4 tips para elegir a los padrinos de bautizo!

jueves, 17 de noviembre de 2016



En un mes bautizaremos a Valentino y estoy muy feliz, para mi, el bautizo es un sacramento muy importante, que marca el inicio de nuestra vida con Dios y por ser algo tan especial, debemos asegurarnos de elegir muy bien a los padrinos, que cumplen un papel primordial en la vida de nuestros hijos, ya que serán quienes se hagan cargo de ellos si nosotros faltamos algún día, ¡esa es su función! ¿Se han puesto a pensar en eso alguna vez?  Yo tengo 4 ahijados a los que adoro con todo el corazón, pero tengo que admitir que la primera vez que entendí la responsabilidad que eso significaba, fue cuando tuve que escoger a los padrinos de mis hijos y ahora sé que hacerlo es, básicamente, tener en mis manos la oportunidad de escoger una segunda mamá y un segundo papá para mis hijos, así de importante es.

Por eso hoy quiero compartir con ustedes algunos de los factores que me ayudaron a elegir a los padrinos de mis hijos:

  • Que sea parte importante y fundamental de la familia. En mi caso, los padrinos de mis hijos son mis hermanos y los de mi esposo. Son personas que queremos mucho y a quienes les confiamos el cuidado de nuestros hijos a ojos cerrados. Aquí también se pueden considerar amigos, pero deben ser muy cercanos a la familia, de esos que son para toda la vida, dado el grado de responsabilidad.
  • Que estén presentes en la vida de tus hijos. Los padrinos deben tener un vínculo estrecho con sus ahijados, estar presentes en cada etapa de sus vidas, acompañarlos y guiarlos en su desarrollo personal y no sólo en los cumpleaños o en navidad. Hay muchos casos de niños que sólo han visto a sus padrinos el día de su bautizo (mi hermano por ejemplo) y crecen sin conocerlos o tener alguna relación con ellos y eso no debería ser así.
  • Que vayan en la misma dirección que tú. Es decir, que compartan los mismos valores que quieres transmitirles a tus hijos, que sean un buen modelo y ejemplo para ellos y si el bautizo es por la Iglesia Católica, es lógico que los padrinos compartan la misma religión y fe.
  • Evita escoger a los padrinos de tus hijos por moda, dinero, trabajo, porque son una celebridad, porque se resienten si no los eliges, porque es lo que toca u otros, ya que todos estos motivos no perduran en el tiempo y los únicos perjudicados serán, a la larga, los chicos. De igual manera, debes estar segura que los padrinos aceptan no por fuerza o compromiso, sino porque realmente se sienten honrados y felices de serlo.

Finalmente, la decisión de escoger a los padrinos, es sólo de papá y mamá, no permitas que nadie más opine o trate de decidir por ti, ya que los únicos que saben lo qué es mejor (o en este caso quienes son los mejores) para sus hijos, son los padres.

Ser padrino es amar a alguien que no es tuyo, pero a quien tu corazón pertenece.

Un beso, 
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic