¡Año nuevo con niños!

viernes, 30 de diciembre de 2016




¡Mañana es año nuevo! :) Hace algunos años a esta hora habría estado pensando en el vestido que usaría, el peinado/maquillaje o a dónde iríamos. Sin embargo, ahora estoy pensando en qué cosas puedo hacer con los niños para que disfruten también de esta fecha tan linda y ¡me gusta la idea! me gusta estar con mis hijos, divertirme con ellos, así que el plan de mañana es justamente que los niños se la pasen genial y de hecho que nosotros también. Y si ustedes están igual que yo, esta lista que he preparado les va a servir un montón, hay algunas actividades que se pueden hacer en familia, juegos y pequeños tips para que todos (incluidos los chicos!) celebremos el año nuevo como se debe:

1. ¡Hagamos una fiesta en casa!

Photo Booth: Destinen un espacio de la casa - que tenga más luz - para hacer ahí su propio photo booth, el cual funcionará como una especie de escenario, donde todos pueden hacer fotografías durante la fiesta, con accesorios divertidos como carteles, lentes, sombreros, pelucas, bigotes, plumas y todo lo que se les ocurra, incluso si tienen cotillón de los cumpleaños o matrimonios pueden usarlos todos aquí, es un mate de risa y los niños lo disfrutan un montón. Piensen en frases graciosas que poner en los carteles o en imágenes que a los chicos les puedan gustar para que todos la pasen bien, también pueden hacer una banderola atrás o un marco de fotos con el año que se va, para que al momento de tomar las fotos éste salga y quede como recuerdo.



Yuya <3  Pueden ver su tutorial aquí

Brindis: Al ser una fecha tan especial, es lindo que el brindis sea con todos, grandes y chicos y hacer de eso también un momento divertido para ellos. Por ejemplo, podemos servir jugo de naranja y ponerle cocktail de frutas al final de la copa, o servirles gaseosa o limonada con agua con gas, los chicos pueden usar copas descartables para que todos estén igual al momento de hacer el brindis, verán sus caritas de emoción, si no aguantan hasta las 12, pueden hacer el brindis más temprano.

A bailar:  No sería fiesta si no se baila, no? y a los chicos les encanta, así que busquen juntos qué música quieren bailar ese día, cuáles son sus canciones favoritas, pero traten que sea música para su edad, no los adelantemos porque se ven bonitos o divertidos bailando el totó, tratemos de que sean canciones que ellos puedan escuchar y bailar. Cuando son pequeños más siguen el ritmo y sino quieren pasar año nuevo escuchando canciones infantiles, pueden poner algo de rock, música en inglés o mi favorita por ejemplo, la música criolla, la marinera, que tienen ritmos movidos, mucha combinación de instrumentos musicales y  los chicos la bailan felices.

Hora de comer: Decoremos la mesa de año nuevo con accesorios que los niños también puedan usar y disfrutar, incluir en nuestra vajilla vasos y platos descartables (venden unos amarillos lindos) colocar jugos que puedan tomar fácilmente o botellitas con agua, piqueos especiales para ellos como galletas, papitas o el snack que más les guste y algunos globos, que tan felices hacen a los niños.


 2.  ¡Juguemos!

Entretener a los chicos para que lleguen a las 12 es un poco más difícil que en navidad, ya que no hay el estímulo de los regalos, pero igual podemos lograrlo. Aquí les dejo algunas ideas de juegos.

Cuenta regresiva con globos: Esta idea me pareció mostra y la voy a hacer de todas maneras mañana. Se colocan tantos globos como horas falten desde que empieza la reunión, es decir si la reunión empieza a las 8 se pondrán 5 globos (8,9,10,11,12) que irán reventando de hora en hora, y así los chicos verán cuantas horas faltan hasta la llegada del siguiente año (es más visual y fácil para ellos que el reloj) . Antes de inflarlos se coloca adentro un poco de confeti y se pueden además colocar algunas instrucciones para que jueguen durante esa hora, como por ejemplo: un cartel que diga busca las cartas/el bingo/el rompecabezas/etc que están en la sala, previamente ustedes esconden todo en la casa y así ellos los buscarán y jugaran con eso hasta la siguiente hora que reventarán otro globo con otras indicaciones (esto además les va a generar intriga por lo que viene y van a quedarse despiertos!) En el globo de las 12 se pueden incluir silbatos para que los chicos hagan un poco de bulla que tanto les gusta ;)


También pueden hacerlo con bolsitas y no sólo con globos.




Bingo de Año Nuevo: ¡Son súper divertidos! Se pueden personalizar de acuerdo al gusto/edad de los niños que estén y de la familia en general, luego se imprimen las cartillas (las pueden pegar en una cartulina para que sean más duritas y listo.) Para marcarlas se puede utilizar lentejitas amarillas, gomitas o si prefieren algo con menos azúcar para los niños, pueden usar uvas u otra fruta.




Cápsula del tiempo: Al estilo Peppa Pig, ¿han visto ese capítulo en el que papá cerdito abre una cajita que hicieron cuando ellos eran niños? Algo así, pueden juntar varias cosas que los hagan recordar el año que se acaba, cds de música, fotografías, anotar qué juegos y qué juguetes eran sus favoritos, lugares a donde fueron que disfrutaron, incluir algunas cosas que los niños quisieran poner (pero nada que vayan a extrañar mucho después) y eso lo pueden guardar en un frasco bonito, decorarlo y poner alguna fecha en la tapa en la que les gustaría abrirlo, tipo 2 o 3 años más y luego podrán recordar este año en familia. (Es algo que podría volverse una especie de tradición familiar y hacerlo cada año, así cuando los chicos estén grandes y abran su cápsula del tiempo será algo muy emocionante)



Charada: Es un clásico y es súper divertido, a mi me encantaba jugarlo, no es necesario tener ningún juego o preparación para esto, sólo nosotros mismos y nuestra imaginación. Se pueden formar grupos por ejemplo papás contra hijos, mamá e hijo contra papá e hijo, abuelos contra papas y nietos o los que quieran, elegir un tema en particular (que los niños también sepan) y listo. Muy sencillo y perfecto para pasar tiempo en familia. 

3. Agradecer

Agradezcan todos juntos el año que se va, con todo lo bueno o malo que pasó, las cosas felices y las tristes, recordando que todo pasa por una razón. Dejemos que los niños agradezcan también lo que para ellos es importante, con sus propias palabras y después les podemos dar una ayudita, agradecer todos por el nacimiento de un hermanito, la graduación del hermano mayor, la visita del abuelito (a), el estar con los primos/ amiguitos, etc. Lo importante es tomarnos unos minutos antes de que se acabe el año para agradecer por todo lo que nos trajo y esperar con brazos abiertos lo que nos traerá el siguiente.

Si quieren ver más cosas que podemos hacer en año nuevo, pueden visitar mi página de Pinterest, haciendo click aquí!
* No se olviden de tratar que los chicos duerman una siesta en la tarde, para que puedan llegar a las 12 :)

Espero que les sirvan estas ideas, (¡y las compartan!) hay un sinnúmero de cosas que podemos hacer con los chicos para celebrar el año nuevo. Aprovechemos porque son tan pocos los años que pasaremos juntos en familia, que debemos hacer que todos sean muy especiales y disfrutarlos a mil.

¡Feliz año nuevo! Que el 2017 sea un año increíble, lleno de amor, sueños y esperanza ¡Que Dios me los bendiga siempre! 

¡Gracias por acompañarme este año y los espero aquí, el que viene!
¡Los quiero mucho!

Image and video hosting by TinyPic

Fuente: Todas las imágenes han sido sacadas del catálogo de ideas Pinterest.

¡Nos vamos al cole!

lunes, 19 de diciembre de 2016


El sábado fue la graduación de Luciano del nido, el próximo año se va al "colegio grande" y les juro que tengo el corazón hecho pasita, creo que nunca estaré preparada para verlo crecer tan rápido, recuerdo como si fuera ayer el día que entró al nido por primera vez, cómo buscaba mi mirada y se aferraba a mi, sujetando fuertemente mis manos, el sonido de su voz diciéndome que vaya rápido a recogerlo y cómo salía corriendo cuando llegaba la hora de regresar a casa. Dos años han pasado desde ese día y he visto cómo poco a poco, fue adquiriendo seguridad, confianza, tranquilidad, hasta que un día dejó de necesitar mi mano, se soltaba de ella incluso antes de entrar al salón y corría a saludar a sus misses y a jugar con sus amigos, era su lugar favorito (y sigue siéndolo), lo he visto ponerse triste cuando no iba, extrañar el nido en vacaciones, querer curarse rápido cuando estaba enfermo porque lo estaban esperando con los brazos abiertos.

Estos dos años han estado llenos de aprendizaje, de inocencia y mucho amor, tengo tanto que agradecerle al nido, pero sobre todo a la calidad extraordinaria de personas que lo conforman y que trabajan cada día para hacer de el, no sólo una escuela, sino, principalmente, un hogar. ¡Gracias por buscar que nuestros hijos sean felices! por buscar que jueguen, que se diviertan, que sean ¡simplemente niños!, y que vivan las etapas que tienen que vivir en su momento, disfrutando de la inocencia de sus primeros años.

Gracias por creer en ellos, por subirse a sus locuras, por viajar a través de su imaginación y por acompañarnos en este camino de ser padres, por ayudarnos a crecer junto a ellos, por calmar nuestras dudas y nuestras angustias. No ha sido sólo una vez, la que le he escrito a las misses implorándoles un consejo o pidiéndoles a gritos ayuda porque no sabía cómo actuar frente a algún nuevo comportamiento de Luciano, no ha sido sólo una vez la que me han abrazado tan fuerte, con esos abrazos sinceros que recomponen y me han dicho que lo estaba haciendo bien (a pesar de haberles contado que me había enojado con Luciano y que había perdido los papeles!)  no ha sido sólo una vez la que me han escrito hasta domingo preguntándome cómo estaba o cómo me iba con Valentino ¡Gracias! 

Han cultivado en todos los niños que hoy salen, que alzan un poquito más las alas, los valores más importantes de un ser humano: paciencia, tolerancia, confianza, respeto por si mismos y por los demás, pero sobre todo les han enseñado que sus sueños son tan grandes como sus alas, que con una sonrisa todo es mejor y que no hay nada más grande que el amor y la amistad.

Mi corazón estará inmensamente agradecido con ustedes siempre, no sólo los han preparado para el colegio, al cual irán el otro año, sino, los han preparado para toda la vida y mejor no sigo porque, para variar, voy a volver a llorar.

¡Infinitas gracias mi querido Happinest! y un agradecimiento especial a Lily, a nuestro ángel Mónica, a Lorena, a Mechita y Marisol por ser las mejores misses que mi hijo pudo tener. Gracias Alicia, Giovanna y Willy por tanto cariño y apoyo siempre. ¡Los quiero mucho!


También quiero darle las gracias a todas y cada una de las mamis del salón de Lu, mis queridas amigas, con las que he compartido tanto estos años y que de unos meses para acá, se han vuelto parte súper importante en mi vida ¡son increíbles! y gracias a sus pequeñines, la familia que mi hijo tiene la dicha de tener cerca, aquellos amigos invaluables que te da la infancia, seguiremos aprendiendo y creciendo todos juntos, porque sé que la amistad que ahora tenemos recién empieza y es de esas que son para toda la vida.

Finalmente, quiero darte las gracias a ti mi pequeño Luciano, por enseñarme a vivir, por ser mi más grande maestro y mi mejor ejemplo de amor, de felicidad y de inocencia.


Un beso,
Image and video hosting by TinyPic


5 tips para involucrar al hermano mayor con el bebé!

martes, 13 de diciembre de 2016



Hace unos días hemos cumplido 6 meses como una familia de 4 y haciendo un recuento del tiempo, tengo que decirles que han sido los meses más hermosos de toda mi vida, pero a su vez, han sido todo un desafío. Hemos pasado por un proceso de adaptación un poco lento, con altas y bajas, ha habido días llenos de amor y otros de un odio mal disimulado, totalmente natural e inofensivo claro, propio de las circunstancias, pero que muchas veces me sacaba de cuadro. Todos hemos tenido que adaptarnos al nuevo bebé, a las nuevas rutinas, pero si bien es cierto Luciano no es el único que experimenta cambios, si es el único que no sabe cómo canalizar sus emociones, ese torrente de sensaciones (algunas no muy agradables) que le genera el que de un momento a otro llegue alguien más a ocupar el "sitio privilegiado" del bebé de la casa, haciendo que se sienta desplazado.

Si me preguntan, después de estos 6 meses, qué ha sido lo más difícil de ser mamá de dos, les diría que para mí, ha sido el saber conciliar, permitir y dejar que las cosas fluyan, el no poder controlarlo todo. Me explico, me daba mucho miedo dejar que Luciano me ayude con Valentino a lo largo del día, me costaba involucrarlo más, no porque Lu sea malo y le vaya a hacer daño, sino simplemente, porque el también es pequeño, aún no mide su fuerza, no es consciente de lo que puede pasar, ni de los peligros y ese miedo, me tenía todo el tiempo atrás de el, repitiendo frases como: No agarres ahí, no le mojes la cara, no le hundas la mano, no lo golpees, no le jales el brazo, no saltes a su costado, cuidado con su cabeza, con esto o con aquello. Sabía que era muy intensa, que debía dejar que estén juntos, que aprendan a convivir, pero se me hacía muy difícil y no me daba cuenta que con esa actitud, lo que estaba logrando era que se agranden las distancias. Además, por otro lado quería que Luciano se sienta parte de esta nueva familia que éramos y no le estaba dando las herramientas para hacerlo, sino todo lo contrario. Así que tuve que aprender a soltar, a saber a qué decirle no y que otras cosas si podía dejar pasar, cuesta, pero poco a poco se puede. Por eso ahora quiero compartir con ustedes estos 5 tips que me ayudaron un montón a involucrar a Luciano con su hermano.
  1. Déjalo ayudarte  Déjalo decidir.  Me decían muy a menudo, deja que el hermano mayor te ayude con el bebé, que te pase el chupón, el biberón, el juguete, la ropa o ese tipo de cosas y cada vez que lo intentaba, terminaba con el chupón en su boca, tomando el biberón, tirándome el juguete por la cabeza a mi o al hermano y no me funcionaba. Además como ya les he dicho un poco más arriba, me daba miedo, así que opté por decirle a Luciano cosas como: ay Lu, mami ya se olvidó cómo entretener a un bebé, qué te parece si me ayudas a distraerlo mientras yo le cambio el pañal, si le cantas esa canción que tanto te gusta, fácil se calma o mejor le cuentas un cuento, ¿qué crees que podemos hacer? Más que dejarlo que me ayude, lo dejaba decidir qué hacer (o que crea que estaba decidiendo) hasta ahora me funciona, le doy dos opciones y el escoge una.  Eso lo hace sentir el hermano mayor, alguien muy importante y luego, lo felicito por su gran decisión y de lo importante que fue para mi su ayuda.
  2. Dile no a los dos por igual. Suena un poco loco no? porque el hijo menor no hace nada, pero como todo el día estamos diciéndole no al hermano mayor, esto hace que el vea que también a su hermano le dicen lo mismo, que no es el único. Ejemplo: Yo le doy un juguete de Luciano a Valentino y se lo mete a la boca, entonces le digo "no Valentino, los juguetes de tu hermano no van a la boca" y se lo cambio por un juguete suyo, instantáneamente veo que cambia la expresión en la cara de Lu y a veces me dice, mami pero déjalo jugar porque el no sabe hacer otra cosa que meterse todo a la boca ¡Ay Valentino! Y se ríe. Ahí se genera cierta complicidad, el defender al hermano hace que se sienta grande, que lo ha protegido, o que el le ha prestado porque sabe compartir, cosas así.
  3. Que jueguen juntos. Mis hijos se llevan 4 años exactos de diferencia y al principio pensaba que no habían muchos juegos que pudieran compartir a esta edad,  pero una amiga me dijo que siempre hay algo que los hermanos pueden hacer juntos y que yo tenía que descubrirlo y enseñarles que juntos se pueden divertir mucho, me puse a pensar y efectivamente los hay. Por ejemplo, yo me pongo a jugar con Luciano a la pelota, cargo a Valentino y pateo con el, corro con el y hago que él empuje la pelota con sus pies, si vieran las carcajadas que sueltan los dos. También me siento a leerles cuentos o incluso a jugar con los carritos, lo importante es tratar de hacer que el hermano mayor vea que podemos jugar todos juntos y cuando vea la cara de asombro con la que lo mira su hermano, va a querer estar todo el tiempo con el, se va a sentir, como lo que es, su héroe.
  4. Ventajas de ser el hermano mayor. Me di cuenta que Lu no encontraba las ventajas que todo el mundo le decía acerca de ser el hermano mayor, lo veía con actitudes de bebé como meterse el dedo a la boca, querer que le den de comer, que lo carguen en el supermercado y otras más, entonces me propuse hacérselas notar, que el viera que cada etapa es bonita y que disfrute ahora de ser el hermano mayor, así empecé a decirle por ejemplo: ¿Lu me acompañas a comer un helado? Vamos los dos, porque como valentino es bebé, no puede comer helados aún. O llegaba a la casa con un carrito y una sonaja, el carrito se lo daba a Luciano y le decía a Valentino, a ti te toca una sonaja porque aún eres bebé, cuando seas grande como Luciano, tendrás tu carrito también o cuando Valentino llora le digo, ay amor, no entiendo que quieres y le pregunto a Lu ¿qué querrá? a veces no le entiendo porque como no puede hablar aún, no puede decirme qué quiere, a ver probemos con la leche, tal vez tiene hambre. Trato de buscarle a todo lo que el puede hacer, una ventaja en comparación a ser bebé, así el ve que ser grande tiene muchos beneficios... ¡funciona y funciona mucho!
  5. Tiempo a solas. ¡Con cada uno de ellos!  Es muy importante, si aún el bebé es muy pequeño y no pueden salir mucho tiempo, hagan cosas solos en la casa, como una carpa con sábanas en la sala que haga las veces de guarida, váyanse de compras aunque sea a la panadería, saquen a pasear al perrito, cocinen juntos. Si disponen de un poco más, vayan al cine, a comer, o al parque, pero estén un tiempo a solas, que sienta que tiene su propio momento con mamá y papá y que no tiene que estar compartiéndolos todo el día.
Espero que les sirvan, a mi me ayudaron mucho con mis hijos. Lu se siente mucho mejor con respecto a Valentino, lo protege, lo cuida, le gusta estar con él, claro que muchas ¡muchas! veces al día igual tengo que estar pendiente de el porque le cae un lapo a Valentino a la primera que me volteo, o le jala el pie, o lo "besa" muy, muy "cariñoso" o incluso lo usa de almohada jajaja pero es parte de ser hermanos, es lo normal ¿o no? :)  Entendí que depende cómo vemos y tomemos nosotros la llegada del hermano a casa, será como ellos también lo vean, si nosotros nos sentimos apenados por ellos, porque se sienten tristes, porque las cosas han cambiado, ellos lo van a notar, tenemos que mostrarles que tener un hermano, por más caótico que sea, es algo súper bueno y que cada etapa, ya sea ser el hermano menor o el hermano mayor, tiene sus ventajas, no todos los días son los mejores amigos, no todos los días están de muy buen humor, hay avances y hay retrocesos, es una tarea constante, pero cada día, de todas maneras, es mejor :)

Compártanlo con quien crean que le puede ser útil y si tienen algún tip extra escríbanlo aquí por fa, así todas aprendemos un poquito más.

Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

¡Gracias a Rosa María Reyna Fotografía por la foto tan hermosa en la clínica! :)

Mi mejor mitad!

miércoles, 7 de diciembre de 2016


Hace 10 años...

Cuando te dicen que el amor aparece en el lugar menos indicado y en el momento que menos lo esperas, créeles, porque es totalmente cierto. Hace 10 años, lo recuerdo como si fuera ayer, me presentaba a una entrevista de trabajo, tenía 21 años y algunas ideas un poco locas en la cabeza, tipo que el Jefe de Recursos Humanos en las empresas, era el gordito bonachón que se llevaba bien con todo el mundo jajaja así que esperaba encontrar a uno así en su lugar. Llegué a la entrevista nerviosa, era una gran oportunidad para mi, me hicieron esperar, cosa que no me gusta mucho, porque la persona no estaba a la hora que habíamos acordado, después de algunos minutos se me acercó un chico flaco de sonrisa burlona y un tanto arrogante a hacerme algunas preguntas, respondí sin darle mucha importancia o interés, cuando terminó la entrevista me dio su tarjeta y ahí recién vi que él era la persona que me había citado, nada que ver con el gordito bonachón (al menos no en ese momento, ahora si está gordito jajajaja) salí pensando que era imposible que me dieran el trabajo. 

Pero, contrario a lo que yo pensaba, después de todo el proceso de selección, entré a trabajar y esperé nunca más escuchar su nombre ¡me caía antipatíquisimo el hombre! poco después dejé de trabajar ahí. Sin embargo, con alguna excusa, siempre me hablaba por teléfono, yo le colgaba, el insistía, quedábamos en vernos y le apagaba el celular hasta la siguiente semana, pero el parecía no entender el mensaje, después de varios meses de jugar al gato y al ratón, un día acepté salir con el, para que me deje de molestar, ¡si claro!. Yo de 21, el de 29 y bastaron sólo 60 minutos juntos, ¡sólo 60! para saber que era el, ese chico arrogante, la persona con la que yo quería compartir toda mi vida. 

Hoy, después de 10 años, 7 de matrimonio, 2 hijos, momentos buenos, no tan buenos, malos y muy malos, sólo puedo decir que lo elegiría otra y otra vez, que es mi complemento, mi cable a tierra, aquella persona que confía en mi incluso cuando ni yo misma lo hago, que me ha hecho llorar de risa muchas veces, que me ha levantado cuando me he caído y que me ha abrazado fuerte, cuando, en ese momento tal vez, sólo quería ahorcarme. Gruñón como el sólo, malhumorado, contestón, picón, así lo quiero y lo quiero a mi lado siempre. Hoy, este gordito bonachón, está de cumpleaños y sólo quiero decirle:

¡Gracias! Gracias por ser un mejor hombre cada día, por ser el gran padre que eres, por levantarte en la madrugada y estar a mi lado con los bebés, aunque al día siguiente tengas que trabajar, gracias por cambiar tu noticiero y tus programas favoritos por ver Disney Junior o Discovery Kids, gracias por secar mis lágrimas tantas veces, por ser mi aliento, mis fuerzas, mi apoyo, mi roca. Gracias por las veces que me dices mis verdades y no las escondes, ni las tapas, gracias por despertarme para ver aquella serie que teníamos pendiente en Netflix así corras el riesgo de ser asesinado en el camino, gracias por esas flores que traes escondidas en tu espalda, por mirarme como me miras cada día, a pesar de todos mis rollos, mis fantasmas, andar sin maquillaje, vestida peor que mi abuelita y con olor a leche y baba. Gracias por acompañarme en todas mis aventuras, por subirte siempre en mis locuras, por hacer que me crea que podemos conquistar el mundo. ¡Gracias por ser mi mejor mitad!

Y principalmente, gracias por enseñarme que el matrimonio no es un cuento de hadas, que requiere mucha paciencia, tolerancia, amor, que es necesario saber callar y escuchar (¡algo que aún no me sale muy bien!) que no siempre estaremos de acuerdo (y no está mal!) que hay muchas maneras de hacer las cosas, no siempre la nuestra es la mejor y que aunque hayan tiempos complicados, juntos lo podemos todo, tomados de la mano.

Feliz cumpleaños amor, que Dios te bendiga.
Te amo hasta el infinito y más allá.
¡Yo!

Hace unos días...


Image and video hosting by TinyPic