Me lo has dado todo

lunes, 5 de octubre de 2015


¿Si pudieras regresar en el tiempo y elegir cambiar algunas cosas, volverías a ser madre? Me preguntaron hace poco y aunque cerré mis ojos por un instante y me imaginé descansando en alguna playa paradisíaca con una piña colada en la mano, disfrutando de la calma… mi respuesta, casi inconsciente, fue SI; claro que volvería a ser madre… no imagino mi vida sin mi hijo.

Sé que muchas veces quiero dormir hasta tarde, entrar al baño sola, leer un libro (no importa si no lo termino en 4 horas como antes, pero al menos terminarlo sería un logro) almorzar sin mirar la hora o bañarme más lento. Sé que me he vuelto más maniática, más neurótica, más controladora, que hay días en los que no quiero jugar a los carritos, que ver thomas y sus amigos por milésima vez, no es mi pasatiempo favorito, que con los súper héroes, el señor cara de papa y los dinosaurios no me llevo muy bien. A pesar que muchas veces me falta paciencia y me sobra frustración, que las culpas, desde que soy mamá, son parte de mí día a día y no me dejan dormir, a pesar de mis ojeras, de mis quejas y mi mal humor nocturno. … no imagino mi vida, sin mi hijo.

No imagino mi casa sin sus gritos, mi sala sin sus juguetes, ni mi baño sin los patitos con los que tanto reniego. No imagino despertarme de otra forma que no sean sus dedos abriendo mis ojos, sin tener que preparar la leche, ni alistarlo para el nido. No imagino almuerzos sin batallas o aviones llenos de comida, ni el piso sin la chicha que regó. Tampoco mis paredes sin stickers, ni mi ropa sin témpera, ni mi escritorio sin sus dibujos, ni mis zapatos sin sus trenes. No imagino ir manejando sin la pompa de jabón sonando en mi cabeza o sin mi televisor con el mundo de Luna....

Qué vacía estaría mi vida y aunque en la tarde cuando regrese del nido, vuelva a la misma rutina y a repetir sin parar ¡deja eso ahí! ¡eso no! ¿qué se dice? ¡más despacio! y quiera un tiempo libre para mi, (sueñe con irme al supermercado a comprar arroz, aunque sea!) El le da sentido a mi vida, le da un cosquilleo a mi corazón, le regala abrazos a mi alma y llena de colores mi mundo.

No hay tiempo que valga más, que el que paso con el. Ni escuela que te enseñe más, que lo que aprendo con el, ni trabajo que te pague más, que lo que gano con el y muchas veces, tengo que preguntarme mientras lo observo...  ¿ qué le puedo dar yo? si el ya me lo ha dado todo, ¿qué le puedo enseñar de amor? si el amor más maravilloso me lo enseñó el, ¿cómo dicen que le di la vida? si fue él, quien me la dio a mi.



Un beso, 
¡Los quiero mucho!

Image and video hosting by TinyPic