¡La llegada del hermanito!

martes, 15 de marzo de 2016



Ayer cumplimos 6 meses de embarazo, ¡wow! siento que se ha pasado muy rápido, cada vez falta menos tiempo para que nazca Valentino y aunque parece que Luciano lo está llevando muy bien, habla con mi panza, separa algunas de sus cosas para su hermanito (sin que nadie le diga) o lo incluye en sus “planes” a futuro, últimamente he notado ciertas actitudes que me hacen pensar que no la tiene tan clara.  Su comportamiento ha cambiado un poco, está más pegado a mí de lo que era normalmente, (¡y eso que ya lo era bastante!) no quiere ir a ningún lado si yo no voy,  llora desconsoladamente cuando tengo que salir y a veces lo hace sin motivo alguno, sin poderme explicar qué es lo que le está pasando. Lo he sentido confundido, no sé si celoso sea la palabra adecuada, pero si confundido, como que no entiende muy bien qué es lo que está sintiendo ni por qué y eso lo irrita.

Por mi lado, me angustiaba pensar que su comportamiento era producto de algo que yo estaba haciendo o diciendo y trataba de no tocar mucho el tema del bebé delante de él, no sabía muy bien cómo actuar, sumado a que tenía muchos sentimientos de culpa. Necesitaba conversar con alguien que me ayudara a entender todo. Así que me reuní con Mafe y Lara de Psicólogas SOS y me dieron una serie de tips buenazos que me sirvieron para manejar mejor esta etapa, comprender más a Lu y estar tranquila (lo cual es clave para todo lo que se viene!)

Lo primero es saber que para ellos pasar a ser el hermano mayor no es nada fácil, ya que de un momento a otro todo su mundo, su tranquilidad, su espacio, la atención de sus padres, ¡cambia!. El sentirse obligado a estar feliz o emocionado, les puede generar ansiedad, desconcierto, enojo y es algo normal,  que puede venir acompañado de retrocesos y cambios en el comportamiento del niño. Tiene muchas emociones que comprender y controlar, para lo cual, necesitan de toda nuestra ayuda y... ¿qué podemos hacer?

  • Hablar con nuestros hijos de manera clara. Ellos entienden todo y es mejor que nosotros hablemos con ellos y no los dejemos interpretar (a su manera) lo que está pasando, y no sólo cuando se sientan mal sino en cualquier momento. Hay que explicarles que esto es temporal, que el cansancio, la panza, los malestares y las cosas que no podemos hacer ahorita (como cargarlos, si es el caso) van a pasar y que cuando ese momento llegue, volveremos a ser las mismas mamis de antes. Para eso podemos ayudarnos con cuentos, dibujos, fotos o simplemente teniendo una conversación juntos.
  • Poner en palabras sus sentimientos. En el mismo momento en que vemos algún comportamiento extraño, debemos decirle que entendemos cómo se están sintiendo y explicarles que está bien sentir miedo, celos o inseguridad frente a esta nueva etapa, que es normal  y poco a poco ir tratando de ayudarlo a conectar y procesar sus emociones. 
  • Repetirles y recordarles que los queremos mucho. Acompañarlos, estar con ellos, hacerles saber que el inmenso amor que sentimos por ellos está ahí, que no se ha ido a ningún lado y que nadie va a venir a quitárselo o a despojarlo de el. Una frase que me dijeron las chicas y que me encantó fue que el corazón de una mami crece con la pancita y es lo que le estoy diciendo a Luciano, la sonrisa que me dio la primera vez que se lo dije me demostró que era algo que, efectivamente, le preocupaba y ahora puedo sentir su tranquilidad cada vez que se lo repito, incluso el se lo ha contado a sus misses, "el corazón de mi mami está creciendo con su pancita" mucho más seguro y confiado de mi amor.
  • Darles la misma atención a los dos. Algo que me habían dicho muchas veces mis amigas era que cuando naciera Valentino le diera toda la atención a Luciano porque el bebé no se iba a dar cuenta y pensaba que era una buena idea, pero las chicas me hicieron ver que eso no es cierto. El bebé igual se da cuenta que no estás, que se queda sólo y es tan pequeñito y vulnerable que nos necesita aún más, tanto como nos necesitó el hermano mayor en su momento. Necesita nuestra compañía, nuestra atención, nuestra leche, nuestro olor para sentirse y estar seguro. Así que lo recomendable es que sepan que habrá momentos para uno, para otro y para los dos juntos, porque mami los ama a ambos y eso, además, le dará al hermano mayor la seguridad que también necesita sobre la igualdad del amor de mami.
  • La ayuda de papá es fundamental. Desde ahora en el embarazo, papá e hijo deben fortalecer más su relación, salir solos de vez en cuando, darse su tiempo y espacio para disfrutar uno del otro y hacerlo de manera gradual, ya que cuando llegue el hermanito eso será una especie de costumbre y el hijo mayor no sentirá que está siendo excluido o alejado de la mami y el bebé, sino, sentirá que es su momento con papá.
  • Va a nacer un bebé. Luciano tenía la idea que su hermano iba a nacer de su misma edad, que iba a poder jugar inmediatamente con el, correr por el parque, manejar scooter y que sería el compañero perfecto desde el día siguiente del nacimiento jajaja aunque a nosotros nos puede parecer gracioso que piensen así, a ellos puede llegar a frustrarlos darse cuenta cuando nace que no es como pensaban, que llora, que hay que cambiarle pañal, que no se puede mover o comer las mismas cosas que ellos, que necesita dedicación, cuidados y atención. Por lo tanto, es mejor explicarles que su hermanito (a) es un bebé, mostrarles fotitos de cuando ellos también lo eran y contarles todas las cosas que hacíamos juntos, pedirle que nos ayude con algunas tareas, acomodando sus cosas, su ropa, sus biberones, para que sienta parte importante en el cuidado del bebé.

Si bien es una etapa complicada y llena de desafíos para todos en casa, debido a los cambios, los nuevos sentimientos y experiencias, es algo que no podemos saltarnos, que tenemos que vivir sí o sí y que si lo conversamos desde el principio, con amor, paciencia y sobre todo empatía, cuando nazca el bebé estaremos todos preparados para afrontar la nueva situación y veremos que no será tan caótica como pensábamos, ¡Al menos eso espero! :) Ya les iré contando cómo vamos...  

¿Y ustedes cómo se prepararon para la llegada del hermanito? :)

Pueden encontrar a Mafe y Lara en:
Facebook: Psicólogas SOS

Un beso, 
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic