¡Una estrella en el cielo!

martes, 4 de octubre de 2016



Esta semana ha estado cargada de emociones fuertes y de mucho aprendizaje. El martes pasado sonó mi celular como al medio día, era una conversación de Whatsapp del grupo de mamás del salón del nido de Luciano. Cuando empecé a leerlo no podía creer lo que decía, volví a hacerlo una y otra vez intentando descubrir que me había equivocado, tratando, mientras las lágrimas se me caían, de que todo fuera un error. Pero no lo era. La miss del salón de mi hijo había fallecido esa mañana, en un accidente en su casa y yo no podía creerlo, estaba en shock.

Salí del cuarto donde estaba con Luciano para que no me viera llorar, porque me sentía incapaz de mirarlo o hablar con él, caminé con un nudo en la garganta hasta la cocina a buscar un vaso con agua mientras me repetía a mí misma lo que había sucedido, sin poderlo siquiera asimilar. 

Todo ese día estuve ausente, no podía entender cómo era posible que una mujer tan maravillosa y tan llena de vida, se haya ido así de pronto, pensaba en sus 3 hijos, en su familia, en su esposo, en los niños del salón, pensaba en cómo lo tomarían y pensaba en mi hijo,  ¿Cómo le diría? ¿Qué es lo que debía decirle? ¿Por dónde empezar? ¿Hasta dónde debía saber?  Wow tantas preguntas, me sentía aturdida, nunca había hablado con el sobre la muerte, sabía que tenía que decirle la verdad, pero no sabía cómo hacerlo, sobre todo porque iba a ser un golpe fuerte para él y eso me daba miedo.

Mientras pensaba qué hacer, recordé que tenía el cuento Una estrella en el cielo de Cynthia De Macedo y Herlita Del Castillo, del que les hablé hace algún tiempo aquí y lo leí, primero sola, buscando un punto de partida, una especie de guía para hablar con mi hijo, ya que a mi nunca me ha gustado hablar de la muerte, es decir, por más que sea un tema natural, para mí siempre ha sido una especie de tabú, algo en lo que no me gustaba ni siquiera pensar y no tenía idea de cómo hablarle a Luciano sin que sienta mi angustia o sin ponerme a llorar al frente de él, pero una aprende a vencer sus propios miedos por sus hijos, ¿no?

Al día siguiente lo llamé, leímos juntos el cuento, hablamos un poco de las estrellitas del cielo, de que el amor que sentimos por las personas está en nuestro corazón, así como a Diosito que lo amamos aunque no lo veamos y le dije que su miss ahora era una estrellita, que lo cuidaría y acompañaría desde arriba, mire como su carita cambiaba y no pude evitarlo, lloré, nos abrazamos fuerte, me preguntó qué había pasado y le expliqué, luego le pregunté cómo se sentía, qué pensaba, si me entendía y me dijo, "estoy bien mami, no llores, si está en el cielo”.  En ese momento el corazón se me hizo una pasa, entendí que somos nosotros los que tenemos tanto que aprender de los niños, de su manera de ver la vida, de su bondad, para ellos es más fácil entender las cosas que para nosotros, están libres de prejuicios, de temores, de angustias, se adaptan mucho más rápido a los cambios y viven el amor de una manera más grande, más pura, más real. 

Sin embargo, me preocupaba que no llorara, pensé que tal vez no me había entendido y me asusté, pero me dijeron que es normal, que a veces pasa, ya luego de unas horas, se me acercó y me dijo si podíamos rezarle al Señor de los Milagros por su miss y cada día que regresa del nido me dice que la extraña, yo lo escucho, conversamos de ella un rato, me pregunta algunas cosas y luego le manda un beso al cielo y sigue jugando, mientras tanto, yo sigo aprendiendo de el cada día.

Esta semana fue complicada para mi, me costó estar tranquila para hablar con el, fueron momentos difíciles y por eso quiero compartir con ustedes algunos de los consejos que me dieron y que junto con las recomendaciones del cuento, me ayudaron para hablar con Lu y que lo tome de la mejor manera posible:
  • Prepararlos antes, hablar de las estrellas, a donde van las personas que ya no están aquí, que tenemos un lugar en nuestro corazón siempre para ellas, que nos acompañarán a donde vayamos, contarles de nuestras estrellas también, etc.
  • Decirles la verdad, ya que el decirles que se fue de viaje o que ya va a regresar pronto, es peor, les evita un dolor momentáneo, pero a la larga les duele más porque se quedan esperando que vuelvan (los niños no olvidan) y el que no regrese les causa angustia, miedo y hasta desilusión (lo digo por experiencia propia) 
  • Agregar la palabra muy a la hora de explicarles la causa de la muerte, en este caso, fue a raíz de un golpe, así que le dije que el golpe había sido muy, muy fuerte y se deben evitar comentarios como que la persona murió porque estaba enferma o se quedó dormida ya que eso puede generar angustia en los niños cuando se enferman ellos o alguien a quien quieren mucho.
  • Yo tenía miedo de llorar al frente de el, pero me dijeron que eso es bueno, porque ellos ven que está bien expresar sus emociones, que está bien llorar cuando algo nos duele y así también se sentirán libres de demostrar y/o hablar acerca de sus sentimientos.
  • Cada vez que nos pregunte sobre la muerte de esa persona, debemos volver a explicarles todo, sin huir o querer cambiar de tema, puesto que para los niños aún el concepto de la muerte no es muy claro y después de algún tiempo pueden sentir más su ausencia.
  • Dejarlos expresar sus emociones, evitar decirles que no hay que llorar - o molestarse - porque eso pone triste a la persona que se fue, ya que eso hará que se repriman y que no suelten o afronten la situación. 
  • Entender que la muerte, por más dolorosa que sea, es algo natural, algo que forma parte de la vida, verlo de esa manera nos ayuda a poder transmitirles a ellos el mismo mensaje.

Espero que les sirva la información, la compartan con quien crean que le pueda ser útil y les recomiendo tener el cuento consigo, uno nunca sabe cuando lo va a necesitar y a nosotros, particularmente, nos ayudó un montón, Lu se identificó con la protagonista y con sus emociones y luego estuvo mucho más abierto a hablar del tema.

Si tienen algo más que quieran agregar por favor, háganlo.

Imagen del Fanpage del Cuento Una estrella en el cielo

Un beso,
¡Los quiero mucho!

Image and video hosting by TinyPic


Fuente de Imagen 1_ Extraída de Pinterest