A buscar colegio!

martes, 29 de septiembre de 2015


Cuando mi hijo cumplió un año más o menos, tuve que empezar a sortear preguntas sobre a cuál colegio pensaba “postularlo”… ¿colegio?  Yo no tenía idea de eso, ni siquiera había pensado a que nido lo enviaría, ¡si recién tenía un año!

Luego, con el paso de los meses me enteré que el tema del colegio en Perú ¡es una locura! Hay colegios en los que tienes que postular a tu hijo desde los 2 y 3 años. En mi caso, Luciano entra al colegio en el 2017 y lo he presentado en agosto de este año (¡casi 2 años antes!) ¿pueden creerlo? Así que, no quiero ser portadora de malas noticias, pero si tu hijo ya tiene 2, es un buen momento de empezar a buscar colegio, cosa que así lo haces con calma y cuando cumple 3 y llega el momento de iniciar el proceso, ya lo tienes claro, no hay estrés, tensiones, ni luchas contra el tiempo.

Yo, tengo que admitir que sólo lo presenté a un colegio, tal vez fui demasiado confiada, tal vez no pensé que no lo admitirían, tal vez me gustaba demasiado ese colegio, no lo sé. Gracias a Dios todo salió bien y Luciano fue admitido (¡no saben el estrés de las últimas semanas, después de casi 2 meses de espera!)

Elegir el colegio de nuestros hijos puede ser algo complicado y estresante, por eso quiero compartir con ustedes la lista que preparé cuando me decidí a buscar uno. Espero que les sirva y les sea de utilidad (*las prioridades dependen de cada familia, esta es sólo una relación de los puntos que puedes considerar)


Fuente imagen: es.wix.com
  • Cercanía a tu casa. Para mí es una de las fundamentales, ya que el tráfico en hora punta es espantoso y tener a los niños más de 2 horas en el carro o la movilidad, al día, es demasiado, sobre todo cuando son pequeños, los aburre, los pone de mal humor. Además, si hay un accidente tardaríamos más en llegar. Por otro lado, teniendo un colegio cerca de casa, cuando sean grandes pueden irse caminando o incluso en bici (como lo hacíamos algunos de nosotros) J
  • Costo. Este también es un tema importante, hay que considerar todos los gastos en los que vamos a incurrir, como cuota de ingreso  (varía dependiendo del colegio, se paga una sola vez cuando el niño es admitido, no es reembolsable) matrícula y mensualidad (el número de mensualidades al año varía dependiendo el colegio, pueden ser 9 o 10) también hay que tener en cuenta que el colegio si bien es un factor importante en la vida de nuestros hijos y en nuestra economía, no lo es todo. Es decir, adicional al colegio tenemos otros gastos como recreación, ropa, alimentación, viajes, entre otros y en la mayoría de casos, más de un hijo…  En mi opinión, de nada sirve sacrificarse haciendo el máximo esfuerzo por pagarle el mejor colegio a nuestros hijos, cuando no vamos a poder darle el mismo “estilo” de vida que el resto de sus compañeros. Todo debe hacerse de acuerdo a nuestras posibilidades, así criaremos a niños felices y no frustrados. Además, es bueno tener claro que el colegio es sólo un complemento de lo que le enseñamos en casa.
  • ¿Laico o Religioso?  Este es un punto muy personal y depende de cada familia. En mi caso, buscamos un colegio religioso porque nosotros lo somos, lo practicamos y queremos que nuestros hijos lo vivan también.
  • ¿Hombres, mujeres o mixto? Bastantes colegios que antes eran sólo de mujeres o de hombres, hoy en día son mixtos, por un tema de integración, de que tanto los niños como las niñas aprendan desde pequeños a convivir en un mundo de hombres y mujeres donde la igualdad de género es cada vez más respetada. Sin embargo, aún existen también los colegios orientados sólo a mujeres y hombres, donde fortalecen habilidades propias del género.
  • Metodología.  Ahora hay más opciones en cuanto a esto, nuevos colegios alternativos que ofrecen distintas metodologías de estudio, que son la base de la enseñanza que brindan y que se rigen alrededor de las teorías del aprendizaje, sea a través del conductismo, cognitivismo, constructivismo, entre otras. Desde mi punto de vista todas son buenas, sólo tienes que buscar la que comulgue con lo que tú quieres para tu hijo.
  • Horas que estará en el colegio. Esta me parecía muy importante, hay colegios donde los niños almuerzan ahí y regresan a casa más o menos a las 5 de la tarde, para bañarse, hacer las tareas y dormir. Particularmente no me gusta la idea de que mi hijo pase todo el día en el colegio y llegue a la casa a seguir haciendo tareas y se vaya a dormir sin haber vivido su etapa, así que busqué un colegio donde el horario de salida sea más temprano y lleven a casa pocas tareas (no encontré muchos donde no lo hagan) lo que les permita jugar un rato, distraerse, salir al parque o interactuar con su familia. Pero esto también depende de cada familia y sus necesidades, ya que cuando ambos padres trabajan, esta puede ser una buena alternativa.
Otros aspectos a considerar son, cantidad de niños por salón (cuántos salones tiene), que otras actividades son fomentadas por el colegio como música, arte, deporte.  ¿Es un colegio bilingüe? Yo no le puse mucho énfasis a esto porque hoy en día la mayoría de colegios ya lo tiene dentro de su malla curricular (incluso a veces más de un idioma)

Antes que me olvide, es bueno visitar el colegio ya que te permite ver directamente el lugar donde tu hijo pasará los próximos 11 o 13 años. Además puedes ver el funcionamiento, la infraestructura, los profesores y te va a ayudar a saber más fácil si quieres que tu hijo esté ahí o no. Te da mayor claridad.

En nuestro caso, nos enfocamos en buscar un colegio que más que el lado académico, comparta y fomente los mismos valores que nosotros tratamos de transmitir y enseñarle a Luciano. Un colegio donde el lado humano y la comunicación con la familia sean primordiales. No vamos a encontrar el colegio perfecto en todo sentido, no existe,  pero si hay los que se acercan a nuestras prioridades más importantes, por eso es bueno hacer una lista con todas las queremos, ordenándolas según su grado de importancia. 

Finalmente, lo más importante de todo, NO es pensar en nosotros (como madres y padres) sino en ellos, en buscarles un colegio donde sean felices y estén cómodos, ya que ahí pasarán, posiblemente, más de 11 años de su vida y harán amigos para el resto de ella.

Fuente imagen: imagui.com


Espero que les sirva!
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

Tiempo para 2!

miércoles, 23 de septiembre de 2015



El sábado pasado cumplimos 6 años de matrimonio y mi esposo me sorprendió con un lindo detalle, algo que no me esperaba, una noche fuera de casa ¡los dos solos! y aunque al principio lo primero que pensé fue ¿y Luciano? luego supe que necesitábamos ese espacio los dos solos, que Luciano estaría bien cuidado y nosotros estaríamos a unos minutos de distancia así que, acepté la invitación.

Conforme pasaban las horas previas, tenía una mezcla de sentimientos... me hacía mucha ilusión salir con mi esposo, pero no podía dejar de pensar en que Luciano no puede dormir si no le cuento un cuento, que se levanta de vez en cuando en la noche a buscarme, que como ha estado enfermo está con una mamitis bárbara y se me hacía todo más difícil. Hablar con el y explicarle que iba a salir con papá y que el se quedaría con la chichí (mi mamá), que jugaría y la pasaría genial, que podía llamarme al celular cuando quisiera y que mañana volvíamos, me hizo sentir más tranquila, pero aún sentía nervios (¡y eso que sólo era un día!) me despedí miles de veces y traté de dejar todo lo más organizado posible. Cuando llegamos al hotel lo llamé y bastó que hablara con él y escuchara su voz tan feliz, para relajarme y saber que todo estaba bien.

Esa tarde pudimos hacer cosas que hace mucho tiempo no hacíamos y que aunque parezcan simples, son importantes, como almorzar y cenar, sin interrupciones, conversar de todo un poco, ver tele (por lo menos algo que no fueran dibujos!) tomar un café, reencontrarnos.  No digo que no lo hagamos en el día a día o que no disfrutemos de estar todos juntos (nada más lejos de la realidad) pero las conversaciones son diferentes, pendientes de si el bebé comió, jugó, durmió o que se yo, la concentración es distinta y mientras estábamos ahí, los dos, comprendí cuán importante es para la relación ¡dedicarle tiempo a solas!, siento que algo en nosotros se fortaleció, que volvimos a conectarnos como pareja, a darnos la atención que sin querer se va perdiendo con la llegada de un bebé.

Sin darnos cuenta, la relación cambia cuando nos convertimos en padres, empezamos a vernos como la mamá y el papá de, a rodearnos de juguetes, de juegos, de actividades en familia, de fiestas infantiles, de pañales, patos en los baños y se van haciendo menos comunes las salidas al cine, a comer o a tomar algo, vamos dejando de lado las actividades que solíamos hacer cuando éramos novios o esposos (sin hijos) ya sea porque no tenemos con quien dejar al bebé o porque estamos tan cansados del trajín diario, que lo pasamos para la otra semana y luego para la otra y cuando nos damos cuenta, ya pasó mucho tiempo desde la última vez que estuvimos a solas.

El matrimonio nunca vuelve a ser igual después de los hijos, ¡absolutamente cierto! y es que ahora ya no sólo somos 2 y nuestro instinto como padres siempre va a hacer que enfoquemos primero la mirada en ellos para asegurarnos su bienestar y su felicidad, pero también tenemos que, aunque sea de vez en cuando, enfocarnos sólo en nosotros, en detener el tiempo, volver a vernos como hombre y mujer, encontrar esas cosas que nos hacían reír tanto cuando estábamos solos, ya sea mediante una cena, una tarde en un café, un almuerzo, una noche fuera, un viaje o simplemente una salida a conversar, pero sin bebés...  El matrimonio necesita oxígeno, tiempo y nuestra pareja un espacio propio.

Por un día, dejé de lado mis preocupaciones sobre mi hijo, en como estaría y pensé sólo en mi esposo, el también hizo lo mismo, nos permitimos olvidarnos por un momento del día a día para estar pendientes sólo uno del otro. Cuando regresamos encontré a Luciano tal cual lo había dejado, con la misma sonrisa hermosa en la cara, feliz, corrió a abrazarnos y fuimos de nuevo, la misma familia, con ganas de estar juntos los 3, con el mismo amor, pero más fortalecidos todos, porque al fortalecer nuestra relación, también nuestra familia lo hace ¿no lo creen?

Y ustedes? ¿cómo van con el tiempo a solas?


Foto: Daniel San Martín

Un beso grande, 

Image and video hosting by TinyPic

Hairtag Boys & Girls + Concurso

viernes, 11 de septiembre de 2015


Hace poco conocimos con Luciano una peluquería que nos encantó, con un concepto totalmente diferente, enfocado en los niños y niñas de hoy.  Se trata de Hairtag Boys & Girls. Tiene un diseño moderno, que busca que los niños se sientan cómodos, la pasen bien y conviertan un corte de cabello en toda una experiencia de entretenimiento y diversión.

Los ambientes son amplios, llenos de color y vida, la misma que transmiten los niños. Cada posición cuenta con play station, tablets y netflix para que puedan ver sus series favoritas o jugar un rato.  También tienen un playground  de dos niveles, con una palestra para escalar, una resbaladera y un tubo  tipo estación de bomberos para descender al primer nivel (Luciano no quiso despegarse de ahí!)

Algo que nos pareció súper es que los niños y las niñas tienen ambientes separados, lo que les da cierta privacidad,  ya que sabemos que la experiencia es distinta para cada uno de ellos, por lo tanto, necesitan su propio espacio.

El personal es muy amable, con mucha paciencia y empatía. Luciano no sabía buscar juegos en la Tablet y la persona que lo estaba atendiendo no sólo lo ayudó a buscarlos, sino le enseñó a jugarlos, sin apurarse o incomodarse, tanto que Lu salió despidiéndose de él como si fuera un gran amigo.

Otra cosa que me parece mostro comentarles, es que ¡tienen un espacio para nosotras también! lo cual nos permite relajarnos un ratito mientras esperamos el turno de los niños, o que los atiendan (sólo servicios express tipo laceados, manicure y pedicure) ¿qué genial no? Así además de llevar a los niños a la pelu, aprovechamos y nos hacemos también algo nosotras ;)

La ubicación es perfecta, están en la cuadra 17 de la Av. Benavides en Miraflores, es una zona céntrica y de fácil acceso, el horario de atención es bastante flexible, incluso atienden los domingos de 10 a 6.  Realmente, ya necesitábamos en Lima un lugar como este, cómodo, amplio, que no todo sea carritos de bebé y/o animalitos, un lugar donde todos los niños (grandes y pequeños) la pasen genial.

Los dejo con algunas fotitos para que los conozcan un poco más y se enamoren como yo!... Además, al final encontrarán la súper sorpresa que les prometí: ¡Un Corte de cabello GRATIS por UN AÑO!












Y aquí viene el regalo especial que les había comentado:




Para participar del concurso lo que necesitan hacer es:
  1. Darle like en Facebook a ambas páginas: Hairtag Boys & Girls y Aymamá.
  2. Dejarnos un comentario etiquetando mínimo a 3 personas invitándolos a participar.
  3. Compartir el post en modo público y LISTO!
* El premio consiste en un paquete de 6 cortes de cabello gratis, que podrán ser utilizados por la misma persona, en un periodo de un año. 
** El sorteo es válido sólo en Lima y será un ganador. 
*** Empieza hoy sábado y termina el domingo 20 de septiembre. El lunes 21 daremos los resultados.
**** Si nos siguen en Instagram y Twitter tienen doble opción para ganar.

¡Suerte para todos!

Un beso grande,


Image and video hosting by TinyPic

Resultados del Concurso

Ganadora: Sra. Claudia Melgar


Cesárea ¡10 cosas que debes saber!

lunes, 7 de septiembre de 2015

Como buena alumna, había hecho toda mi tarea. Muy puntual 2 veces por semana fui a mis clases de Psicoprofilaxis, donde aprendí, entre otras cosas, a relajarme durante el parto, a saber respirar cuando sintiera las contracciones, a cómo dar de lactar, algo de gimnasia y más...  pero no me había preparado para una operación, ¡con el miedo que le tengo a las inyecciones! 

El día llegó sin esperarlo, entre riesgo quirúrgico, risas nerviosas, mi ginecólogo de viaje, el maletín del bebé (preparado por semanas!) en la casa y mil miedos en la mano. Luciano había decidido nacer y así fue, pero por cesárea... y yo no tenía idea de cómo era, así que hoy quiero compartir con ustedes lo que aprendí ese día, el más importante de mi vida!

1- La epidural... No es la gran cosa, me habían dicho que dolía un montón, que era casi insoportable y sinceramente, yo ni la sentí (y eso que grito a voz en cuello cuando me ponen una inyección para el resfrío!)  Recuerdo que cuando llegó el anestesista me miró, me dijo que me echara de costado con las piernas tocando el pecho y que sólo tardaría unos minutos. Yo estaba temblando, los segundos parecían eternos, cada que iba a pinchar, me movía, hasta que me dijo quédate quieta que si te mueves puedo ponértela mal, así que me quedé inmóvil, esperando muerta de nervios a que “pusiera la súper aguja” (obviamente ni intenté mirar!)  cuando el doctor me dijo ya está, empezarás a sentir frío por las piernas e irá subiendo poco a poco.. ¿es en serio? ¿ya está? Si, dijo, y sonrío. Efectivamente, minutos después sentí como un líquido subir por mis piernas y poco a poco me fui acostumbrando a la sensación. Dejan un catéter para suministrar los calmantes y el resto de la anestesia necesaria durante el parto, el cual se queda  hasta 24 horas después de la operación y eso es todo.

2.- La Operación... no estás dormida, sólo está anestesiada la mitad de tu cuerpo, por lo tanto estás presente en toda la operación, sin sentir dolor (en caso de sentirlo tienes que avisar a los doctores para que te pongan más anestesia)  pero si sientes leves tirones, como que te mueven o jalan. La parte de tu vientre está tapada, así que  tampoco puedes ver como cortan, pero si escuchas todo lo que dicen los doctores. Cuando el bebé nace, te lo muestran, lo ponen en tu pecho para que puedas darle un beso y luego se lo llevan para limpiarlo y hacerle los chequeos de rutina, mientras terminan de operarte. El tiempo del contacto con tu bebé lo determina el doctor de acuerdo a los factores que influyen al momento de la operación, (riesgos para ti o el bebé) pero si quieres estar más tiempo con el, puedes conversarlo antes con tu ginecólogo y establecerlo en tu plan de parto, para que pueda ayudarte.

3.- ¿A qué hora entra mi esposo? Le pregunté al anestesista cuando entró a la sala. Ya está esperando afuera, pero recién entrará cuando el ginecólogo dé la orden ¡PLOP! Yo pensaba que el estaría conmigo en todo momento, pero recién ingresó cuando faltaba cortar la última capa de piel, minutos antes de que el bebé nazca. Dicen que es mejor, porque ya ha habido casos en los que el papá se desmaya en plena operación, pero eso depende del doctor y de la clínica donde vayas a dar a luz. Además, tampoco está muy cerca de la cama, ni a tu costado como para agarrar tu mano (¡o pellizarlo!) ya que ahí están los doctores y auxiliares médicos. Mi esposo estuvo a una distancia prudente, vio todo el parto y al bebé cuando nació, luego salió con él.

4.- Recuperación..No es que después del parto regresas al cuarto al toque, feliz y sonriente. Al menos eso era lo que yo creía, pero no. Tienes que estar en sala de recuperación mínimo 2 horas, yo recuerdo que estuve como 5 (por que perdí sangre) las cuales dormí, dormí y dormí, riquísimo. Si pueden háganlo! Estarán solas en la sala de recuperación y en serio que esas horitas son reconfortantes, aprovéchenlas al máximo.  

5.- Hablar da gases... ¡es cierto y duelen! Así que si pueden eviten hablar (recuerdo que mi esposo dijo que había sido el día más feliz de su vida, yo pregunté ¿Por qué nació Lu? No! porque no hablaste en todo el día! Jajajaja)  yo seguí al pie de la letra el no hablar el primer día pero al segundo hablé como descocida y en la noche me dolía, así que no se desesperen, hagan todo con calma, poco a poco. Recuerden que aunque se sientan súper bien, una operación, es una operación!


6.-  ¿Reír? ¿Toser? ¡Olvídalo! ...  Yo quería matar a mi esposo cada vez que hacía un chiste ¡como dolía! Reír, toser, estornudar, hasta llorar, hacía que se contrajeran los músculos y yo llorara de dolor, así estuve los primeros días, luego va bajando un poco y después ya te acostumbras a sentir ese dolor hasta para ir al baño.

7.- No cargar peso... Se que suena medio jalado de los pelos porque necesitamos cargar al bebé, pero es en serio, si pueden solo cárguenlos mientras están echadas o sentadas en la cama. Yo me hice la valiente, lo cargué, lo pasee, me agachaba a recoger cosas, me paraba, me sentaba, iba y venía y ¡me llené de líquido y se me inflamó la herida! Por poco se infecta, tuvieron que drenar el líquido con una aguja 2 veces, y no pudieron sacarme los puntos hasta luego de 2 semanas y por si fuera poco ¡me dolía un montón! Así que en serio, NO hagan esfuerzos, NO carguen peso, NO sean súper mamás, porque después es PEOR. Esperen por la recuperación, dejen que las engrían. Al menos hasta que les quiten los puntos.

8.- ¡No me va a salir leche! Es uno de los tantos mitos que hay acerca de la cesárea. "A las mujeres que les hacen una cesárea se les corta la leche con tanto medicamento" ¡Mentira! Antiguamente era más complicado, porque usaban anestesia general, ahora no. Así que no hay problema en dar de lactar y la única manera de estimular la producción de leche es con la succión,  lo recomendable es poner al bebé a lactar lo más pronto posible (o si el bebé no puede, en todo caso, usar el extractor de leche) ya que es muy necesaria la succión para la producción materna. 

9.- ¿Después de una cesárea, se puede tener un parto natural? Sí. Siempre y cuando hayas tenido sólo un parto por cesárea antes, no haya riesgo con ninguno de los dos (el bebé y tú) y/o tu ginecólogo te lo recomiende. También puedes tener otra cesárea y el corte será sobre la misma cicatriz del primer parto.

10.- No tengo sensibilidad en la zona de la herida y se quedará así por bastante tiempo, por no decirte, para siempre. Han pasado 3 años desde que nació Luciano y sigo sin sentir la herida. Al principio me asusté mucho, le pregunté a mi ginecólogo en la primera cita post parto y me dijo que era normal, que con el tiempo bajaría la sensación de picazón pero que la piel estaría como muerta, libre de sensibilidad. Pensé que no me acostumbraría, pero efectivamente con el paso del tiempo, ya ni me acuerdo. (ni me fastidia) 

Finalmente, los cuidados que hay que tener con una cesárea, son los mismos que con otra operación, el corte que te hacen es horizontal por debajo del área del bikini y no es muy grande, no te asustes si lo ves enorme después de la operación, es normal al comienzo, pero disminuye con el tiempo mientras baja la hinchazón, Los puntos se reabsorben solos pero de todas maneras una semana después más o menos deben programarte la primera cita post parto (para quitar los que quedan afuera, ni se siente!)

Después de la operación no puedes comer hasta el día siguiente más o menos, primero inicias con una dieta blanda y después va cambiando.  Levantarte te costará al principio, pero es importante que lo hagas para que circule bien la sangre por el cuerpo, al comienzo tal vez necesites la ayuda de una enfermera y es posible que te marees, (yo me desmayé!), pero es por la operación misma, el estar recostada tanto tiempo, el no haber comido, entre otras cosas. Después de 15 días más o menos, si has seguido las indicaciones del doctor, (depende de cada una, ya que todas somos diferentes por lo tanto nuestra recuperación también!) estarás como nueva y lista para seguir con tu vida como de costumbre, sólo que ahora más feliz, con tu bebé en brazos. 

Una cesárea es un parto, ya sea programada o de emergencia, es un parto. No permitas nunca que alguien te haga sentir menos madre por haber traído a tu hijo al mundo a través de un parto por cesárea, tu sabes todo lo que  pasaste, sabes el dolor, el miedo, los cambios de tu cuerpo, el parto es sólo un medio, no define la maternidad, no lo olvides.

Un beso,

Image and video hosting by TinyPic

Ver también: Cesárea no anunciada

Smash the Cake

martes, 1 de septiembre de 2015

Tomarle fotos a Luciano se ha vuelto ahora todo un reto. Recuerdo que cuando era más pequeño le decía “foto, amor” y asomaba su sonrisa traviesa con pose y todo. Ahora lograr que se tome fotos es toda una hazaña, pero debo admitir que aún así, soy adicta a tomárselas. Creo que son la mejor manera de guardar su sonrisa traviesa, su mirada inocente y todos sus gestos en una imagen y nos permite atesorar cada recuerdo, ya que como bien dice el dicho: "los niños crecen muy rápido" (y vaya que es cierto!)

Ahora, si bien las fotos caseras son lo máximo, hay momentos en los que necesitamos la ayuda de un experto para lograr tener las fotos perfectas ¿verdad? Fue así que hace más o menos un par de meses, cuando Luciano cumplió 3 años, decidimos hacerle una sesión con la ayuda de Rosa María Reyna, fotógrafa especializada en niños. La temática fue un "Smash the Cake", que es una sesión en la que el niño puede jugar con su pastel de cumpleaños, explorarlo, embarrarse, disfrutarlo con las manos y con todo el cuerpo si así lo prefiere ;)

La sesión duró alrededor de 30 minutos y les puedo asegurar que Luciano ni siquiera notó que le estaban tomando fotos, lo que dio como resultado unas fotos hermosas, naturales y una tarde de diversión en el parque, como entre amigos.

Para esto, fueron fundamentales la paciencia de Rosa María, su empatía, cariño y sobre todo el tiempo que se tomó para hablar con él, escucharlo y reír juntos, lo que hizo que Rosi se ganara la confianza de Luciano en menos de 5 minutos, no fue simplemente una relación fotógrafo niño, sino una relación de amistad y cariño, esencial para lograr que el niño disfrute de toda la sesión y se entregue por completo.

Lu exploró de arriba a abajo el pastel, lo saboreó, corrió por el parque, se río a carcajadas, jugó, realmente lo pasó bien, estaba despreocupado, libre y feliz. Lo cual nos permitió a nosotros también disfrutar de toda la sesión y participar en algunas tomas familiares.

Mis recomendaciones, por si se animan a realizar este tipo de sesiones con sus niños, son: 
  1. Buscar un horario que no se cruce con sus horas de sueño o hambre, ya que estarán malhumorados, irritables e inquietos. Lo ideal es, dependiendo de la rutina de los niños, que sea entre las horas que normalmente se dedican a jugar.
  2. La ropa recomendada es ligera y que no importe si se ensucia con la torta, ya que ese es el fin de las fotos. Además, de preferencia no usen estampados, rayas o personajes animados, ya que desvían la atención principal que debe ser el niño, lo ideal son los colores pastel. 
  3. Llevar consigo agua y pañitos húmedos para limpiar al niño una vez terminada la sesión.
  4. Si el niño tiene algún juguete favorito o algo que pueda ayudarlo a distraerse en las fotos, pueden llevarlo, para que se sienta seguro y confiado.
  5. Si son fotos al aire libre, deben considerar la estación del año en la que se encuentran, para que puedan llevar las mudas de ropa adecuadas, como chompas, polos, pantalones, entre otros. 
  6. Llevar agua y/o algún jugo para después de la sesión, ya que como probaran el pastel, es muy probable que después tengan sed.
  7. Es muy importante cuando se realizan fotos con niños, hacerlo con fotógrafos especialistas en ellos, ya que es vital la paciencia y tranquilidad que éstos transmitan.
Anímense a vivir esta experiencia, es muy linda y los recuerdos quedan grabados para siempre en nuestra mente, corazón y ¡en el álbum familiar!, una tradición hermosa que no debería perderse nunca. Poder sentarnos cuando los niños crecen y mostrarles sus fotos de pequeños, compartir sonrisas, recordar anécdotas y llenarnos de inocencia otra vez, es un regalo.

Les dejo algunas fotos de lo que fue nuestra sesión con Rosa María y más abajo, una súper sorpresa para que ustedes también puedan disfrutar de una sesión como ésta.






Rosa María Reyna Fotografía, nos regala una Mini Sesión de fotos familiar:


Participar es muy sencillo, sólo tienes que seguir los siguientes pasos:
  1. Darle like a ambas páginas: AyMamá y Rosa María Reyna Fotografía
  2. Dejar un comentario etiquetando a 3 amigos (que tengan hijos) invitándolos a participar del sorteo y compartir este post en modo público desde tu muro de Facebook.
  3. Si nos siguen en Instagram (@aymamablog y @rmrfotografia) tienen doble opción para ganar.
El sorteo va desde hoy 1ero de septiembre hasta el domingo 6. Los resultados los daremos a conocer el día lunes 7. ¡Suerte a todas!

Un beso, 

Image and video hosting by TinyPic