Mis básicos de lactancia

miércoles, 31 de agosto de 2016



Esto de la lactancia es todo un mundo que no conocía y que estoy disfrutando al máximo, a pesar de las largas noches sin dormir, de lo difícil que fue al principio (puedes leer sobre mi experiencia de lactancia aquí) de las ojeras que me hacen parecer un panda y del mal humor cuando tengo que levantarme en las mañanas - ¡lo confieso, soy culpable y muy renegona! jajaja - me cuesta mucho despertarme temprano, aún así ¡me encanta dar de lactar! y no lo cambiaría por nada del mundo.

Y además, es mostro porque, hoy por hoy, hay un montón de cosas que nos ayudan a tener una lactancia exitosa, tranquila y feliz, lo que nos permite a nosotras y al bebé disfrutar de esta etapa en cualquier lugar y a cualquier hora ¡cómo debería ser!

El otro día me llamó una amiga que acaba de dar a luz, a preguntarme por la ropa de lactancia y otras cosas más y me dio la idea de escribir este post, ya que al igual que ella, yo tampoco sabía al principio y puede ser que de paso te sirva a ti también (o conozcas a alguien que le pueda servir) así que aquí van mis básicos:

- Ropa de lactancia: ¡Un éxito! Para poder dar la teta en cualquier momento y lugar, debemos estar preparadas y sobre todo sentirnos cómodas. La ropa de lactancia, a diferencia de la ropa del día a día, tiene una abertura en la parte del pecho, cubierta por un top que va encima, lo que te permite sacar el busto sin que éste se note y tu hijo pueda lactar tranquilo. (Ojo, no quiere decir que tengamos que taparnos, eso depende de cada mamá, a mi particularmente me da roche que se me vea la teta, así que esta ropa me cae a pelo) El otro día estaba caminando por un centro comercial y nadie se enteró que mi hijo estaba tomando leche mua ja ja…  Mi marca favorita es Mamá au Lait, tienen vestidos largos y cortos (como el de la foto de arriba), polos, blusas y pijamas, todo súper cómodo y con colores / diseños muy lindos y juveniles. Además puedes comprar online y te los llevan a casa ;)


Esta es la abertura, súper práctica.

Valentino tomando su leche feliz
- Sostenes de lactancia: ¡Indispensables! Pero hay que saber elegirlos, porque el seno está tan sensible en esta etapa que un mal brassier nos podría causar dolor o irritación.  Los más cómodos son los que no tienen broches, ni fierritos, son llanos, se ajustan a tu cuerpo – perfecto para cuando nos crecen los senos por la leche – y además, como son para lactancia, es importante que den el soporte y firmeza que necesitamos en ese momento.  Yo uso los de B´C´xy Lencería Maternal, una marca muy femenina, con diseños y colores pensados en nosotras, para seguir viéndonos (y sintiéndonos) sexys en esta etapa tan linda pero llena de cambios y altibajos emocionales. Tienen sostenes tipo tops, son mis favoritos, ¡los amo! y halters, además de pijamas y camisones de algodón. También hacen delivery.

Estos son los tops

Los uso desde que estaba embarazada :)


- Crema de lanolina: ¡Es la voz! Los primeros días, mientras que el bebé agarra bien el pecho, puede hacernos pequeñas grietas (o heridas) y sino las curamos se pueden complicar y hasta obstruir el conducto por el que fluye la leche, así que lo mejor es combatirlas desde el principio. ¡Yo no sabía de su existencia! Me enteré dos semanas después de que nació Valentino cuando le conté a una amiga que tenía los pezones agrietados, muy adoloridos y que no podía darle el pecho y tenía que sacarme la leche, ahí fue que ella me recomendó la crema de Medela y me fue excelente. ¡Totalmente recomendada! Al día siguiente que empecé a usarla ya mis pezones estaban mejor, las heridas no me dolían tanto y pude volver a darle el pecho directamente ;) ahora voy con ella de arriba a abajo. Un tip que me enseñaron, es aplicarla mezclada con gotitas de leche materna, para que regenere la piel dañada más rápido.

- Extractor de leche: Si, sabemos que lo mejor tanto para el bebé como para la mamá, es que el bebé succione directamente, ya que eso estimulará y mejorará la producción de leche, pero a veces hay momentos en los que necesitaremos un extractor. Por ejemplo, a mi me pasa que en la mañanita es cuando más leche me sale, pueden salirme entre 8 y 10 onzas y si lo pongo al pecho se las toma toditas y luego está con cólicos porque ¡comió mucho!.  Así que mejor me la saco y le doy sólo lo que le toca tomar, además así también puedo congelar o guardar y vaya que sirve tener un banco de leche para cualquier ocasión que tengamos que salir sin el bebé y nos demoremos, siempre es mejor prevenir y asegurarle su leche. También es importante para las mamás que van a regresar a trabajar después de la licencia, ya que así pueden seguir con la lactancia en la oficina y asegurarle la leche por más tiempo. Yo uso el extractor eléctrico doble de Ameda, es muy bueno, sólo demoro de 15 a 20 minutos, viene con un botón para regular la intensidad, un maletín para transportarlo y hielos para preservar la leche mientras estamos fuera, es súper práctico y está a muy buen precio.



- Bolsas para almacenar la leche materna: Dicho el punto anterior, estas son indispensables, vienen en diferentes presentaciones (25, 50, 100) y tienen un espacio para que podamos rotularlas, es decir colocar el día, hora y cantidad para que de acuerdo a eso podamos clasificarlas y usarlas por orden. Se pueden almacenar 6 onzas aprox, por bolsita (varía dependiendo la marca), están esterilizadas, son herméticas, se paran solitas, no ocupan mucho espacio y descongelarlas es muy sencillo, se pasan primero a la refrigeradora unas horas antes y luego se vierte el contenido en el biberón (la mayoría de bolsitas tienen piquito vertedor) y se calienta con normalidad, a baño maría. Yo uso las de Lactybag. son muy amigables.




Me preguntan mucho sobre qué hago o qué tomo para tener más leche y mi respuesta siempre es la misma: agua, ¡mucha agua!, me tomo entre 4 y 6 litros de agua al día. Sin embargo, pienso que aparte de eso hay muchos factores que pueden influir, como saber que toda mujer es capaz de producir leche, sin importar el tamaño de los senos, el tipo de parto, la edad o incluso, lo que toma. Además, recordar que la succión del bebé (o del extractor) es fundamental, por eso es importante darle leche al bebé a libre demanda, ya que así tomemos lo que tomemos si el bebé no succiona no vamos a tener leche. 



También influyen nuestras creencias, antiguamente las abuelitas preparaban mates para lactancia y funcionaban muy bien, ya que se creía en su efectividad y el creer en algo, hace que funcione, nuestra mente es muy poderosa, no se olviden de eso. A mi me pasó que hace poco sentí un bajón de leche, no me salía la cantidad necesaria y sentía que Valentino se quedaba con hambre y justo me llegó una cajita del Té de Lactancia de 9 meses (anis, hinojo, toronjil y cáscara de cacao)  y el resultado fue casi inmediato, se me llenaron los pechos (¡literalmente!) y Valentino dejó de quejarse a la hora de tomar leche. Yo creí en eso, me tranquilicé y me funcionó de maravilla, es por eso que ahora lo recomiendo.  Jenn escribió un post buenazo sobre eso hace poco, pueden leerlo aquí.




Espero que les sirvan mis básicos, si tienen algún dato adicional please compártanlo aquí, para que la lista vaya creciendo y todas aprendamos un poco más. ¡Feliz lactancia! :) Confíen en ustedes y disfruten, déjense llevar por esos maravillosos momentos juntos, donde a tan sólo algunos centímetros de distancia, podemos vernos, apachurrarnos y comunicarnos sin decir una sola palabra.

Un beso, 
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Dato: La leche a temperatura ambiente dura 2 horas, en la refri puede durar máximo 4 días, mientras que en la congeladora dura entre 4 y 6 meses.

AyMamá en Mamma Tomato + Concurso

miércoles, 24 de agosto de 2016




Mi esposo y yo somos amantes de la comida italiana, ¡nos encanta! hace un tiempo atrás descubrimos Mamma Tomato, el primer Pizza Lounge de Perú y nos volvimos “caseritos” para que se hagan una idea, nosotros vivimos en Surco y nos íbamos hasta San Miguel, pero felizmente abrieron un local en Surco también y estamos más que felices, porque aparte de que se come buenazo (muy pocos lugares en Lima utilizan ingredientes italianos) el ambiente es bastante acogedor y cálido.

Se presta mucho para desconectarte un poco del día a día y volverte a conectar con  tus amigos o con la familia, disfrutar de buena música, buena atención, con una carta variada. Toda la comida es italiana como les comenté, las lasañas y las pizzas son muy ricas – hay vegetarianas -  y los tragos ni que decir ¡son buenazos!  Cuando vayan, prueben el Di Mamma Cocktail, es mi favorito y les juro que es lo máximo, a base de vodka, mermelada de rocoto y fresa, les va a encantar, pero si no quieren alcohol, las sodas son deliciosas, un sparkling de mango heladito probar tú debes! ;) Ah! y si se animan por las pizzas y no saben cuál elegir, la Jurasicca es la voz, tiene jamón inglés, tocino, pollo y cebolla confitada :) ñaami!


Di Mamma Cocktail (¡D e l i c i o s o!)

y llegó la pizza! :)

Pizza mitad Jurassica y mitad Abrazote... maaaa buena!


Y como sé que ya los antojé, no los quiero dejar con las ganas y les tengo una sorpresa:
  • Una cena para 2 en el local de Surco o San Miguel, que incluye: 1 Entrada Focaccia especial + 2 platos de fondo + 2 copas de vino. 
  • Y sólo para los que viven en Surco un DELIVERY GRATIS para que prueben su nuevo Goodlivery (yo lo probé la semana pasada, pueden ver el video en mi Instagram, y fue toda una experiencia, 10 puntos!!) que incluye: 1 pizza grande del sabor que elijan y 2 bebidas.

Cómo participar:
  1. Darle like a Mamma Tomato <aquí>.
  2. Seguirme en Instagram <aquí> o Twitter <aquí>
  3. Compartir este post en tu muro, en modo público. (Importante para poder verificarlo!)
  4. Dejarme un comentario etiquetando a dos amigos, con los Ht: #ExperienciaMammaTomato y #AyMamá
  5. Los que viven en Surco deben enviarme vía inbox sus datos personales y dirección donde llegaría el delivery.  **Repito - este paso es sólo para los que viven en Surco.

El sorteo va desde hoy 24 hasta el miércoles 31!

¡Buona Fortuna! :)


Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

8va Conferencia TDAH: Aprender a Educar

viernes, 19 de agosto de 2016





El TDAH es un Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, de carácter neurobiológico originado en la infancia y es más común de lo que muchos pensamos. Sin embargo, la falta de información y atención sobre el mismo, hace que no sepamos cómo actuar frente a él y eso tiene consecuencias directas sobre los niños que lo padecen y su familia. 

Es por eso que, este 3 de septiembre APDA - Asociación Peruana de Déficit de Atención brindará la 8va Conferencia TDAH: Aprender a Educar, la cual contará con expertos en el tema, quienes nos orientarán un poco más desde el coaching educativo. 

La cita será en el Auditorio del Colegio Pestalozzi, a las 8:30 am. El costo es de S/. 120.00 soles. 
Para mayor información y/o inscripciones pueden comunicarse a los teléfonos: 9939-79776 y 99755-4209 o al e-mail apda@deficitdeatencionperu.com

Lineas abajo encontrarán la información sobre el programa y los expositores. 











Mejorar la autoestima, relaciones sociales / familiares y el rendimiento académico de los niños con TDAH es tarea de todos nosotros, no te pierdas esta gran oportunidad para aprender a hacerlo. ¡Nuestros niños lo merecen!


Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Pastel de acelga

miércoles, 17 de agosto de 2016




A mi esposo le encanta el pastel de acelga, es de sus favoritos y admito que como a mi no me gusta la acelga nunca lo había preparado (¡qué mala soy! jajaja)  pero hace unos días cumplimos 10 años de estar juntos y así como un mensaje subliminal, mi casera del mercado me dijo ¿quiere acelga caserita? y la compré casi sin pensarlo mucho (para no tener tiempo de arrepentirme jeje).  Regresé a casa con un montón de acelga en la bolsa, sin saber cómo prepararla -  ni siquiera tenía la receta - pero ya con muchas ganas de sorprender a César.

Busqué entre mis libros de cocina y encontré una que no parecía tan difícil, al contrario, era como para dummies, precisa para mi jajaja - sólo le cambié una cosita, gracias al tip de Karen Lema de La Espátula Verde - ¿la siguen? se las recomiendo, tiene unas recetas ¡buenísimas! - ella me comentó que cambiando la manteca por mantequilla la masa quedaría más suave, no tan firme y dura como si usáramos manteca, pero igual de rica y ¡tuvo toda la razón! la masa quedó deliciosa, así que ya saben...  :)

Aquí les dejo la receta:

Masa:
600 grs de harina (yo usé sin preparar y quedó muy bien)
1/2 kilo de mantequilla.
2 yemas.
1/2 taza de leche (y un poquito más)
1 cdta. de sal.
1 cdta de azúcar.

Relleno
3 tazas de acelga sancochada y picada.
2 cebollas picadas.
Sal y pimienta al gusto.
1 taza de salsa blanca (espesa)
3 huevos enteros.
4 cdas. de queso parmesano.
4 cdas. de pan rallado.
Extra: 5 huevos crudos (reservar estos para el final, se usarán en el molde)

¡Manos a la obra!

Para la masa: Poner la harina en un tazón, mezclar con la mantequilla hasta que tenga consistencia, luego agregar la leche con las yemas, la sal y el azúcar. Amasar hasta que no se pegue en las manos, poner en una bolsita y reservar en la refri por un rato.







Para el relleno: En una sartén freír la cebolla picada hasta que esté transparente (apagar el fuego) agregar la acelga picada (previamente sancochada y escurrida) la salsa blanca, los huevos, el queso parmesano y el  pan rallado, remover y reservar.



Para el armado: Sacar de la refri la masa, separarla en dos, espolvorear harina y estirar una primera mitad con la ayuda de un rodillo y cubrir los bordes y el fondo del molde - yo usé uno de pyrex para pie - vaciar el relleno y hacer 5 huecos en el, para colocar los huevos crudos que reservamos para el final. 




Estirar la segunda mitad de la masa y cortar tiras de 1 ctm cada una y colocarlas encima del pastel haciendo un enrejado (se colocan intercalando una de otra para arriba y para abajo) y se lleva al horno a una temperatura aproximada de 180° C, mi horno demoró casi una hora, pero eso depende de la potencia del horno, probar a los 45 minutos y listo ¡es todo! =) 




Es un pastel fácil de preparar, me encanta porque se puede hacer hacer con los chicos como ven, Luciano se divirtió un montón amasando, además es económico y muy rico, hasta yo terminé comiéndolo y mi esposo ni qué decir, se lo devoró en un ratito :D 

Espero que se animen a prepararlo por casa y ¡manden fotitos! :)

Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Caries dental en dientes de leche

miércoles, 10 de agosto de 2016




Hoy continuamos con nuestros post odontológicos y tocaremos el tema de caries dental. Por definición, esta es la destrucción total o parcial de los tejidos dentarios, causada por los ácidos producidos por los restos alimenticios en la boca y por las bacterias que en ella habitan.

La caries dental se puede dar por muchos factores, como nuestros hábitos alimenticios, mala o regular higiene bucal, enfermedades preexistentes (como es el caso de los asmáticos que usan inhaladores constantemente), pacientes que padecen de xerostomía (que es la poca secreción de la saliva por las glándulas), entre otros.

Estas se pueden presentar en niños o en adultos y no hay que darle menos importancia a la de los dientes deciduos (dientes de leche en los niños), les comento esto porque tengo muchas pacientes que creen que como son dientes que se van a caer, no hay problema con que se llenen de caries y luego tener que extraerlos. Sin embargo, estos dientes cumplen con una función muy importante que es la de guardar el espacio correspondiente para los dientes que erupcionarán después y que esto nos evite apiñamientos o mal posición dental a futuro.

Para prevenir estas caries, lo primero que debemos hacer es:
  1. Cepillarnos los dientes, hasta tres veces al día.
  2. Evitar comer golosinas en exceso, alimentos duros o pegajosos.
  3. Pasar por una revisión periódica, cada seis meses o una vez al año para evitar que éstas se contagien, ya que la caries es una enfermedad infecciosa y de no ser tratada a tiempo, puede generar problemas más serios en el desarrollo de los dientes definitivos de los niños. 
Recuerden que es muy importante crear un buen hábito alimenticio en las personas desde pequeñas, esto no sólo evitará que una caries que puede ser incipiente, desencadene en una muy profunda que necesite de un tratamiento mayor a una simple curación, sino también, hará que el niño le pierda el miedo al dentista y que tenga una buena salud bucal.

Espero que esta información les sea de mucha utilidad, cualquier consulta que tengan, estoy para servirles.

Dra. Tatiana Schmiel
Cirujano Dentista
COP 21600
Especialidades Odontológicas Perú
981 494 628
Magister en Estomatología
Visítanos en: www.espeodontoperu.com
Síguenos en Facebook: Especialidades Odontológicas Perú.



¡Gracias Tatiana por tu valioso aporte al blog! 

¡Chicas! si tienen alguna consulta, o quieren que Tatiana hable sobre algún tema en particular, escríbannos para que ella pueda absolver todas sus dudas.

Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Fuente imagen: Crecer Feliz: http://www.crecerfeliz.es/

¡Bendita lactancia!

miércoles, 3 de agosto de 2016




Entré a mi habitación, luego de la operación, a la 1 de la tarde y a los 10 minutos siguientes tenía a mi hijo en brazos devorándose las gotitas de calostro que salían de mi pecho inexperto, mientras yo tenía una mezcla de felicidad y angustia. ¡Nunca había dado de lactar así, pecho a pecho! Ni siquiera sabía cómo sostenerlo, y eso que ¡es mi segundo hijo! (Puedes leer mi historia de lactancia con mi primer hijo aquí!)

Lo veía ahí prendido de mí y yo sin saber qué hacer, salvo por lo que me había dicho la enfermera: “15 minutos en cada seno, que agarre el pezón más areola, colocado barriga contra barriga para asegurar la toma”. Me moría de miedo, no sabía si lo estaba haciendo bien, si se había agarrado, si me estaba saliendo leche o si lo poco que me salía lo alimentaba, me sentía perdida, confundida.

Y además, estaba agotada. Habían pasado 3 días, él tomaba aproximadamente cada dos horas en el día y en la noche lo hacía cada 30 minutos. Definitivamente, eso de la lactancia no era como lo había imaginado, no señores, no estaba en una mecedora cantándole canciones de cuna y sosteniendo su mano. ¡Estaba agotada!, sudorosa, los pechos me dolían terriblemente, tenía el pezón lleno de heridas, no soportaba ni el roce de la ropa, no había dormido casi nada en todos esos días, sumado al dolor de la cesárea, me daban ganas de tirar la toalla y dejarlo todo ahí mismo, no quería pensar que dentro de algunos minutos todo volvería a empezar.

La última noche en la clínica, solicité que le dieran fórmula, shhh que nadie se entere: ¡necesitaba descansar!, me ofrecieron un extractor y brinqué de alegría ¡lo admito!. Se llevaron a mi hijo a la sala de neonatología y yo me sacaba la leche que las enfermeras le daban, así pude dormir al menos 3 horas seguidas (un gran logro a esas alturas). Al día siguiente regresé a mi casa y compré una lata pequeña de fórmula, no sabía cómo me iría y necesitaba la tranquilidad de saber que mi hijo no se moriría de hambre. 

Ya en casa, noté que me estaba saliendo algo de leche, que estaba produciendo más y recordé que siempre me habían dicho que a mayor succión, mayor producción e intenté darle nuevamente la teta, al principio alternaba una toma de pecho, con una del extractor y una de fórmula en la madrugada. 

Conforme los días pasaron, iba reduciendo las tomas de biberón y dejando de lado el extractor y la fórmula e iba, sin darme cuenta, deseando tenerlo en mi pecho otra vez, esos momentos pasaron a ser sólo de los dos y de nadie más, lo sentía tan frágil, tan necesitado de mí, podía ver cómo mi pecho calmaba su llanto, instantáneamente, cualquiera fuera su naturaleza y yo iba mejorando mi estado de ánimo, mi depresión iba desapareciendo también, fue ahí que empecé a notar que de la misma manera en que yo alimentaba su cuerpo, el alimentaba mi alma, me llenaba de vida, de alegría, me permitió conectarme nuevamente conmigo misma, con mi cuerpo, con nuestra nueva vida, me sentía poderosa. :)

Pero las grietas y el dolor seguían ahí, una amiga me recomendó usar una crema de lanolina (fue mi salvación, ¡buenaza!) para regenerar la piel y eso me ayudó mucho, ahora, un mes y medio después, ya casi han desaparecido por completo. Si bien es cierto, el cansancio aún continúa y hay noches en las que quisiera obviar esas tomas, ahora disfruto mucho de cada teta y sé que es una tarea diaria, es decir, que cada día se avanza un poco más, se gana más práctica, más confianza, se vencen los miedos y comprendes que el amamantar a un hijo es un privilegio, un regalo, un acto de amor. Ahora siento que él no me ve como su mamá, sino como una teta gigante jajajaja, cada vez que lo cargo busca mi teta desesperado y si no quiere tomarla en ese momento, se arrecuesta sobre ella y descansa tranquilo, seguro.

Es por eso que quiero que sepas, por si estás pasando por esto, algunas de las cosas que yo aprendí; que el dolor, la frustración y el miedo, pasan con los días, que te vuelves experta al poco tiempo, que todas tenemos leche ¡todas! sin importar el tamaño de los senos, el tipo de parto, la forma del pezón, basta con tenernos paciencia y que si bien la lactancia es sacrificada, es una experiencia hermosa que, en mi opinión, deberías darte la oportunidad de vivir, pero con mucho cuidado, porque te juro que ¡es adictiva! :)

¡Feliz Semana Mundial de la Lactancia Materna! y ¡Qué viva la teta! :)


Un beso,
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Fuente de Imagen: www.maternidadfacil.com