5 tips para involucrar al hermano mayor con el bebé!

martes, 13 de diciembre de 2016



Hace unos días hemos cumplido 6 meses como una familia de 4 y haciendo un recuento del tiempo, tengo que decirles que han sido los meses más hermosos de toda mi vida, pero a su vez, han sido todo un desafío. Hemos pasado por un proceso de adaptación un poco lento, con altas y bajas, ha habido días llenos de amor y otros de un odio mal disimulado, totalmente natural e inofensivo claro, propio de las circunstancias, pero que muchas veces me sacaba de cuadro. Todos hemos tenido que adaptarnos al nuevo bebé, a las nuevas rutinas, pero si bien es cierto Luciano no es el único que experimenta cambios, si es el único que no sabe cómo canalizar sus emociones, ese torrente de sensaciones (algunas no muy agradables) que le genera el que de un momento a otro llegue alguien más a ocupar el "sitio privilegiado" del bebé de la casa, haciendo que se sienta desplazado.

Si me preguntan, después de estos 6 meses, qué ha sido lo más difícil de ser mamá de dos, les diría que para mí, ha sido el saber conciliar, permitir y dejar que las cosas fluyan, el no poder controlarlo todo. Me explico, me daba mucho miedo dejar que Luciano me ayude con Valentino a lo largo del día, me costaba involucrarlo más, no porque Lu sea malo y le vaya a hacer daño, sino simplemente, porque el también es pequeño, aún no mide su fuerza, no es consciente de lo que puede pasar, ni de los peligros y ese miedo, me tenía todo el tiempo atrás de el, repitiendo frases como: No agarres ahí, no le mojes la cara, no le hundas la mano, no lo golpees, no le jales el brazo, no saltes a su costado, cuidado con su cabeza, con esto o con aquello. Sabía que era muy intensa, que debía dejar que estén juntos, que aprendan a convivir, pero se me hacía muy difícil y no me daba cuenta que con esa actitud, lo que estaba logrando era que se agranden las distancias. Además, por otro lado quería que Luciano se sienta parte de esta nueva familia que éramos y no le estaba dando las herramientas para hacerlo, sino todo lo contrario. Así que tuve que aprender a soltar, a saber a qué decirle no y que otras cosas si podía dejar pasar, cuesta, pero poco a poco se puede. Por eso ahora quiero compartir con ustedes estos 5 tips que me ayudaron un montón a involucrar a Luciano con su hermano.
  1. Déjalo ayudarte  Déjalo decidir.  Me decían muy a menudo, deja que el hermano mayor te ayude con el bebé, que te pase el chupón, el biberón, el juguete, la ropa o ese tipo de cosas y cada vez que lo intentaba, terminaba con el chupón en su boca, tomando el biberón, tirándome el juguete por la cabeza a mi o al hermano y no me funcionaba. Además como ya les he dicho un poco más arriba, me daba miedo, así que opté por decirle a Luciano cosas como: ay Lu, mami ya se olvidó cómo entretener a un bebé, qué te parece si me ayudas a distraerlo mientras yo le cambio el pañal, si le cantas esa canción que tanto te gusta, fácil se calma o mejor le cuentas un cuento, ¿qué crees que podemos hacer? Más que dejarlo que me ayude, lo dejaba decidir qué hacer (o que crea que estaba decidiendo) hasta ahora me funciona, le doy dos opciones y el escoge una.  Eso lo hace sentir el hermano mayor, alguien muy importante y luego, lo felicito por su gran decisión y de lo importante que fue para mi su ayuda.
  2. Dile no a los dos por igual. Suena un poco loco no? porque el hijo menor no hace nada, pero como todo el día estamos diciéndole no al hermano mayor, esto hace que el vea que también a su hermano le dicen lo mismo, que no es el único. Ejemplo: Yo le doy un juguete de Luciano a Valentino y se lo mete a la boca, entonces le digo "no Valentino, los juguetes de tu hermano no van a la boca" y se lo cambio por un juguete suyo, instantáneamente veo que cambia la expresión en la cara de Lu y a veces me dice, mami pero déjalo jugar porque el no sabe hacer otra cosa que meterse todo a la boca ¡Ay Valentino! Y se ríe. Ahí se genera cierta complicidad, el defender al hermano hace que se sienta grande, que lo ha protegido, o que el le ha prestado porque sabe compartir, cosas así.
  3. Que jueguen juntos. Mis hijos se llevan 4 años exactos de diferencia y al principio pensaba que no habían muchos juegos que pudieran compartir a esta edad,  pero una amiga me dijo que siempre hay algo que los hermanos pueden hacer juntos y que yo tenía que descubrirlo y enseñarles que juntos se pueden divertir mucho, me puse a pensar y efectivamente los hay. Por ejemplo, yo me pongo a jugar con Luciano a la pelota, cargo a Valentino y pateo con el, corro con el y hago que él empuje la pelota con sus pies, si vieran las carcajadas que sueltan los dos. También me siento a leerles cuentos o incluso a jugar con los carritos, lo importante es tratar de hacer que el hermano mayor vea que podemos jugar todos juntos y cuando vea la cara de asombro con la que lo mira su hermano, va a querer estar todo el tiempo con el, se va a sentir, como lo que es, su héroe.
  4. Ventajas de ser el hermano mayor. Me di cuenta que Lu no encontraba las ventajas que todo el mundo le decía acerca de ser el hermano mayor, lo veía con actitudes de bebé como meterse el dedo a la boca, querer que le den de comer, que lo carguen en el supermercado y otras más, entonces me propuse hacérselas notar, que el viera que cada etapa es bonita y que disfrute ahora de ser el hermano mayor, así empecé a decirle por ejemplo: ¿Lu me acompañas a comer un helado? Vamos los dos, porque como valentino es bebé, no puede comer helados aún. O llegaba a la casa con un carrito y una sonaja, el carrito se lo daba a Luciano y le decía a Valentino, a ti te toca una sonaja porque aún eres bebé, cuando seas grande como Luciano, tendrás tu carrito también o cuando Valentino llora le digo, ay amor, no entiendo que quieres y le pregunto a Lu ¿qué querrá? a veces no le entiendo porque como no puede hablar aún, no puede decirme qué quiere, a ver probemos con la leche, tal vez tiene hambre. Trato de buscarle a todo lo que el puede hacer, una ventaja en comparación a ser bebé, así el ve que ser grande tiene muchos beneficios... ¡funciona y funciona mucho!
  5. Tiempo a solas. ¡Con cada uno de ellos!  Es muy importante, si aún el bebé es muy pequeño y no pueden salir mucho tiempo, hagan cosas solos en la casa, como una carpa con sábanas en la sala que haga las veces de guarida, váyanse de compras aunque sea a la panadería, saquen a pasear al perrito, cocinen juntos. Si disponen de un poco más, vayan al cine, a comer, o al parque, pero estén un tiempo a solas, que sienta que tiene su propio momento con mamá y papá y que no tiene que estar compartiéndolos todo el día.
Espero que les sirvan, a mi me ayudaron mucho con mis hijos. Lu se siente mucho mejor con respecto a Valentino, lo protege, lo cuida, le gusta estar con él, claro que muchas ¡muchas! veces al día igual tengo que estar pendiente de el porque le cae un lapo a Valentino a la primera que me volteo, o le jala el pie, o lo "besa" muy, muy "cariñoso" o incluso lo usa de almohada jajaja pero es parte de ser hermanos, es lo normal ¿o no? :)  Entendí que depende cómo vemos y tomemos nosotros la llegada del hermano a casa, será como ellos también lo vean, si nosotros nos sentimos apenados por ellos, porque se sienten tristes, porque las cosas han cambiado, ellos lo van a notar, tenemos que mostrarles que tener un hermano, por más caótico que sea, es algo súper bueno y que cada etapa, ya sea ser el hermano menor o el hermano mayor, tiene sus ventajas, no todos los días son los mejores amigos, no todos los días están de muy buen humor, hay avances y hay retrocesos, es una tarea constante, pero cada día, de todas maneras, es mejor :)

Compártanlo con quien crean que le puede ser útil y si tienen algún tip extra escríbanlo aquí por fa, así todas aprendemos un poquito más.

Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

¡Gracias a Rosa María Reyna Fotografía por la foto tan hermosa en la clínica! :)