Budín de pan

viernes, 3 de junio de 2016




Desde que salí embarazada nuevamente, he entrado a la cocina a preparar postres sólo unas cuantas veces (bien contaditas), no me provocaba hacerlo, hasta que hace unos días, de la nada, me vino un antojo tremendo de budín de pan, uno de mis postres favoritos de niña  y que me trae hermosos recuerdos de mi abue, pero no quería ir a comprarlo, quería prepararlo yo, como lo hacía ella. Aunque dudé un montón, porque suponía que debía ser difícil. Así que, recién, después de pensarlo mucho, me animé a intentarlo, busqué en un libro de repostería antigua, de esos de las abuelitas, que ya las hojas están desgastadas y a las justas se puede leer bien (para mí los mejores, ¡de lejos!) y encontré 2 recetas de budín, como no sabía por cual decidirme las mezclé ¡y no saben lo rico que quedó! y, para sorpresa mía, ¡lo fácil que es!.. perfecto para hacerlo con los chicos en casa.

Sin más preámbulos... ¡Empecemos! =)

 ¿Qué necesitamos?

Para el budín
10 Panes aproximadamente (OJO: El ingrediente principal es el pan y debe ser pasado para que quede mucho más sabroso, si no tienen, en algunas panaderías lo venden también)
1 litro de leche. 
250 grs. de azúcar.
4 huevos.
1 cda de vainilla.
1 cda de ralladura de limón.
1 pizca de canela en polvo.
Opcional: Pasas.
Para el caramelo
1 taza de azúcar.

¡MANOS A LA OBRA!

Preparando el budín
Cortar el pan en trozos pequeños y mezclarlo con la mitad de la leche (que esté tibia) para que vaya remojando, si ven que aún está un poco seco, le agregan un poquito más de leche, hasta que se deshaga – pueden ayudarlo aplastándolo con las manos o con una espátula.



En un tazón aparte, mezclar la otra mitad de leche con el azúcar, la vainilla, la ralladura de limón, la canela y los huevos ligeramente batidos, luego incorporarlo al pan remojado y dejar reposar unos minutos. Verter sobre el molde previamente acaramelado** y llevar al horno en baño maría, a una temperatura de 180°, por una hora más o menos – dependiendo la potencia del horno y a esperar! :)




¿Cómo sabemos si ya está listo? Haciendo la prueba del palito, no tiene que salir muy seco, pero tampoco muuuy mojado, es mínimo. Yo al principio me asusté porque parecía estar crudo aún, pero luego me enteré que seca más conforme va enfriando. Una vez que ya está listo, lo apagamos, y lo sacamos del horno. ¡Es necesario dejarlo enfriar por lo menos 2 horas! (yo lo dejé de un día para el otro y fue lo mejor, porque los ingredientes terminan de integrarse)

¿Cómo lo desmoldamos? Sumergimos el molde en una bandeja con agua caliente para suavizar el caramelo, apartamos los bordes del molde con un cuchillo, colocamos un plato encima y lo volteamos, le damos un par de toquecitos al molde y listo! J



** Preparando el caramelo
En una ollita o algún recipiente resistente al calor, preparar el caramelo, agregando poco a poco el azúcar hasta que se derrita y tome un color dorado (debemos ir removiendo para evitar que se queme o endurezca). Vaciar el caramelo a la base del molde y dejar enfriar unos segundos.  (Si gustan pueden bañar todo el molde de caramelo, aunque para mi gusto queda demasiado dulce, pero depende de cada uno)




¡Es todo! Queda buenazo, es rápido, fácil, se puede enviar en la lonchera o comer en el lonchecito con una tacita de café ;) 
Espero que se animen a prepararlo por casa, ¡me cuentan! 

Un beso, 
¡Las quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Pd: No se asusten si ven que el pan no se ha desintegrado por completo a la hora de ponerlo al horno, ya que termina de hacerlo mientras se cocina.