Cada embarazo es distinto

miércoles, 9 de diciembre de 2015


Fuente imagen: www.guiainfantil.com

Cada embarazo es distinto, me decían cuando estaba embarazada de Luciano, no te preocupes por los síntomas que tienes ahora porque es muy probable que no los sientas la próxima vez o viceversa. Sin embargo yo era bien reacia  a creerlo, pensaba que sería lo mismo, pero con la diferencia de que ya sabía lo que se me venía… ¡Grave error! Ahora estoy completamente segura que cada embarazo es diferente, desde los síntomas, hasta las emociones (e incluso, los miedos!)

Nada de esto es con ánimo de comparar, sino es más con la intención de que estemos preparadas y no nos agarre por sorpresa (como a mi) … En mi primer embarazo, fueron muy pocos los síntomas, pasada la amenaza de aborto al principio, las malas noches y la placenta vieja al final, todo marchó sobre ruedas.

Sin embargo ahora, todos los síntomas se me han venido juntos, tengo un fastidio a la hora de comer, mucha hambre pero como algo y siento que me lleno, que no puedo comer más y después de las comidas me queda una sensación de hastío en la boca, que me acompaña todo el día, como de asco (bastante incómoda por cierto) pero aun así tengo hambre, no hace que se me vaya el apetito y creo que podría comerme un edificio entero. No llego ni al tercer trimestre y ya subí 3 kilos, cuando la primera vez, subí 8 en todo el embarazo… no sé lo que me espera.

Una de las cosas que me hizo darme cuenta más rápido de este embarazo, fueron los olores, empecé a rechazar los que eran comunes para mí y que, de no estar embarazada, incluso, ni los notaba con tanta certeza. Mi olfato se ha súper desarrollado, parezco un elefante africano, puedo oler lo que están cocinando mis vecinos en todo el edificio y a kilómetros y no sólo eso, también los detergentes, los jabones, los perfumes, los postres, el cigarro, el alcohol, todo llega a mi nariz antes que a los demás, me siento como un tipo de roedor extraño..

Aich, el ¡sueño! Tengo sueño todo el día, estoy más cansada de lo que recuerdo haber estado con Luciano. En esa época, me despertaba súper temprano, me bañaba, me iba al taller de joyería y me ponía a trabajar feliz, podía pasarme horas ahí y ni cuenta me daba, recién en la noche me daba sueño y todo normal. Ahora, me duermo en las esquinas, esté con quien esté, no puedo mantener mis ojos abiertos por más de dos horas, caigo cual plomo durante el día y en la noche me duermo como si nada, al principio tenía insomnio y creo que era por que como estaba prácticamente todo el día dormida, en la noche no tenía sueño, pero ahora me duermo a la misma hora que hago dormir a Luciano, caemos los dos rendidos en un sueño profundo, con la diferencia, que yo puedo dormir todo el día y el no.

¡Gases! Como algo y me inflo, me empieza a doler el pecho y el estómago y sé que tengo gases y no logro botarlos. ¡No sabía que fueran tan dolorosos! La otra noche me retorcía de dolor, así que ahorita soy loquita mates todo el día y masajes, como cuando los chiquis son pequeños y les damos palmaditas en la espalda para que voten el chanchito…  Así tal cual estoy yo.

¡Esperen! Casi lo olvido, algo que me asustó al comienzo fue ¡cómo crece la barriga  en el segundo embarazo! ¿por qué nadie me lo dijo? :/ Mi primera barriga empezó a notarse entre los 7 - 7 meses y medio.  En cambio esta, ya se me nota… tengo 13 semanas y parezco como de 26! Es una locura, les juro que por un momento pensé que eran 2, hasta que tuve mi cita con el ginecólogo y me juró y perjuró que era uno nada más, ahí fue que me explicó que la barriga del segundo embarazo es más grande debido a que los músculos ya están estirados y simplemente es más fácil para ellos ahora volver a estirarse, ya no tienen que prepararse. Así que NO se sorprendan si tienen 3 meses y ya tienen barriga de 6, acostúmbrense a la idea nada más y aprovechen todas sus ventajas jajajaja

Si bien es cierto, en este embarazo no me paso todas las horas hablándole a mi barriga, como solía hacerlo con el primero ( a veces ni me acuerdo que estoy embarazada) y tampoco ando a la expectativa leyendo los cambios de mi bebé semana a semana, ya que es un poco complicado hacerlo con un niño de 3 años que demanda tu atención casi todo el día, tampoco ando pendiente de lo que como, controlando las calorías, las frutas, las verduras lo que alimenta o no. Pero si les puedo decir, ahora, que a pesar que cada embarazo es distinto y de no estar al 1000% pendiente, estoy feliz, emocionada, ansiosa de verlo por las ecografías, soñando con el momento de tenerlo entre mis brazos y luciendo mi hermosa y grande barriga con orgullo.

Al principio, tal vez les cuesta, como a mí, hacerse a la idea que viene otro bebé en camino, tienen miedos, angustias y es más difícil conectar con el bebé en camino y con todos los sentimientos que nos invaden, pero el momento llega, les puedo asegurar, que más temprano que tarde, el momento llega y es una conexión que nos acompañará igual que con el primer bebé, para toda la vida. Conforme vas liberándote de las culpas, vas dejando de sentirte menos madre o de sentir que quieres menos al nuevo bebé (lo cual dista mucho de ser verdad, ya que lo vas a querer con la misma intensidad y fuerza, ya lo verás) vas abriendo los brazos nuevamente al embarazo, a la maternidad y a todos los cambios que este trae consigo y vuelves a sentirte la persona más feliz y afortunada del mundo.

¿Y a ustedes cómo les fue con el 2do embarazo? o ¿cómo les va? ¡Cuéntenme por favor para saber que no estamos solas! :)



 Un beso, 
¡Las quiero!


Image and video hosting by TinyPic