Buscando nido

miércoles, 4 de febrero de 2015

Este año, Luciano cumple 3 años, si bien es cierto en casa se divierte, nos la pasamos muy bien, juega, aprende, lo estimulamos, comparte con otros niños, es bastante sociable, y si por mi fuera se quedaba conmigo hasta el colegio, pero sé que no se puede…  Además, necesita ir acostumbrándose poco a poco a una rutina más establecida y al contacto periódico con otros niños, otras personalidades e ir adaptándose al mundo real (eso me da bastante miedo, para ser sincera) así que creímos que ya era buen momento para llevarlo de nuevo al nido (el año pasado fue, pero lo sacamos en julio, ya después les contaré por qué)

Cuando empecé a buscar, no sabía nada de metodologías, ni de modelos educativos, pero sí tenía claro algo, quería que mi hijo juegue, se divierta y aprenda lo que tiene que aprender a su edad. César y yo estamos de acuerdo en eso, no es nuestra prioridad que salga del nido sumando, leyendo o escribiendo, así que con eso claro, nos pusimos a buscar!

Les confieso que pensé que sería un poco más fácil, pero cuando fui a los dos primeros nidos ambos tenían metodologías distintas y yo no sabía nada de ninguna de ellas (es más, de ninguna metodología!) así que decidí primero poner en orden mis ideas y hacer una lista de qué era lo que queríamos para tener una base de por dónde empezar y hacerlo más fácil y aquí les comparto lo que tome en consideración.
  1. Un lugar para jugar: Para mí era muy importante que Luciano vaya a jugar, que sienta que es una extensión de su casa y su cuarto, que aprenda a través de sus experiencias y a su propio ritmo.
  2. El nido en sí: El cariño que demuestran los profesores por los niños, el plan de adaptación, que respeten el tiempo que cada uno tarda en adaptarse al cambio, que no traten de que todos desarrollen de la misma manera, la cantidad de profesores y auxiliares por salón, la cantidad de niños por salón, la cantidad de baños, el espacio de aire libre, los horarios de ingreso y salida, la seguridad (quien lo recoge, es decir, que sólo sean personas autorizadas por nosotros), la lonchera ¿se lleva o la preparan allá? particularmente prefiero prepararla yo, porque me gusta hacerlo y sorprenderlo cada día con algo nutritivo que se que le va a gustar, pero eso es decisión de cada familia.
  3. Distancia: Un lugar donde podamos ir caminando, en el scooter, en bici, o si tenemos que ir en el carro, que no sea un tramo muy largo, ya que como son muy pequeños se aburren, se fastidian y se inquietan. Además, me quedo mucho más tranquila estando cerca para llegar rápido si se presenta una emergencia.
  4. Tipo de metodología que queremos: Actualmente hay muchas metodologías educativas y todas son muy buenas, hay Reggio Emilia, Waldorf, Montessori, Optimist, Mixturas entre ellas, otras propias del nido y más… A nosotros nos gusta mucho la Reggio Emilia, que permite que los niños construyan su propio aprendizaje,  aprendan a comunicarse a través de sus interacciones con los demás y el enfoque de los 100 idiomas, que sostiene que los niños tienen muchas formas para expresarse (a través del dibujo, la música, la pintura, la danza, etc) y que el aprendizaje y el juego no se separan. 
  5. Economía: El nido, si bien es cierto es un lugar súper importante donde nuestros hijos van a tener sus primeras experiencias, creo que no debe significar un gasto muy elevado, ya que hay que pensar que después tendremos los gastos del colegio, admisión, cuota de ingreso, matricula, mensualidades y más, así que sería bueno, que no sea un nido muy costoso y que nuestro enfoque y esfuerzo esté en el colegio.
  6. Limpieza y orden: Este punto me parece sumamente importante, habla directamente del nido al que vas a llevar a tu hijo, en las visitas guiadas o cuando vayan a averiguar, entren si pueden a los baños a mirar en que estado están, si están limpios, sucios, si tienen cambiadores, que tan altos son, en fin.. revisen todo.
Aparte de todo esto debemos tener en cuenta que la educación de nuestros hijos no depende exclusivamente de donde estudien o que metodología utilicen sino, principalmente, de la base que reciben en casa.

Por otro lado, también es importante saber que en el nido y/o colegio, nuestros hijos van a estar en contacto con otros niños, y se van a enfermar más, porque hay más virus circulando alrededor de ellos y es una etapa normal por la que vamos a pasar, tarde o temprano, pero sería bueno, que empezáramos por nosotros mismos y que no enviemos a nuestros hijos enfermos al nido, no sólo porque pueden contagiar a otros niños, sino porque están débiles, sin ánimos, decaídos y lo mejor par ellos es quedarse en casa a recuperar energías y crear más defensas, hasta que se sientan mejor.

Finalmente, la clave, es buscar un nido al cual nuestros hijos quieran regresar todos los días ¿no? Nosotros ya lo encontramos, lo sentimos desde que entramos, desde que pusimos un pie ahí, el amor nunca se puede ocultar, vibra tan fuerte que contagia y ese es el lugar que quiero para mi hijo, un lugar donde lo más importante es el amor por los niños... ¿y a ustedes como les va en la búsqueda? ¿ya encontraron? ¿fue fácil? Cuéntenme! :)


¡Encontramos el nido perfecto!


Un beso,
¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic