¡La recta final del embarazo!

martes, 17 de mayo de 2016




Ya pasé la semana 36 y la mayoría de cosas que estoy viviendo ahorita, no las he vivido antes con Luciano, que nació en la semana 35 y además, con quien no tenía la panza que tengo ahora, ni todos los kilos extra. Estos últimos días me he sentido cansada y muy lenta, estoy segura que si hago una carrera con un caracol ¡me gana! Qué bárbaro, me siento pesada para caminar, tengo que coordinar muy bien cada paso que doy y cosas que antes eran normales como ponerme los zapatos, amarrarme los pasadores, depilarme o cortarme las uñas se han convertido en un deporte de aventura para mí, una excursión a lo imposible que hace que me sienta completamente inútil.

La dulce espera está dejando de ser tan dulce que digamos, conforme van pasando los días, el calor y el frío se pelean por ocupar un lugar en mi cama ¡al mismo tiempo! Es una locura, en un minuto estoy a punto de quitarme toda la ropa y al siguiente estoy tapada hasta el cuello y deseando una manta adicional.  Duermo entre calambres, cosquilleos en las piernas,  mil y una idas al baño, cambios de postura - que no alivian mucho a decir verdad y me mantienen despierta por un largo rato - almohadas entre las piernas y tratando de esquivar los movimientos de karateca del bebé a mitad de la noche, cuando por fin, me vuelvo a dormir, en el pequeño espacio de la cama que me dejan mi esposo y mi hijo.

Mis senos están más sensibles de lo normal, hasta el roce del sostén hace que me duelan. Sumado a los dolores en la espalda baja que se hacen cada vez más continuos e intensos, los 13 kilos que he aumentado me deben estar jugando una mala pasada, me cuesta estar derecha, siento que me he encorvado mucho en este embarazo, me duele el cuello y un par de veces se me han hinchado los pies - dicen que es retención de líquidos y que contrario a lo que muchos piensan, es cuando más líquidos debemos de tomar y a decir verdad, es cierto.

Algunas comidas me generan acidez, pensé que era sólo al principio del embarazo, pero también se da al final y dice el doctor que es normal. Aún me faltan 4 semanas más, si no se adelanta - lo cual espero que no haga - y si bien es cierto, me encanta ver mi panza así de grandota, disfruto mucho de estar embarazada y no he tenido muchos síntomas en este embarazo, estas últimas semanas sí que están siendo caóticas, tanto que me pregunto  ¿a dónde se fue la dulce espera? jajaja...

¿Alguien más en las mismas que yo? ¡Díganme que si por favor, para no sentirme tan loca!

 Un beso, 
¡Las quiero!


Image and video hosting by TinyPic