Al agua pato!

lunes, 4 de enero de 2016


El año pasado matriculé a Luciano en clases de natación (sólo 2 meses: enero y febrero)  lo hice por un tema de deporte, de ejercicios, (también de monería lo acepto!) pero principalmente porque entraría conmigo y me pareció que sería una linda actividad juntos, no me di cuenta muy bien lo que realmente era, hasta que note el cambio.

Les cuento que antes de la natación, Lu se metía a la piscina conmigo o con su papá pero no le gustaba que le cayera agua en la cara, gritaba como loco cuando le caía una gota, no quería agarrarse de las barandas sólo quería estar cargado y en la ducha era igual, todo era hermoso hasta que tocaba lavarle la cabeza y la canción criolla, despertaba a todo el edificio.  Sin embargo, después de las clases, ya aceptaba que le mojaran la cara, que le lavaran la cabeza, que le salpicaran agua y lo más increíble de todo, ya quería estar en la piscina él sólo, siempre y cuando tuviera sus flotadores. Lo seguía persiguiendo, como loca, pero esta vez era para que no se vaya tan lejos... 

Este año, lo he vuelto a meter pero esta vez me arriesgué a hacerlo ya en el grupo de 4 años, donde entra solito. Las clases duran una hora, los hacen perderle el miedo al agua y saber reaccionar si se caen, si se tropiezan, si tragan agua y les enseñan a respirar dentro de la misma. Lu recién está haciendo burbujitas, porque si bien es cierto, ya acepta que le caiga agua aún no es de lo que más le gusta jejeje...

Hoy, mientras lo veía en la piscina nadando, entendí algunas otras cosas más sobre la natación, que no había entendido el año pasado en mi monería, y es que aparte de enseñarles a nadar, les enseña a tener disciplina, a vencer el miedo, a confiar en ellos, a sentirse seguros aún en situaciones que no pueden controlar, por lo que he prometido mantenerlo en clases durante todo el año, no sólo en el verano.



Les dejo unas recomendaciones que me dieron a mí también cuando me animé a inscribirlo en clases:
  • Dejemos que ellos avancen a su ritmo, no los apuremos, no pretendamos que sepan nadar a la primera o que pierdan el miedo al agua en la primera clase y no importa si un niño avanza más rápido que nuestro hijo, porque cada uno es distinto, cada uno experimenta de otra forma y le cuesta más o menos asimilar sus miedos.  Recuerdo que las 3 primeras clases pensaba que meterlo había sido un error, porque Luciano no quería ni que le caiga una gota de agua y hasta lloraba, pero a la 4ta o 5ta clase solito quiso entrar, empezó a familiarizarse con el agua, con las misses y con la nueva rutina, lo único que necesitamos, es paciencia, como en todo lo relacionado a los peques.
  • De preferencia, optemos por escuelas o academias que estén cerca de nuestra casa para que los peques puedan ir caminando, en bici, en scooter o pasar por el parque un rato al regreso, así se les hace más entretenido incluso.
  • No nos olvidemos de llevar una lonchera para después de nadar, entrenar o jugar, puede ser un yogurt bebible, una fruta o un pancito /galletas con lo que más le guste J los ayudará a recuperar energías (además que terminan con un hambre, que si no, nos comen a nosotras)

Las escuelas de natación ofrecen diferentes programas para los más pequeños y varían en cuanto a precio y a tiempos:
  • Mamá y bebé: Es para bebés de 6 meses a 4 años, entran los dos, duran apróx 30 minutos, y la frecuencia puede ser diaria, interdiaria, 1 o 2 veces por semana.
  • A partir de los 4 años ya pueden ingresar solos (dependiendo del bebé y la mamá) las clases duran (dependiendo de la escuela) entre 45 minutos a una hora, la frecuencia es la misma.
  • Mayores de 7 años, algunas escuelas ofrecen descuentos especiales para los niños mayores de 7 años que sepan nadar o tengan interés en aprender rápido, para que se integren a su programa de competencias y las clases, en ese caso, son diarias. 


La natación es uno de los deportes más completos en cuanto a salud, ejercicio y disciplina. Además de ser muy útil para toda la vida :) vale la pena aprenderlo desde pequeños ¡Se los recomiendo!
(Además, las peleas en la ducha por que no le caiga agua, se acabarán, se los aseguro! jejeje)

¡Felices vacaciones! Ya les iré compartiendo algunos datos sobre lo que podemos hacer en estos temibles meses de vacaciones y si uds tienen tips y datos, compártanlos también.

Un beso grande
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic