conciliar, a  duplicar (nunca dividir) mi amor, mis cuidados, mis besos, mis abrazos, mis caricias, pero especialmente, ¡mi tiempo! y todo, en partes iguales.

Te enfrentas a situaciones como tener un hijo en la teta mientras tienes otro sentado en el baño esperando que lo limpies. Tienes que alistar al que se va al colegio - y llevarlo - mientras tienes al otro llorando porque tiene el pañal sucio, hambre y gases, todo al mismo tiempo. Cuando el pequeño se queda dormido, el grande tiene ganas de jugar gritando por toda la casa. Hay que bañar y acostar a uno, al mismo tiempo que al otro, leer cuentos diferentes a la misma hora (al mayor ya no le gustan los cuentos de bebés y el menor no aguanta los cuentos largos). Mientras uno habla (casi a gritos) para que le prestes atención, el otro llora a todo pulmón, por lo mismo y si tienes suerte como yo, tu esposo también te habla en ese mismo momento. Sin embargo, una de las cosas más difíciles para mí este primer año y medio, ha sido lidiar con los primeros meses donde los celos, las discusiones, y las peleas eran cosa de cada hora. Desde algunas “muy sencillas”como quién se duerme con mamá - o encima de ella - a quién baña mamá, a quién le da de comer mamá, para quien es el primer beso de buenas noches de mamá, hasta otras como a quién le da la razón mamá, a quién defiende mamá o a quién corrige mamá, con pataletas incluidas, sacadas de lengua y pellizcones caletas.

Me daba mucho miedo verlos tan a la defensiva entre ellos, veía y escuchaba a muchas amigas mías decir que sus hijos mayores eran súper cariñosos con los menores, que los cuidaban, los llenaban de besos, de abrazos y jugaban con ellos, y yo soñaba con ese momento, porque los míos parecían no tener tregua que valga, se pegaban todo el día, se jaloneaban, si Luciano se acercaba a darle un beso, Valentino le gritaba para que no lo hiciera, si él se acercaba a Luciano para jugar, éste lo empujaba o le cerraba la puerta del cuarto para que no entrara. Yo llegaba a la noche nerviosa, asustada, con miedo y con unas ganas locas de llorar y salir corriendo, mientras pensaba en qué bendita hora se me ocurrió tener otro hijo y me preguntaba a dónde se fue todo el amor que Luciano le prodigaba a su hermano cuando estaba en la panza, las caricias, los besos, las carcajadas, las fotos que me pedía con la barriga, las conversaciones nocturnas y las mil promesas de jugar juntos.

Fueron meses agotadores, que empeoraron cuando Valentino empezó a gatear, a caminar y a darse más cuenta de las cosas, ahora el también estaba celoso, se ponía entre su hermano y yo, le soltaba la mano cuando lo tenía agarrado, gritaba cuando me veía jugando con él, ¡quería exclusividad!, no tenía intención alguna de compartir a su mamá con alguien más y ese cuerpo diminuto la tenía muy clara. Aquí vale decir que no todo el día mi casa era un campo de batalla, también habían momentos de paz y de amor, sobre todo, cuando uno de los dos dormía, jajaja, pero que hacía que todo valga la pena.

Sin embargo, cuando pensé que las cosas se iban a poner peor, me sorprendieron una vez más, y de la nada, hace un par de semanas (o un poco más) los vi reírse juntos por más tiempo, empezar a jugar por periodos más largos, vi cómo ambos se buscaban con la mirada y de pronto, un día se tomaron de la mano y se fueron a caminar por el parque, desde ahí todo cambió. Tendrían que haber visto mi cara, no podía más de la emoción, verlos así juntos y felices, es una sensación indescriptible, ver cómo se abrazan, cómo se besan, ¡es estar en el cielo!. Ya no pienso en las peleas, ya no pienso en los celos - que si bien es cierto están presentes en menor escala, aún lo están - ahora el protagonismo es otro, son ellos dos descubriéndose uno en el otro, encontrándose, queriéndose, reconociéndose. Son ellos siendo hermanos, sintiendo ese amor que te une, que te acerca, que te acompaña y yo, tengo el lugar privilegiado para verlo todo de cerca, mientras mi corazón se va inflando de orgullo y amor, tanto, tanto, que por ratos pienso va a explotar.

