Entre golpes y... chichones!

martes, 30 de diciembre de 2014

La primera vez que Luciano se cayó de la cama, lo llevé corriendo al pediatra desesperada, éste último me miró con ternura y me dijo que ese era el primer golpe de muchos… y cual boca de brujo así fue.  Aprendí a vivir con los golpes cuando empezó a caminar, a treparse por los muebles, a correr o cuando le agarró gusto al scooter, aunque les confieso que mi corazón se hace chiquito y grande a la vez, late fuerte y pega brincos cada vez que eso pasa, a veces parece que se va a salir del pecho, pero lo peor de todo es que sé que no puedo evitarlos por completo, a menos que me ate a su zapato o me convierta en su sombra (lo cual casi casi he hecho por estos dos años sin mucho resultado, ya que igual se ha dado varios trancasos contra la pared, el suelo, la mesa o la cama, y han sido tantos que ya he perdido cuenta de los chinchones o moretones que he tenido que curar y de todas las veces que me he puesto a llorar con él... Nadie me dijo que esto de ser mamá venía con pequeños pre infartos diarios.

La semana pasada fue la peor caída que Lu ha tenido hasta el día de hoy y les confieso que me paralicé, no se lo dije a nadie pero sentía que las piernas me temblaban y tenía un montón de miedo, la respiración se me iba cortando por momentos y sólo quería abrazarlo y llorar, llenarlo de besos y que nada le pase. Estábamos en la casa de playa de mi cuñada y por bajar las escaleras (supongo que rápido) se tropezó, y se cayó, no se rodó porque se estaba agarrando de la baranda y su brazo se le atracó y eso lo detuvo, cuando corrí a abrazarlo (el estaba con su tío y su mamá) le pregunté donde se había golpeado, al agarrar el lugar en su cabeza que el señalaba casi me desmayo, nunca en mi vida había visto un chinchón tan pero tan grande, no había pasado ni un minuto desde que el se cayó hasta que yo llegué y le había salido un bulto como de centímetro y medio o dos, sin exagerar.

Tengo que admitir que entré en pánico, cuando estoy sola puedo reaccionar más rápido pero cuando estoy acompañada me vuelvo una completa inútil. Empecé a llamar a mi esposo y salí corriendo a buscar algo helado que ponerle en la cabeza. En ese momento le pusimos de todo, hielo, carne helada, lavamos su cabeza en agua fría, papa partida por la mitad, monedas, apretando un poquito para que baje la inflamación, una vez que bajó un poco le pusimos Hirudoid, el lloraba como descocido y yo con él por supuesto, pero luego de 5 minutos de ponerle todas esas cosas el chinchón bajó a la mitad.

En ese momento me acordé de lo que hizo el pediatra la primera vez y empecé a preguntarle quien era, donde estaba, que estaba haciendo, cuantos años tenía y todo lo que se me ocurría y el iba respondiendo muy fácil. Finalmente, le pregunté si quería jugar y me dijo que sí, fuimos a jugar y no me despegué de su lado por el resto del día. Me sentía culpable, a pesar de saber que no es cierto, que puede caerse a mi costado, o al de César y que no lo podemos evitar, aún así, me sentía sumamente culpable, sentía que yo debía de haber estado con él ¡que sensación más fea!

Esa noche pensé en las recomendaciones del doctor de como actuar cuando se produce una caída o golpe fuerte y quiero compartirlas con ustedes. Primero debemos saber que no podemos evitar todos los golpes, caídas, semicaidas, o heridas porque no somos super mamás (por más que quisiéramos) y además son parte del proceso de exploración y crecimiento, pero lo que si podemos es saber que hacer cuando eso pasa y como actuar.

  • Tratar de estar tranquilas para transmitirle tranquilidad al bebé o pequeño, si nota que estamos nerviosas se pondrá igual (esa va pa mi!)
  • Se debe poner inmediatamente hielo o carne helada en el chinchón o la parte golpeada, aplicando un poco de presión.
  • Aplicar una capa de crema para golpes.
  • Hacerles preguntas que tengan cierto tipo de razonamiento como quien es o cual es su nombre, donde está, que está haciendo, quienes son sus papás. Si el bebé aún no habla se puede hacer actividades de equilibrio como que camine para adelante o para atrás (si es muy pequeño consultar con su médico)
  • Una vez que todo pasó el niño debe seguir con sus actividades normales como comer, jugar, pintar o lo que le gusté hacer y dormir siestas (no mayores a 40 minutos) 
  • Se debe tener en observación por 24 horas, dentro de las cuales de presentarse algún síntoma extraño como vomitos, naúseas, mareos, fiebre, escalofríos, sudor o cansancio desmedido se tiene que acudir a un centro médico de inmediato.


Espero que les sirva, pero más aún espero que no tengan que necesitarlo y si saben de alguna recomendación más, por favor compártanla conmigo también =) 





Un beso grande!
¡Los quiero!
Image and video hosting by TinyPic

Feliz Navidad!!!

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Ya estamos a pocos minutos de que nazca el niño Jesús y quiero desearles que tengan una navidad hermosa, una navidad en familia, donde cada uno sea la pieza más importante de esta noche. No importa si tenemos uno, dos o tres regalos bajo el árbol, lo más importante de todo es estar juntos, darnos muchos besos y agradecer a Dios que podemos abrazarnos una vez más. Agradecerle por tanto amor, tantas bendiciones y por nuestros regalos más bellos que son nuestros hijos, nuestros esposos (as), nuestros padres y toda nuestra familia. 

Que Dios los bendiga siempre y que derrame en cada uno de sus hogares todo su infinito amor y mucha salud para cada uno de ustedes!

¡Los quiero!





Image and video hosting by TinyPic

Tips para forrar regalos

martes, 23 de diciembre de 2014

Y llegó la navidad, aún no puedo creer que rápido se ha pasado el tiempo!!! Estos días todo el mundo está corriendo de acá para allá, las colas para comprar son interminables y para forrar los regalos aún más, así que tenía dos opciones, forrarlos yo sola o mandarlos a forrar. Esto último es súper práctico y cómodo y es lo que mi yo interior me dice todos los años que haré la próxima vez, pero al año siguiente mi yo navideño se apodera de la situación y no lo deja ¿les ha pasado? jajaja...  la verdad es que desde que aprendí a forrarlos me divierto haciéndolo, ya que puedo personalizarlo, ponerles mucho cariño y hacer que se vean súper, como esos regalos que vemos siempre en la tele (a mí me encantan los de cintas y moños grandes!) y ese es el tema de este post, forrar regalos de película, pero en casa, de manera fácil, rápida, económica y sobre todo divertida! :)

Les dejo 6 pasos para lograrlo y además un video que preparé especialmente para ustedes sobre cómo hacer los moños =)

1.- Utilizar papel seda o papel crepé y cinta de papel o de agua. Mi secreto es comprar el papel seda en Tai Loy  pero shhhh "al por mayor" un cuadernillo de 24 pliegos de papel seda cuesta nada más y nada menos que S/. 1.85 ¡les apuesto que no sabían! Jajajaja… yo compré rojo, blanco y verde, como son casi transparentes y muy delicados se tienen que utilizar dos pliegos por regalo, lo cual nos alcanza, dependiendo del tamaño del regalo, para 10 o 12 aproximadamente. 

2.- Las cintas de papel están de remate en todos los supermercados: 60% en Wong, 80% en Paris y 5x1 en Sodimac. ¡INCREIBLE! corran que son lo máximo! =)

3.- Hay un papel súper lindo, que yo utilicé para el regalo especial de mi hijo, también lo compré en Tai Loy, es de color blanco con estrellitas doradas, este es un poquito más caro, cuesta S/. 3.50 el paquete de 3 pliegos, es decir algo de 1.15 por pliego (pero vale la pena, se ve hermoso ¿no creen?)

4.- Los moños con cinta de agua son muy fáciles de hacer (con molde) se los estoy poniendo en foto también, pueden imprimirlo y seguir los pasos o si prefieren lo dibujan en cartulina o cartón, es mucho más facil moldearlo de ahí ;) 

5.- También podemos pedir el papel de regalo que te dan en la tienda donde hacemos las compras y forrar en casa con él, pero dándole otras formas y aprovechándolo un poco más.

Les dejo un video que hice para ustedes sobre cómo hacer los moños con cinta de agua y las de tela =) ¡Que comience la magia!





Si se dan cuenta, el secreto está en el papel y la cinta, por eso que es más bonito usar papel kraft, seda o crepé, porque al ser de colores enteros nos permiten jugar más con los accesorios. Si notan la diferencia entre cada regalo es la forma como va la cinta, una está horizontal, otro está cruzado, otro vertical y el tamaño de lazo (el cual es muy sencillo de hacer como ya vieron). 




Molde pequeño  (tamaño 10 cmts de diámetro)

Molde grande  (tamaño 13 cmts de diámetro)
Finalmente, algo que me gusta hacer mucho es utilizar el papel kraft, lo bonito es lo decora Luciano, pone sus huellitas (manos y pies) en tempera de colores, eso hace que todo tenga valor sentimental, pueden encontrar el tip sobre esto, dándole click en este enlace.

También se pueden usar otros accesorios como botones, papel lustre de colores o cartulina, hilo y mucha imaginación. Esta vez yo no encontré papel kraft =( así que no pude utilizarlo, pero aquí les dejo una linda foto que encontré de modelo.

Fuente: Página La maleta de una au pair
Espero que les guste y les sirva, quise colgarlo más temprano, pero mi hijo hoy no me dejó ni un ratito!


***SORTEO!!! Tenemos un pequeño sorteo express: Una caja de 33 Play-Doh "Ultimate Rainbow Pack" :) Lo único que tienen que hacer es seguirnos en facebook y/o twitter, compartir este post, etiquetar a dos amigos invitándolos a seguirnos y listo! =) El nombre del ganador sale el 25 de diciembre :)

¡Los quiero!

Image and video hosting by TinyPic

En el cine... por primera vez!

jueves, 18 de diciembre de 2014

Hoy fue la primera vez que fuimos al cine con Luciano y no saben todo lo que sentí, no recuerdo cuando fue la última vez que ir al cine para mí fue tan emocionante (no te resientas amor, pero sabes que es otra cosa jajaja) ha sido todo un acontecimiento, desde la mañana, cuando despertó le dije que iríamos al cine y le expliqué que cosa era, que íbamos a hacer allá, que vendían y sobre todo qué íbamos a ver, le enseñé el tráiler de la película por internet y le gustó.

Aunque creo que, no, no creo, definitivamente la más emocionada era yo, contaba las horas que faltaban como si fuera una niña chiquita, tenía todo calculado, la hora en la que saldríamos, a que cine, que película, pero lo que no tenía previsto era la emoción tan grande que iba a sentir al verlo ahí, sentado en el cine, mirando la película y comiendo su canchita tan feliz.

Confieso que cuando llegamos, mientras esperábamos la canchita y que fuera hora de entrar a la sala, tuve miedo de cómo se comportaría adentro, porque si bien es cierto le había explicado qué íbamos a hacer ahí, era la primera vez que él iba a un lugar así, cerrado, oscuro, con el volumen tan fuerte, la pantalla tan grande, donde no se puede hablar. Todo lo que a nosotros, a estas alturas del partido, nos parece tan normal, para ellos es completamente nuevo,  no sabía si me estaba apresurando en llevarlo, si era muy pequeño aún y no estaba preparado, si lloraría, si se asustaría y querría salir corriendo, no sabía qué pasaría y el no saberlo me angustiaba. Pero a la vez estaba súper feliz y emocionada, verlo al costado mío comprando las entradas, la canchita,  correr por todos los lados de aquí para allá, escuchar su risa o cuando me “ayudó” a llevar la bandeja de canchita (claro que lo único que quería era no separarse de ella! Jajaja) todo eso me ponía feliz.

Cuando entramos a la sala y la vio oscura me agarró fuerte del pantalón, sentí como titubeó, no sabía si seguir caminando o no, pero lo sostuve (con mi tercera mano, no sé de dónde ni cómo logré sostenerlo con todo lo que tenía encima) y fue algo instantáneo, al sentirse seguro entró y subió las escaleras tranquilo, se sentó y empezó a ver todo con una carita de asombro única y yo estaba, literalmente babeando, mi bebé, mi pequeño más grande tesoro, estaba ahí sentado en el cine por primera vez y eso era otra muestra de que cada vez está más grande, más niño y menos bebé. (aunque para mi siempre va a ser mi bebé, aún cuando tenga 30 años jajaja)

Disfrutó toda la película sentado en su asiento comiendo canchita (bueno casi toda) 15 o 20 minutos antes de que acabe se paró y se pasó a los asientos de adelante y empezó a inquietarse hasta que encontró su lugar perfecto a mi costado, pero en las escaleras jajajaja… como la sala del cine estaba medio vacía (por el horario y la película supongo) no hubo mayor inconveniente.

Y eso que no fuimos con Luciano sólo, fuimos con su prima, que casi tiene su misma edad, ella es unos meses mayor y les digo un secreto? Me encantó tener a dos pequeños de mi mano, caminar juntos, reírnos, jugar, comprar, hacer malabares (mi cartera, la cartera de Mika, la mochila de Lu, la bandeja con la canchita, las bebidas y encima el celular para tomarles foto jajaja) sí que es muy diferente, es otro terreno, más chamba también, Mika ya va al baño sola, así que a mitad de película tuve que salir corriendo para llevarla  ¡pero qué lindo se sintió! He decidido que el 2015 será mi año de a 4! Jajajaja….  Claro que si me preguntan de qué trato la película, probablemente mi respuesta sea, no sé, la vi a medias, pero la disfruté enterita, cada minuto que duró.

Definitivamente la experiencia de hoy en el cine, fue tan hermosa como la imaginé y quiero compartir con ustedes  5 recomendaciones que tuve en cuenta para llevar a Lu al cine:

1.- Antes de ir, explicarles que es, no hay que asumir que ya saben porque para ellos es una experiencia completamente nueva, comentarles todo lo que encontrarán para que sepan a lo que van, desde cómo es la sala, hasta que no se puede hacer ruido y si quieren pueden enseñarles el tráiler de la película (cosa que así saben lo que van a ver).

2do: Escojan una película corta y totalmente en español, la que vimos hoy día duró 90 minutos (los primeros 70 llamaron su atención sin parpadear, los últimos 20 le costaron un poco).

3ero: A la hora de comprar las entradas, escojan asientos en el pasillo, será más fácil poder salir al baño, o si se pone a llorar o algún imprevisto (y como seguridad también).

4to: No se asusten si el bebé se pone a llorar en la sala, en plena película, todos los bebés reaccionan de diferente manera, si se asusta y llora, lo recomendable es salir un rato a conversar, hasta tranquilizarlos y convencerlos de regresar, sin ponerse nerviosas por las demás personas. En caso el bebé no quiera entrar de nuevo, no hay que insistir ni obligarlos, si no se sienten cómodo en esa oportunidad hay que regresar cuando esté más grande, porque si los obligamos, los asustamos y van a tardar un poco más en tener confianza de nuevo para entrar.

5to: Tener a la mano pañitos húmedos, alcohol en gel y pedir asientos de bebé (son como cojines que los van a levantar un poco más para que puedan ver la película sin dificultad)

Espero que les guste y les sirva!
Un beso y a disfrutar la película :) 



Jum, de aquí nadie me mueve jejeje


Asuu cuanta canchitaaaa! 


Un reno gigante.... no se vale pestañear =)

Mi niño - bebé <3
Niko, el reno travieso =)


Pd: Yo supe que estaba preparado para ir al cine (o al menos lo supuse) cuando en la casa aguantaba ver toda una película sin intentar bajarse a los 15 minutos...


Image and video hosting by TinyPic

Mi Milagro Guadalupano...

viernes, 12 de diciembre de 2014

Y el día llegó y yo estaba más emocionada que todos en el avión, no me iba a ir a Cancún ni a la Riviera Maya, me iba a ir a la Basílica de la Virgen de Guadalupe y era un sueño hecho realidad, una promesa que cumplir, un beso que mandar, una flor que entregar y tanto, tanto que agradecer, sentía que no iba a saber por dónde empezar…

Hoy es día de la Virgen de Guadalupe, la morenita más bella del mundo, a quien amo con todo mi corazón, y a quien hace un año tuve el privilegio de ir a visitar a su casa y les tengo que confesar que parecía una niña, estaba muy emocionada, contaba los días que faltaban para llegar y cuando estuve allá, frente a ella, sentí una paz tan grande, sentí que el mundo se detuvo y que sólo estábamos ahí Ella, Luciano y yo, abrazaba tan fuerte a mi hijo y la miraba, tenía en mis brazos su más grande milagro, mi hijo.

A Luciano se lo encomendé el mismo día que me enteré que estaba embarazada, que fue el mismo día que tuve mi primera amenaza de aborto y Ella, junto al Señor de los Milagros lo cuidaron, lo protegieron y me dieron la tranquilidad que necesitaba. Lo mismo pasó un par de semanas antes que naciera, yo no sabía que mi placenta se había envejecido y que ya no alimentaba a mi hijo, hasta que un día mientras manejaba el carro con mi mamá, tenía cerca de 8 meses, me chocaron, producto de ese choque me llevaron al doctor por un tema rutinario, para comprobar que estaba bien y ahí fue que me entere que mi hijo no estaba alimentándose, empezaron los monitoreos diarios e interdiarios, yo estaba tan angustiada, tenía tanto miedo y una semana después me operaron de emergencia por que mi hijo no se movía ni con todo el chocolate del mundo (lo cual en un día normal hacía que bailara zamba dentro mío jejeje), si no hubiera sido por ese choque, no me hubiera enterado de nada, en ese momento le reiteré a la Virgencita la promesa que le había hecho durante el embarazo, que si mi hijo nacía, se lo llevaría antes del año a su Iglesia, a presentárselo...

...Y ese día, parada frente a la Virgen de Guadalupe, con mi hijo en brazos, supe una vez más, que los milagros existen, que la Fe es lo único que realmente alimenta el alma, que no debemos perderla nunca, por más difícil que sea el momento, por más doloroso que sea, siempre está ahí nuestra madre dispuesta a escucharnos si le hablamos con el corazón, Ella es madre como nosotras y ha sentido en carne propia el amor y el dolor de un hijo, hablemos con ella como se habla con una madre. 

La oración, el agradecimiento y el amor, son fuerzas que mueven el mundo y que todo lo pueden. Enseñemos a nuestros hijos a rezar, a creer, a agradecer la vida, porque no sólo es un derecho que tenemos, es un milagro, cada parte de nuestro cuerpo es un milagro, regresar a casa en la noche y poder abrazar a nuestros hijos, es un milagro. 

¡GRACIAS Virgencita de Guadalupe, Gracias por TANTO!
¡FELIZ DÍA!

¿No estoy aquí, yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy, yo, la fuente de tu alegría? Virgen de Guadalupe.



Image and video hosting by TinyPic

Protección Solar!

martes, 9 de diciembre de 2014

Y llegó el verano yeeeee desde hace unos días el sol nos está alegrando las mañanas y cada vez se hace un poco más intenso ¡que rico!...Ver a Luciano treparse por todos los juegos de los parques iluminados por los rayos de sol, ir a la playa, correr por la arena, mojarse sus piecitos en el mar, intentar armar castillos o túneles y terminar todo enterrado jajaja, es una delicia… definitivamente, es la época del año que más me gusta, y creo que a el también, aunque aún no me lo diga jajaja... 

Pero también es una de las épocas del año que más miedo me da (desde que soy mamá, claro) ¡qué bárbaro! parece que me hubieran cambiado de chip, qué se me iba a ocurrir antes ponerme bloqueador en la playa, si lo único que quería era tomar ese colorcito carbón encendido jajajaja y podía pasarme horas de horas bajo el sol y justo entre las horas pico jajaja pero ahora, lo único que pienso es como proteger a mi hijo del sol y disfrutarlo al mismo tiempo, sin volverme paranoica (que ya en mi modo normal lo soy!)

Recuerdo el primer verano de Luciano, el tenía 6 meses y yo un poco de miedo y un montón de preguntas sobre qué tanto debía o no exponerlo al sol, que bloqueador usar, qué factor de protección (ni siquiera sabía que era el factor de protección!) cada cuanto tiempo, entre otras cosas. Así que cuando se acercaba al verano, fui con mi listota de preguntas (como todos los meses) a interrogar al pediatra y así fue como descubrí unas cositas que aquí se las resumo:

Primero que nada ¿que es el factor de protección solar que vemos en los frascos de bloqueador? Es el indicador del tiempo máximo que puede estar una persona expuesta al sol sin quemarse o tener que re aplicar el protector solar, depende del tipo de piel y de la edad que tenga. Para calcularlo se multiplica el factor por 10, es decir un FPS 25 es igual a 250 minutos, equivalente a 4 horas de protección (pero igual se recomienda aplicar el producto nuevamente cada 2 horas)

1.- Los bebés menores de 6 meses no pueden (o no deben) usar bloqueador, porque su piel es muy sensible y delicada a los componentes químicos de ese tipo de cremas, por lo que no deben estar expuestos por mucho tiempo a los rayos directos del sol, es preferible estar debajo de una sombrilla.

2.- A partir de los 6 meses es recomendable utilizar un protector solar indicado para niños pero libre de perfumes, colorantes y filtros químicos, con factor de protección solar 25-30. Son mejores los que tienen micropigmentos, puesto que reflejan los rayos UV para que no penetren en la piel y los hace compatibles con pieles extra sensibles o atópicas, como la de Lu cuando era pequeño. Eucerin tiene uno muy bueno!

3.- A partir de los 12 meses lo recomendable es aplicar un bloqueador con factor 50, de preferencia aún sin perfumes ni colorantes  y resistentes al agua. Esto debido a que a partir del año los bebés ya tienen más actividades bajo el sol y por más tiempo.

4.- No es recomendable usar un bloqueador que contenga repelente al mismo tiempo, lo mejor es aplicarlos por separado (primero el bloqueador y luego de 10 minutos el repelente)

5.- El bloqueador hay que aplicarlo en casa antes de salir, para que tenga unos minutos de acción antes de la exposición al sol y hay que volverlo a aplicar cada dos horas, por más que el bloqueador sea resistente al agua y/o no se haya bañado en el mar o la piscina. Se debe poner en todas las partes expuestas al sol, sin olvidarnos de los pies, detrás de las orejas y/o el cuello (Una vez me olvidé de mis pies y quedaron bien marcadas las tiras de mi sandalia jajaja)

6.- Es importante tomar bastante agua en el verano, recordemos que el sol deshidrata con mayor facilidad y los niños queman energías bastante rápido, por lo que debemos darles mayor cantidad de agua y/o jugos frescos, pueden ser pequeños sorbos pero continuos.

7.- En cuanto a las ropas de baño, ahora la mayoría tiene protección UV y son excelente para los peques, yo pensaba que se iba a morir de calor ¿? jajajaja pero son bastante frescas y les cubre la mayor parte del cuerpo, hay enteras, sólo polo, sólo short o hasta faldita me parece...  

8.- Los sombreros son infaltables, tenemos que tener siempre uno en la cartera. Hay de varios modelos, los tradicionales o los que les cubren las orejas (chavitos creo que les dicen!) y son ideales para los más pequeñitos y los gorritos de siempre. Los lentes de sol son opcionales, sirven más para deleite nuestro, nos derretiremos mirándolos!!! jajajaja (pero si van a ponerles lentes, busquen los que tienen protección UV)

El verano es hermoso y se puede disfrutar riquísimo si tomamos la precaución adecuada. ¡Ay Dios mío, ya sueno a mi mamá! jajaja... y espero que mi hijo no se corra de mi a la hora de ponerle el bloqueador como me corría yo de ella.. jajaja 


A disfrutar del sol con cuidado...

Sin olvidarse del sombrero... 

Listo para la playita...  ¡Chicas allá voy! 

Tabla de Factor de Protección Solar - Oriflame



Image and video hosting by TinyPic