A reciclar jugando... Hagamos un trencito!

jueves, 30 de octubre de 2014

Una tarde, estábamos jugando con Luciano en la casa, como estaba un poco resfriado preferí no sacarlo al parque como de costumbre, así que nos quedamos jugando con sus trencitos ¿les había contado que tiene fascinación por los trenes? no saben lo que es, podría identificar un tren así fuera tan chiquito como una hormiga jajaja le gustan de todas las formas, tamaños y colores posibles, pero su adoración es Thomas y sus amigos, amanece pensando en trenes, se acuesta pensando en trenes, sus vídeos favoritos son de trenes ¿pueden creer que su primera pesadilla fue con trenes? soñó que todos sus trenes habían desaparecido, tuvimos que llevarlo a verlos, los "identificó" a todos y sólo así pudo dormir tranquilo de nuevo jajaja ¿se imaginan?... es demasiado y yo les juro que nunca había visto tantos en toda mi vida, ahora yo también tengo pesadillas con trenes, pero no precisamente porque se pierden jajajaja....  

Bueno, como le gustan tanto los trenes, se me ocurrió que el hiciera su propio tren ¿cómo? ¡reciclado! Fue súper, nos divertimos un montón haciéndolo, pintamos, sentimos las diferentes texturas, usamos la imaginación y todo eso es estimulación pura y natural para todos (incluyendo a los adultos, que nos volvemos niños en todo el sentido de la palabra!) 

Les recomiendo mucho hacerlo, no sólo porque la lista de cosas por hacer es interminable, desde trenes, carritos, aviones, barcos, hasta pelotas, superheroes, máscaras y muchas más, sino por todo lo que les enseñamos a nuestros peques al hacerlo, como la responsabilidad con el medio ambiente, desarrollar su creatividad y dejar volar su imaginación, el darle vida de nuevo a algo que supuestamente no servía, despierta su capacidad de asombro e incentiva sus ganas de exploración, entre otros, que son cosas que los van a ayudar a lo largo de su vida. 

Nosotros intentamos hacer un Thomas, aunque solamente nos salió un trencito chu chú (muy lejos del protagonista de Thomas and friends!) jajaja... 

Aqui van los pasos que seguimos:

1.- Primero buscamos todo lo que nos podía servir, desde cartones de papel higiénico o papel toalla, cajas de leche, sal de andrews o mates, jabas de huevo, hisopos, chapas de gaseosa, papel bond reciclado, cartón, pita, hasta argollas de juguete y ojitos de algún muñeco que se malogró...  lo juntamos, revisamos, escogimos y nos quedamos con lo que utilizaríamos, lo demás lo guardamos para otro día  :)  Este paso depende de ustedes, de lo que quieren hacer, todo sirve...



2.- Pintamos (jajaja ya me colé, como buena, quise decir Luciano pintó!) el tubo de papel higiénico, de color azul, que nos iba a servir como parte de la locomotora (pueden pintarlo del color que más les guste) Lu empezó a hacerlo con una esponja y terminó con los dedos, lo cual a mi me encanta, porque así puede jugar con las texturas y estimular sus sentidos...  (sólo les recomiendo ponerle ropa que ya no usen, de preferencia, y papel periódico en el suelo para que no haya problema cuando se manchen, porque créanme que lo harán y ustedes también jajajaja)




3.- Forramos las cajas de leche, las cuales nos sirvieron para completar la locomotora, con el papel bond reciclado y luego lo pintamos de color celeste y dibujamos con plumón algunas aplicaciones como ventanitas, rallitas, cositas que puedan servir de adorno, para finalmente, pegarlas en forma de L y encima de ambas, el tubo del papel higiénico azul...




4.- Para hacer las llantas, tanto de la locomotora, como de los vagones, utilizamos chapas de gaseosa, les hice un hueco en el medio (esto si lo hice sola, con ayuda de un clavito) y las coloqué en los hisopos, luego las pegamos debajo de la locomotora y quedó lista.





5.- Una vez que las llantas ya estuvieron puestas, pegamos encima una tapa de agua para que de la impresión de la chimenea por donde sale el vapor :) Luego, en una cartulina blanca le dibuje una carita (soy pésima dibujando como podrán ver! jajaja) le pegué unos ojitos que encontré y la coloqué dentro del tubo de papel higiénico...


6.-  Para hacer los vagones, hay que seguir el mismo procedimiento de forrar las cajas y pintarlas, en nuestro caso escogimos los colores amarillo y verde y les dibujamos rayitas con plumón negro a los costados, colocamos las llantas y ya teníamos los vagones.

Para unirlos, utilicé unos eslabones que compré para un juego de estimulación de Luciano, pero como quería que el mismo pudiera engancharlos sin problema, les corté un poco las aberturas con un cuchillo (esto lo hice sola también!).

Finalmente, para que pueda jalarlo, (no es necesario, pero Luciano quiso llevarlo de paseo) coloqué en la parte delantera de la caja locomotora, un botón ensartado con un poco de cola de rata  y....


...LISTO! con ustedes el trencito Thomas que no es Thomas! jajajaja...



Espero que les sirva, que lo hagan con sus peques y que se diviertan mucho, la carita de sorpresa y emoción que ponen cuando ven que todas esas cosas que " no servían" se han transformado en algo tan lindo que ellos mismos hicieron, no tiene precio. No importa si no quedó un súper tren o si la carita es demasiado cómica (como en mi caso jajajaja) el simple hecho de hacerlo juntos, de pintarlo y de armarlo, es toda una hazaña difícil de olvidar.

Me cuentan como les va!
Un beso grande, 

Image and video hosting by TinyPic