Así estamos ahora, en una montaña rusa de emociones, y a pesar de los días buenos y los días malos, de la frescura y el cansancio, de los celos y el amor, de las peleas y las paces, de lo que significa convivir con un niño de 5 y uno de 1, no cambiaría por nada esto que estoy viviendo, criar hermanos, es de lejos una de las experiencias más hermosas - y caóticas - de mi vida, estoy descubriendo la maternidad otra vez, viendo la vida desde otra perspectiva y aprendiendo cada día, mucho más de lo que jamás imaginé. Por que como siempre digo, se supone que somos nosotros los que les enseñamos a ellos de la vida, pero en realidad, son ellos quienes nos enseñan a vivir. 



A ustedes, ¿cómo les fue o cómo les va, siendo mamás de dos? :)

Un beso, 
¡Las quiero mucho!

Sil

Pd; Gracias Maria Angélica Fotografía por captar en estas fotos tan bellas, lo que estamos viviendo ahorita con este par, el descubrimiento de su amor y amistad, que Dios mediante, será para siempre.

Pd2: Si quieren leer más artículos sobre hermanos, denle click en los enlaces de abajo:
* Cosas de hermanos
* Descubrimientos de mi segundo embarazo.
* 5 tips para involucrar al hermano mayor con el menor.
* Todo vuelve a empezar
* Sesión de fotos de hermanos, un regalo para toda la vida.





Tradiciones familiares en Navidad

viernes, 1 de diciembre de 2017


Foto familiar armado de la Navidad 2017

Empieza diciembre, mi mes favorito ¡de lejos!, y el de toda la familia. Nos encanta ese amor que se respira por todos lados, aunque creo que debería ser así todo el año, lo que se vive en diciembre es magia e inocencia pura, yo digo que es la época en la que florecen los sentimientos, el alma se muda al corazón y éste se asoma a la mirada ¡todos los días! J

A mi siempre me gustó la navidad, mi esposo era medio grinch, pero mi ilusión terminó por contagiarlo y desde que llegó Luciano es como una fiesta familiar, hemos poco a poco adoptando varias tradiciones familiares dándoles nuestro toque y también haciendo algunas propias., aquí les cuento un poco más de nuestras tradiciones familiares.

Armar el nacimiento y el árbol ¡todos! Juntos

Desde que mi esposo y yo nos casamos, hemos armado el nacimiento y el árbol los dos juntos, cuando nació Luciano, empezamos a armarlo los 3 y luego con Valen ahora los 4. La navidad no se puede armar en casa si no estamos los 4 y todos juntos lo hacemos, desde sacar los adornos, hasta acomodar todo, decidimos en qué lugar de la casa lo armaremos esta vez, qué pondremos, sacamos todo, vamos acomodando, mientras escuchamos y cantamos villancicos. (y comemos panetón por cantidades abismales jeje). Parte de esta tradición es la foto del recuerdo y nos ponemos todos las orejas de reno al pie del árbol. Luciano espera con ansias el día del armado de navidad – en realidad todos – y es “el encargado oficial de encender y apagar las luces de la casa” J Esta tradición nos ha unido un montón como familia.

Repartir leche chocolata, panetón y un juguete a los niños en la calle

Ya que el verdadero significado de la Navidad es dar, compartir, eso es lo primero que tratamos de enseñarle a los chicos, por lo que todos los años, desde hace 5 ya, (empezamos cuando Lu tenía 5 meses), vamos a una juguetería, compramos cierta cantidad de juguetes (ahora Lu nos ayuda a escoger), panetones y cajitas de leche y vamos a la casa. Envolvemos los regalos, les ponemos alguna dedicatoria, cortamos el panetón y lo colocamos en bolsitas individuales y separamos 1 cajita de leche para cada niño. El 22 o 23 de diciembre, salimos en la noche los 4 a repartirlos a los niños en la calle y es Luciano mismo el que los entrega, el año pasado un niño le dijo gracias a Luciano y lo abrazó y no se pueden imaginar la cara de emoción de mi hijo, fue creo, el momento más bello de todos para él. Poco a poco está entendiendo cuál es la importancia de compartir y de dar y estoy segura que esto será parte de su vida para siempre.

La visita del duende

Esta es una tradición americana que hemos adoptado hace 2 años. Elf on the shelf es su nombre en inglés y se trata de un duende que llega a casa al día siguiente de acción de gracias y se queda hasta la mañana de Navidad, sin embargo, cada noche el duende vuela al Polo Norte a contarle a Papa Noel cómo se ha portado el/los niño(s) en casa. El duende es mágico y muy travieso, cada día aparece en un lugar distinto, algunas veces les trae regalos que pueden ser chocolates, dulces, ropa, juguetes, nada necesariamente grande, sino, más bien detalles. Otras, sin embargo sólo hace travesuras. Al ser un duende mágico, no se le puede tocar, ya que si se le toca, el duende pierde su magia y ya no puede volar. Esa es la parte más difícil de todas jaja pero hemos visto varias veces la película y así Luciano ha entendido que no puede tocarlo y ahora le explica eso a Valentino, igual yo trato de poner al duende lo más alto posible para evitarles la tentación jajaja… Es una tradición linda, que despierta en ellos la ilusión previa a la navidad. Cada mañana se despiertan emocionados y corren a buscar al duende y ver qué travesuras ha hecho esta vez. Nos encanta y tanto yo como su papá, somos los encargados de mover cada noche al duende, es muy divertido! ;)

Papa Noel

Esta es otra tradición que hemos adoptado, todos los años le contamos la historia de Papa Noel, hacemos juntos la carta, (yo las colecciono todas), las primeras sólo eran garabatos, luego empezamos a pegar las figuras de los encartes de las tiendas que tenían los juguetes que Luciano quería, y ahora que ya está empezando a escribir, tendremos nuestra primera carta escrita y todas van a un buzón, que luego yo recojo y guardo secreta y sigilosamente J
La noche antes de Navidad, preparamos galletas de jengibre, compramos zanahorias y alistamos la merienda que dejaremos a Papa Noel en la terraza de la casa, junto a su cartel de “Papa Noel aquí” que pintaron con su papá. Ahí dejamos las galletas, leche caliente y zanahoria para Papa Noel y los renos. A las 12 cuando todos están distraídos, su papá o yo, nos encargamos de esconder toda la merienda, dejar trocitos de galletas por ahí con un solo regalo de la lista, el que más quería, envuelto en un papel de regalo especial.  
Esta tradición y la del duende nos ayuda un montón a que se porten bien este mes y a que mantengan esa ilusión de la navidad y ese espíritu de inocencia tan bella que tienen los niños.

Cena Familiar

Esta la hago todos los años, desde que vivía con mi mamá y es que yo preparo toda la cena, no compro nada jejeje el pavo que me sale riquísimo,  modestia aparte jajaja sólo lo preparo en esta fecha, así que todos esperan ansiosos a la cena, lo mismo sucede con el puré de camote que le gusta a mi esposo y que sólo lo preparo en noche buena, así le da un toque más especial todavía J Un día antes, Cesar me ayuda  a adobar el pavo, cortar las piñas, y vamos dejando todo listo para el día siguiente! 

Vivir estas fechas en familia es un privilegio, enseñarles a nuestros hijos a disfrutar de todos estos momentos valiosos lo es aún más. La familia es el tesoro más grande que tenemos en la vida y cuando nuestros niños sean grandes y se acerque la Navidad, cerrarán sus ojitos y la Navidad tendrá para ellos, justamente eso, ¡SABOR A FAMILIA!

Esta es nuestra foto familiar armado de la Navidad 2016, sorry que está un poco movida, me reía mucho jajaja

Ahora es su turno, cuéntenme qué tradiciones familiares tienen y qué es lo que más les gusta de la navidad!

 Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

3 recetas para un desayuno ¡buenazo!

martes, 28 de noviembre de 2017


Les tengo otras súper recetas facilitas que aprendí en las clases de Urban Kitchen, esta vez gracias a Marina Emsal, que nos invitó a un taller participativo, donde, además, conocimos todos los beneficios de la sal, tan criticada y cuestionada hoy en día.

La receta que me pareció más alucinante, por su practicidad, rapidez y sabor, es ¡la granola casera!, no saben cómo la amé. Para mí, que me encanta comer granola con yogurt y que a la vez me encanta hacerlo todo en casa, fue un boom, ¡tienen que prepararla! ;) 

Sin más preámbulos, ¡aquí están!

1.- GRANOLA CASERA 



Ingredientes

  • 300 grs. de avena. 
  • 100 grs. de almendras picadas. 
  • 150 grs. de cashews. 
  • 80 grs. de coco rallado. 
  • 50 grs. de azúcar rubia o blanca. 
  • 70 grs. de miel de abeja. 
  • 2 grs. de sal. 
  • 150 grs. de pasas. 
  • 60 ml. de aceite. 
  • 5 grs. de cardamomo molido. 
  • 5 grs. de canela.

Preparación

Mezclar todos los ingredientes en un bowl, luego colocarlos en una bandeja resistente al horno y hornear por unos 20 minutos a 160°, o hasta que toda la mezcla empiece a tomar un color caramelo. Se debe mezclar unas dos o tres veces durante el tiempo que esté en el horno, para lograr una cocción pareja. Dejar enfriar y servir acompañada del yogurt que prefieras, si es hecho por ti misma ¡mejor! (Pueden ver mi post para preparar yogurt en casa AQUÍ! :) )

* Se puede reemplazar la miel de abeja por miel de maple, algarrobina o la miel que más les guste. 
* Se pueden agregar y/o quitar frutos secos, dependiendo del gusto de cada una. 


2.- WAFFLES DE CARROT CAKE



* No se asusten del listón de ingredientes, sólo lleva un poquito de cada cosa :)

Ingredientes

  • 240 grs. de harina. 
  • 5grs de sal
  • 25 grs de azúcar
  • 6 grs de polvo de hornear
  • 4.5 grs de allspice
  • 4.5 grs de nuez moscada
  • 375 grs de sour cream
  • 70 ml de leche fresca
  • 2 huevos
  • 50 grs de mantequilla
  • 2 huevos
  • 2 ml de extracto de vainilla
  • 150 grs de pasas
  • 200 grs de nueces
  • 200 grs de zanahoria rallada
  • 250 grs de queso crema
  • 50 ml de miel de maple

Preparación

Para mezclar las especies con la mantequilla, calentar primero la mantequilla en una sartén a fuego medio hasta que se derrita, aprox 1 o 2 minutos. Cocinar moviendo constantemente hasta que llegue a punto de nuez (color marrón y olor a nuez, 2-4 minutos). Agregar las especies y cocinar moviendo por 15 minutos más o menos, luego quitar del fuego y dejar reposar por 30 minutos. 
Por otro lado, combinar la harina, la sal, el azúcar y el polvo de hornear.
En un bowl aparte, mezclar el sour cream, con la leche fresca y luego con las llemas de los huevos. Agregar la mantequilla con las especies y la vainilla.
Preparar la sartén de waffles e incorporar los ingredientes secos (harina, sal, azúcar y polvo de hornear) con la mezcla anterior.
Batir las claras hasta que alcancen el punto nieve, mezclar lentamente con la masa ya lista. Incluir la zanahoria, las nueces (dejar un poco para el relleno) y las pasas. Mezclar todo suavemente hasta que se combinen.
Para hacer el waffle, poner una cucharada en la sartén y cocinar de 3 a 5 minutos.
Finalmente, para el relleno de queso crema con miel de maple, se combina lo que queda de las nueces con la miel y el queso crema, hasta formar una mezcla homogénea y listo, sólo se arman y se disfrutan :)

OJO: Parece complicado, pero NO lo es, les juro que en la práctica es MUY sencillo.


3.- SALMÓN AHUMADO CON HUEVOS AL HORNO



Ingredientes

240 grs de salmón ahumado
200 ml de crema de leche
50 grs de mostaza dijon o mostaza a la antigua
2 grs de sal
1 g de pimienta
50 grs de mantequilla sin sal
8 huevos
1/8 de atado de perejil
1/2 cebolla blanca

Preparación

Preparar un molde resistente al horno, enmantequillarlo por todos lados, incluyendo la parte inferior. Mezclar en un bowl la crema de leche con la mostaza, sazonar con la pimienta y la sal. 
Sofreir la cebolla hasta que quede transparente y mezclar con la crema y la mostaza. Luego colocar el salmón ahumado en el molde, romper los huevos encima del salmón y cubrir la mezcla de crema y mostaza. Cocinar en el horno a 180° hasta que los huevos estén listos, entre 5 y 9 minutos aproximadamente. Se sirven con pancito o con tostadas.

Quedan buenazos y son ideales para sorprender al esposo el fin de semana o para preparar en un desayuno o reunión familiar! ;) 

*** No quiero dejar de compartirles las 4 RAZONES que nos dio Milagros Agurto - nutricionista - para NO alejar la sal de nuestras vidas! ***
  1. Cada gramo de sal aporta 0.4 grs de SODIO, nutriente ESENCIAL en las funciones de las células y del balance de agua en nuestro cuerpo, que permite que se mantenga hidratado. 
  2. El consumo de la sal es beneficioso para la alimentación diaria si se hace en las cantidades recomendadas, (5 grs de sal al día) y manteniendo un estilo de vida adecuado. 
  3. Suministra minerales esenciales directamente a las células para aumentar y mejorar el sistema inmune del cuerpo y aumenta la resistencia frente a las infecciones y enfermedades bacterianas.
  4. La sal (fortificada con yodo) es buena para quemar el exceso de grasa y reducir el colesterol, también cuida del cabello, las uñas y los dientes. 
Así que ya saben, la sal, no es tan mala como aseguran, siempre y cuando se consuma adecuadamente, como todo. 






Sabían que Marina Emsal, tiene sal parrillera? ¡YO NO! Toca probarla ;)

¿Qué tal les parecieron las recetas? ¿Se animan a prepararlas en casa? ¡Me cuentan! :)

Un beso, 
Los quiero!


Image and video hosting by TinyPic

4 recetas con avena que te sorprenderán!

martes, 21 de noviembre de 2017





Desde pequeña me gusta la avena, mi mamá la preparaba en casa con manzana ya sea para tomarla en el desayuno o como mazamorra heladita para comer en el día ;) y yo a mis hijos se las preparo igual y además les hago las típicas galletas de avena para llevar en la lonchera. Pero hace poco Avena Quaker me invitó a una clase maestra en Urban Kitchen de esas que, como ya saben, ¡me encantan!, donde descubrí que hay muchas maneras de prepararla J como por ejemplo en un Smoothie energizante para empezar el día (lleva café y no saben lo ¡buenazo! que es), como tortillas (parecidas a la masa de tacos, o al pan pita ;)), en postres y lo que más me sorprendió es que también se puede preparar ¡salada! Siii imagínense, como segundo para la hora del almuerzo, algo así como cuando cocinamos quinua o trigo, lo máximo.

Probé todas las recetas y a parte de que estaban riquísimas, son muy rápidas y fáciles de preparar, perfectas para hacer en el día a día. Y lo mejor de todo es que la avena es súper nutritiva, así que nos doblamos...  Como siempre presté mucha atención para mostrarles todo bien detalladito y así puedan prepararlas en casa :)

SMOOTHIE ENERGIZANTE



Ingredientes:
½ taza de leche.
¼ taza de avena Quaker.
¾ tazas de café.
1 cucharada de mantequilla de maní natural.
1 plátano picado.
½ taza de hielo.
Avena y plátano para servir.

Preparación:
En una licuadora, licuar la leche y la avena hasta disolverla.
Agregar el café, la mantequilla de maní, el plátano y el hielo. Licuar a velocidad alta hasta integrar todos los ingredientes.
Servir en un vaso y decorar con más avena y plátano si se desea.

TORTILLAS DE AVENA CON QUESO Y JAMÓN ARTESANAL




Ingredientes:
21/2 tazas de avena Quaker (1 ¼ taza de harina de avena)
¼ taza de harina de trigo.
½ cucharadita de bicarbonato de sodio.
¼ cucharadita de sal.
2 cucharadas de aceite de oliva.
½ taza de agua caliente.
300g de jamón artesanal.
1 bola de queso mozzarella.
2 tomates en rodajas.
60g. de arúgula.
Guacamole.

Preparación:
En una licuadora o procesador de alimentos, triturar la avena hasta formar una harina y obtener al menos 1 ¼ tazas de harina de avena luego de colarla.
En un bowl, mezclar la harina de avena con la harina de trigo, bicarbonato y la sal. Añadir el aceite de oliva y el agua, poco a poco, mezclando hasta formar una masa.
Llevar la masa a una superficie limpia enharinada y amasar brevemente, añadiendo un poco más de harina si es necesario. Dividir la masa en 6 bolitas iguales y dejarlas reposar por 30 minutos, cubiertas con un paño húmedo.
Estirar cada bolita con un rodillo hasta formar un disco delgadito. Calentar una sartén a fuego alto y cocinar cada tortilla 30 segundos por cada lado.
Rellenar con lo que más te gusta. En este caso lo hicimos con jamón, queso mozzarella, tomate, arúgula y guacamole.
Estas tortillas me encantan por lo versátiles que son, se pueden usar para enviar en la lonchera, como sustituto del pan, rellenarlas de verduras, de pollo o de lo que prefieran.

AVENA CON CEBOLLAS CARAMELIZADAS Y KALE



Ingredientes:
2 cucharadas de jugo de limón.
Sal y pimienta.
4 tazas de agua.
2 tazas de avena Quaker.
2 cebollas blancas.
Aceite de oliva.
120g. de kale (puede ser espinaca, albahaca, acelga)
Chilli flakes o el ají prefieras (es opcional y depende de cuán picante te guste, pero si es para que los chicos coman, de preferencia no le pongas ;))

Preparación:
Cortar la cebolla muy delgada y cocinarla con aceite de oliva y a fuego fuerte por 5 minutos, revolviendo constantemente. Bajar el fuego y cocinar por 10 minutos más, hasta que estén bien caramelizadas. Para mi la cebolla caramelizada fue EL descubrimiento, quedó perfecto con la avena, le da el toque especial. 
Agregar el kale picado y mezclar hasta que el kale se marchite un poco. Se hace chiquitito y se reduce.
En una olla, llevar a hervor el agua, jugo de limón, sal y pimienta
Colocar la avena y mezclar. Bajar el fuego a medio y cocinar moviendo frecuentemente, hasta que la avena haya suavizado y la mezcla espesado, alrededor de 3 minutos. Apagar el fuego y agregar aceite de oliva. Mezclar y probar la sazón.
Servir la avena en bowls y decorar con las cebollas, el kale y los chilli flakes.
Particularmente, no sabía que la avena se podía preparar como un segundo, al igual que se usa la quinua o el trigo, me encantó descubrirlo, de sabor es muy rico y como sabemos, la avena es sumamente nutritiva, así que ya la podemos agregar a nuestro menú semanal ;)
Ahora, la puedes acompañar con una ensalada de verduras y con la carne que prefieras, pero ya no con arroz.

CRUMBLE DE MANZANAS




Ingredientes:
900g. de manzanas.
6 cucharadas de azúcar rubia.
1 ½ cucharadita de canela.
1 ½ cucharadita de vainilla.
2 cucharadas de jugo de limón.
Crumble:
1 taza de harina sin preparar.
1 ¼ taza de avena Quaker.
¼ taza + 3 cucharaditas de canela.
¼ cucharadita de nuez moscada.
Sal.
113g. de mantequilla sin sal fría.
*Enmantequillar un molde redondo para horno de aproximadamente 20 cm de diámetro.

Preparación: 
Pelar y cortar las manzanas en cubos. Mezclar en un bowl con 4 cucharadas de azúcar y el limón.
Acomodar la mezcla dentro del molde.
Para el crumble, mezclar todos los ingredientes excepto la mantequilla con una pizca de sal. Agregar la mantequilla y frotar los ingredientes hasta conseguir una textura arenosa.
Precalentar el horno a 200°.
Distribuir de manera equitativa la mezcla del crocante encima de la fruta y presionar un poco.
Hornear por 20 minutos hasta que el crocante esté dorado y las manzanas cocinadas.

En mi otra vida debí haber sido chef jejeje ;) aquí les dejo algunas fotitos más de el evento y síganme en Instagram para que puedan ver todas las stories, datitos y más ¡en tiempo real! :)




Todas las presentaciones de Avena Quaker ¡están buenazas! :)
* PLUS:
Los beneficios de consumir avena son un montón, entre ellos:
  • Favorece la digestión y ayuda a prevenir el estreñimiento.
  • Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre. 
  • Rica en proteínas, aminoácidos y carbohidratos.
  • Es una fuente de grasas insaturadas, por lo que ayuda a disminuir el colesterol malo. 
  • Es buena para los huesos, por su contenido en calcio. 
  • Es muy nutritiva debido a que posee vitaminas E, B1, B2, B3folatos y minerales como el magnesio, hierrom selenio, cobre, magnesio y zinc

Así que tenemos razones de sobra para incorporar la avena en nuestro menú diario. Me cuentan si se animan a hacer estas recetas en casa y si lo hacen, no se olviden de enviarme fotitos! :)

Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic