Las noches que dormimos juntos

martes, 30 de septiembre de 2014

Ayer cuando acostaba a Luciano en su cama y tarareaba la canción que más le gusta, pensaba en los dos años que dormimos juntos, aún lo escucho y tengo que repetirlo varias veces para creérmelo ¡dos años durmiendo juntos! No puedo creer que hayan pasado dos años, no puedo creer que hayamos dormido juntos tanto tiempo y sobre todo,  no puedo creer que ya se haya ido a su cama, sólo.
Cuando lo pasé a mi cama tenía casi 3 meses, en ese momento no sabía que existía la palabra colecho* (y no lo supe hasta que Lu tuvo  1 año 10 meses que fue cuando abrí el blog), no sabía si estaba haciendo bien o si estaba haciendo mal, es más, lo hice pensando que al día siguiente lo volvería a poner en su cama y así pensé la noche siguiente y la siguiente, lo mismo cuando cumplió un año, se me hacía cada vez más difícil, pero al contrario de lo que todos pensaban, no era por él, sino por mí. Yo era la que no podía dejarlo ir a su cama (ni siquiera hacía el intento lo admito! Jajajaja) y eso que desde antes que naciera  estaba decidida a que dormiría en su cuarto, decía él va a ser independiente, va a tener su espacio, mamá y papá también tendrán su espacio y así las cosas funcionarán de maravilla ¡si claro! Jajajaja
Pero, saben, no me arrepiento, dormir con mi hijo estos dos años ha sido más que increíble, a pesar de haber estado con más de medio cuerpo afuera de la cama la mayoría de noches, una pierna que me empujaba en las mañanas o un brazo que se me clavaba en el cuello, estos dos años han sido mágicos y no sólo para mi, también para César, que lo disfrutaba tan igual que yo (aunque el sí dormía bien! jajajaja)
Acostarme cada noche con sus bracitos alrededor de mi cuello es una sensación indescriptible, despertarme con sus ojos mirándome, sentir el calorcito de su cuerpo junto al mío ¡como lo extraño cada noche! sentí tantas ganas de decirle que no, que no estaba preparada para que se vaya, tantas ganas  de inventarme mil excusas, que hacía frío, que se iba a resfriar, pero él ya lo había decidido y yo sólo tenía que aceptarlo y acompañarlo, aunque ahora cuando lo haga dormir busque quedarme en su cama un ratito más, apachurrándolo fuerte y me levante varias veces en las noches para ver si está durmiendo bien, si está tapado o si está mojado, el decidió irse a su cama y eso es un síntoma de que mi bebé está creciendo.

Confieso que al comienzo pensé que sería momentáneo, que volvería a mi cama, pero poco a poco con el paso de los días mi idea se fue desvaneciendo, no lo podía creer jajaja... lo veía tan seguro, tan cómodo, tan firme en su decisión, el sabía que era momento de irse a dormir a su cama, a su cuarto, a su pequeño mundo y sabía que tenía el apoyo de mamá y papá, que estaríamos ahí como lo hemos estado estos dos años. Así que cada noche, aunque me cueste,  me toca reforzar su decisión, hacerlo sentir feliz de dormir en su cuarto y que  sepa que estamos muy orgullosos de el, de nuestro pequeño, gran bebé.

Ahora puedo decir que después de haber dormido dos años con mi hijo, le he encontrado más ventajas que desventajas, es un niño independiente, seguro, amiguero (mucho, mucho más que yo!) las dos o tres veces que se atoró en silencio (se ponía morado y se ahogaba) pude darme cuenta en el mismo instante y ayudarlo, las veces que se mojaba podía cambiarlo inmediatamente, cuando estaba enfermo y no podía respirar estaba siempre al lado para cualquier cosa, no tuvo una crisis severa de mamitis, no tardó en hablar, no es un niño inseguro, no es introvertido y nada de las miles de cosas más que le atribuyen al dormir con los padres. Mi matrimonio no tuvo ni sufrió ningún inconveniente, no se debilitó, ni perdió el encanto.
Creo que todo depende de hacer lo que crees y sientes que tienes que hacer. Mi consejo es que no hagas las cosas (o las dejes de hacer) porque alguien te dice que es malo, que no se debe hacer, que las cosas luego serán difíciles, que no podrás sacarlo de tu cama ¡NO! hazlas SÓLO porque tú crees en ellas. Si decides no dormir con el o si decides dormir con el ¡lo estás haciendo bien! En la medida que tu como madre o padre, estés contento con lo que haces, seas feliz, tu hijo lo va a sentir y tu felicidad se va a duplicar, ese es el único secreto.
Disfruten cada segundo, cada minuto, los niños crecen más rápido de lo que nosotros terminamos de decidir que hacer o que no hacer, sigue tu corazón, que el siempre tendrá la razón.
  



¡Lu durmiendo solito en su cuarto!


  
 *Colecho: Práctica en la que los bebés o niños duermen con uno o los dos de sus progenitores, incluido como parte de las prácticas para una crianza saludable y feliz de los niños, dentro de la crianza con apego.

**Si decides dormir con tu bebé, no te olvides de seguir ciertas normas de seguridad como evitar taparte hasta el cuello para no taparle la carita, no usar almohadas mientras sea muy pequeño, no tomar alcohol o fumar si te vas a acostar a su lado, no dormir con el si estás muy cansado, tener siempre protectores a los costados y/o en el suelo para que no se caiga o se golpee, acostarlo boca arriba. Cuando era muy pequeñito, yo lo hacía dormir en un saco tipo sleeping (lo pueden comprar en casas & ideas) para mantenerlo a una distancia prudente.

***Los beneficios del colecho, según teorías partidarias son: el bebé se duerme más fácilmente, potencia el vínculo afectivo entre padres e hijos, disminuye el riesgo de muerte súbita, favorece el bienestar del bebé, su desarrollo neuronal y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés, así como el desarrollo de la autoestima del infante, y posterior autonomía personal.




Espero les guste y les sirva!
Un beso,


Image and video hosting by TinyPic

El idioma del amor

viernes, 26 de septiembre de 2014

Hoy se celebra el Día Internacional del Sordo y he tenido la suerte de conocer a lo largo de mi vida personas tan iguales a mí, en todo sentido, sólo con el pequeño detalle que no pueden escuchar lo que digo, pero me entienden igual y yo a ellos! Pueden leer labios, pueden hablar por señas, pueden escribir, no hay barreras para la comunicación si así lo queremos.
 
Mi mejor amiga es sorda y es una mujer increíble que sólo transmite amor en su mirada, Otro gran amigo mío también y no he conocido persona más alegre que él. Ambos me han enseñado que nada en la vida es imposible.
 
Hace poco estuve en un colegio para niños con discapacidad auditiva y me maraville de verlos jugar, me enamoré de sus sonrisas, de su alegría, de sus miradas llenas de amor y de inocencia. Y mientras escuchaba a sus mamis me invadía un sentimiento de vergüenza, de no poder creer como es que actualmente siguen existiendo tantas barreras de amor,  barreras que creamos nosotros mismos y que transmitimos a nuestros hijos.
 
Los niños nacen libres de estereotipos, sin prejuicios en el corazón, somos nosotros quienes seguimos construyendo para nuestros hijos un mundo paralelo, irreal, donde todos tienen que ser perfectos y que si son aunque sea un poquito diferentes a nosotros, no podemos tolerarlo ¿Nunca nos hemos puesto a pensar que pudimos ser nosotros talvez, los que estuviéramos en su lugar? ¿Que pudieron ser nuestros hijos los que nacieron sordos? Que no necesariamente es algo congénito, que muchos de los casos de sordera infantil en nuestro país se deben a asfixia en el parto, pérdida de la audición durante el embarazo, niños prematuros y otros muchos casos más que le pudieron pasar a cualquiera, con una tasa, sólo en Perú, de más de medio millón de personas con discapacidad auditiva.
 
Un niño que no escucha, juega exactamente igual a otro niño, tiene las mismas necesidades de amor, de cariño y de respeto, su sonrisa ilumina el lugar donde están igual que otro niño ¿Es que acaso en el mundo no se hablan distintos idiomas? Algunos hablamos español, otros quechua, inglés, francés, alemán, japonés, ¿Por qué otros no pueden hablar en señas también? ¿Qué tiene eso de diferente? ¿Cómo juega un niño que habla francés con un niño que habla español si ninguno entiende lo que dice el otro? Simple, porque entre ellos hay un idioma que cruza toda frontera y que muchos de nosotros, los adultos, no terminamos de entender: el  idioma del amor, de la igualdad, de la inocencia. Tenemos tanto que aprender de ellos, no les contagiemos nuestros prejuicios, más bien, contagiémonos nosotros de ellos, hablemos todos el mismo idioma de amor.
 
Todos queremos un mundo mejor, formemos niños con respeto, niños con amor al prójimo, que no hagan diferencias, que fomenten la igualdad y compartan este mundo con todos, sólo así lo haremos un lugar mejor, entendiendo que todos somos iguales y eso, eso empieza en casa.
 
“La mente fija limitaciones, el corazón los sobrepasa” Anónimo.
 
“La discapacidad no está en las personas faltas de una parte de su cuerpo, está en la mente de muchas que se dicen sanas” - Marithe Lozano.
 
 
 
 
 
¡Feliz Día Internacional del Sordo! 
 

Un beso,

Image and video hosting by TinyPic

Tiempo de hacer ejercicios!

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Les cuento que hace un par de semanas, Cesar y yo volvimos a hacer ejercicios, esta vez con Luciano, era gracioso porque todas las semanas decíamos el otro fin de semana empezamos y nunca lo hacíamos, nos ganaba la flojera, las ganas de quedarnos en casa, el frío del invierno y miles de excusas más, hasta que un día dijimos ¡no! este fin de semana lo hacemos si o si, y la experiencia fue tan linda que la repetimos al domingo siguiente y ahora estamos haciendo un hábito de esto. En el verano fuimos un par de veces también pero no con la intención de ir a hacer deporte, sino simplemente para que Luciano juegue, se entretenga un rato y listo, pero ahora queremos hacerlo como un tema de rutina, de enseñarle a Lu la importancia que tiene hacer deporte, incentivarlo, aunque pensándolo bien, el es quien nos incentiva porque corre más que papá y mamá juntos jajaja … Lo llevamos con el scooter y a la cuadra lo deja y termina cargándolo su papá (lo cual es bueno para el, le he dicho, porque así va a fortalecer sus  brazos jajajaja) así que esta semana vamos a probar no llevar el scooter a ver que tal nos va, una pelota podría ser buena opción también!
 
Nosotros vamos al pentagonito en San Borja, porque está cerca de la casa, lo bonito de correr los domingos en las calles cerradas es ver a  familias enteras que salen a hacer deporte, se vive como una fiesta, hay gente corriendo por todos lados, niños y adultos en bicicleta, patines, scooter , bailando, jugando, hay tanta energía que contagia y Lu simplemente se une a la fiesta, es una motivación natural, no hay presión, no hay obligación, papá y mamá corren también, entonces hay bastante estímulo visual lo cual funciona muy bien cuando son niños y es lo que quiero aprovechar, inculcarle desde pequeño que el hacer deporte no sólo tiene beneficios físicos sino también emocionales y mentales.
 
Hay muchas actividades por hacer, en nuestro caso, luego de correr con Lu cierto tramo, obviamente no todo porque es inmenso y sería mucho para el, vamos a tomar agua a la cafetería o una gelatina que le encanta, nos sentamos a descansar en el jardín y luego vamos a los juegos o a ver el corralito de patos, hay caritas pintadas y muchos deportes más como vóley, mini golf, tenis, patines (los cuales también alquilan y enseñan a usar) baile, en fin! Un montón, pasamos toda la mañana ahí y sin darnos cuenta el tiempo voló, y lo mejor, como les digo, es que las callen que están alrededor están cerradas, no tienen acceso vehicular y se puede hacer deporte con total tranquilidad, también se puede ir con mascotas, incluso hay una zona de juegos para perritos y actividades para hacer con ellos!
 
Ahora hay cada vez más municipalidades que están fomentando el deporte a través de programas con calles cerradas y tramos enteros exclusivamente para que la gente haga ejercicios, hice una pequeña lista de estos lugares para ustedes, para que se animen a ir a disfrutar de una mañana diferente y sobre todo para crear hábitos saludables en nuestros peques:
 
  1. El Pentagonito - San Borja, ofrece un programa de 4.1km denominado Muévete San Borja, cerrado los domingos desde las 7am hasta la 1:00pm, con actividades para hacer como: aeróbicos, pasear en bici, patinar, mini golf, tenis, mini tenis, tenis de mesa, vóley, baile, gimnasio, spinning y  tai chi.  Hay juegos y actividades especiales para niños también, un corral de patos y gansos. Baños, cafetería. Alquiler de bicis: 6 soles por hora.
  2. La Avenida Arequipa, ofrece un programa de más de 50 cuadras-cerca de 6km, desde el cruce de la av. 28 de julio en Cercado de Lima, hasta la intersección de la Av. José Pardo en Miraflores, denominado Ciclodía,  cerrada todos los domingos desde las 7am hasta las 1:00pm, con actividades para hacer como:  baile, caminata, correr, bici, patines, skate, entre otros.  Alquiler de bicicletas entre 6 y 10 soles.
  3. La Avenida Raúl  Ferrero - La Molina ofrece un programa denominado Corredor Saludable, entre las avenidas Los Fresnos y Prado Ugarteche, sentido Este- Oeste, cerrado todos los domingos desde las 6am hasta las 12:00 con actividades para hacer como: montar bici, tai chi, skateboard, trotar, patinar, caminatas, tae kondo, entre otros. Además tienen juegos para niños, como camas saltarinas, escalada, inflables.
  4. La Avenida Brasil – Magdalena del Mar, desde la cuadra 28 hasta la cuadra 40 y el Jr. Salaverry, de la cuadra 1 a la cuadra 6, ofrece un programa denominado Domingos familiares recreativos, también cerrado los domingos desde las 7am hasta  la 1:00 pm con actividades como: bici, patines, skate, scooter, triciclos, coches, caminatas, gimnasio, baile, tai chi, juegos infantiles de antaño, cuenta cuentos, títeres, exhibición de arte y campaña de salud gratuita.
  5. La Av. Velasco Astete – Surco, desde la Av. Primavera hasta la calle Loma Hermosa, ofrece un programa de 25 cuadras, denominado Vía Recreativa, cerrado los domingos desde las 7am hasta las 1:00pm con actividades para hacer como ciclismo, footing, aeróbicos, danzas, trote y entre otras. 
 
Escuchamos siempre todos los beneficios que tiene para el cuerpo hacer ejercicio, pero también existen otros tipos de beneficios, como por ejemplo en el caso de los niños mejora la calidad de sueño, les enseña a seguir reglas, les ayuda a abrirse a los demás y vencer la timidez, fortalece sus habilidades motoras, favorece el crecimiento y desarrollo de sus músculos y huesos, mejora el estado de ánimo y combate el sedentarismo, ayuda a tolerar mejor la frustración al mismo tiempo que previene el sobrepeso y la obesidad.
 
Además de todo, hacer deporte en familia es una experiencia única, se comparten muchas cosas, se enseña con el ejemplo, y nosotros mismos, podemos respirar, desconectarnos de todo, relajarnos, pensar mejor las cosas, descargar la energía de la semana, liberarnos del estrés, y muchas cosas más como prepararnos para el verano 2015!  =) jajajaja razones hay muchas y lugares también, así que ahora no más excusas =) ¡Les va a encantar!
 
 
Lu y papá corriendo
 
 
Pd: No se olviden que la hidratación después de hacer ejercicio es imprescindible, siempre lleven una botella de agua para los adultos y un toma todo para los niños. También es importante el uso del bloqueador solar y empezar paulatinamente si hace tiempo no se hace ejercicios!
 
 
Un beso,

Image and video hosting by TinyPic

...Y crecimos!!

viernes, 19 de septiembre de 2014

Hoy día estoy un poco más nostálgica que de costumbre, será porque cada vez Luciano crece más y más, hoy me sorprendió hablando casi todo, en un lenguaje no de bebé pero no de niño tampoco, es una mezcla de ambos, una mezcla encantadora, deliciosa, de esas que estoy segura darían a las tías muchas ganas de apachurrarle los cachetes y a mí de sólo llorar…  tanto tiempo esperé que hablara, tanto tiempo entendí su lenguaje y su forma de comunicarse aunque nadie más en casa entendiera, tanto tiempo me la pasé descifrando palabra por palabra, aprendiendo a leer también el lenguaje de su cuerpo, sus ojos, tanto tiempo busque en sus gestos algo que pudiera darme un indicio de qué era lo que quería decirme, que entendía todo en un dos por tres, éramos uno sólo, aunque no estuviéramos como en el embarazo, seguíamos siendo uno solo, fue tan emocionante escucharlo decir mamá por primera vez, igual de emocionante verlo descubrir cada palabra que salía de su boca, pero ahora escucharlo decir más de 5 palabras juntas, escucharlo decir frases, verlo hablar por teléfono y mantener una conversación, es una cosa de locos! Se me cae la baba pero hasta el piso! Cuando salgo, lo llamo y puedo preguntarle que está haciendo y oírlo al otro lado del teléfono contármelo es demasiado para mi corazón, sé que esto es un paso para soltar, para empezar a ser dos y ya no uno, ésta es una de las etapas más hermosas de ser padres pero una de las que más me estruja el corazón, no sé cómo explicarlo, me muero de la alegría, de orgullo, de emoción, pero también siento miedo, nostalgia, angustia... no sé, está dejando de ser mi bebé para convertirse en un niño! ¡mi niño hermoso!
 
Además del tema de que se soltó y habló! Está que ayer decidió dejar el pañal, le cambié a otro pañal para probar porque me lo habían recomendado mucho y no le gustó, entonces decidió que ya no quería usar más el pañal, mostro por ese lado! Peeero, ahora estamos en la etapa más difícil, ¡la disyuntiva! Sabe que no quiere usar pañal (y vaya que no deja que se lo pongan) pero a la vez avisa a medias, es decir, dice mamá pichi cuando ya se mojó! Mamá caca, ya amor vamos al baño, no aquí! Oseaaaaa… Mucha, mucha pero mucha paciencia y confieso que aún me falta mucho camino por recorrer en cuanto a paciencia, es un don al que llegué un poco tarde el día que lo repartieron (está bien, llegué bastante tarde! ajajaja) pero ahí vamos dándole a la lucha, sólo me queda decirle cuando se orina (prácticamente en mis pies) que no importa, que si esa vez no llegó la próxima si lo hará, y aunque estos dos días en que mi casa ha terminado más orinada que el mercado central y a veces haya querido ponerle el pañal a la fuerza, no puedo frenar lo que él quiere, este es un paso súper importante para él y sé que tengo que darle todo mi apoyo, así que me voy a la cocina, abro un paquete de oreo y respiro 5 minutos antes de volver. Pero a pesar de todo esto, cuando lo miro y caigo en cuenta que ¡está dejando el pañal! Me derrito, recibo una dosis extra de paciencia de algún ángel que se compadeció de mí y lo lleno de besos y apapachos y lloro calladita porque mi ¡bebé está creciendo! Todos me decían que crecen muy rápido, pero ¿Qué tan rápido es “rápido”? Vieran mi cara de caracol lleno de baba cuando Luciano ha logrado ir al baño, ha cogido el papel para “intentar” limpiarse y me ha dicho: Mamá yo grande, pichi baño! Plop! Knock out!
 
Y para terminar de rematar mi día de crecimiento, regresé de la universidad y estaba despierto, vemos un poco más de tele, le digo que ya es hora de dormir,  le canto una canción (como todas las noches) y nos acostamos (riquísimo los 3 en la cama como hace un año y medio!) pero lo noté dar muchas vueltas extrañas, cosas que nunca hace, ¿pasa algo Lu? Ya es muy tarde para estar despiertos y escucho un “cama mamá no, cama Lu si”  juaaaaat? ¿Quieres ir a dormir a tu cama? Tuve ganas de decirle ¡no, no te vayas! necesito tus bracitos alrededor de mi cuello toda la noche, no importa si poco a poco me empujas al rincón de la cama, casi casi donde se une con el piso, no importa si en medio de la noche me mandas una patadita de esas que me despiertan a veces renegando otras veces sonriendo, sólo quiero olerte, mirarte, despertarme de madrugada, mirarte y sentir que estoy viva, sentir tu manita buscándome en la noche y muchas cosas más… Pero, sé que no sería justo para el!  Le dije espérame que voy a acomodar tu cama, lo llevé, me acosté con él, se durmió, le di un beso en la frente y salí, con la poca tranquilidad que me quedaba…  y ¡Todo en un solo día!
Sé que todas las mamis siempre queremos ver a nuestros hijos hacer las cosas rápido, recién está gateando y queremos que camine, recién está caminando y queremos que corra, aprende a comer y ya soñamos con el día que lo haga sólo, dice un par de palabras y queremos oír una conversación entera, pero el secreto está en ir disfrutando cada cosita que hacen en la etapa que están viviendo, ya llegará el día, más rápido de lo que creen en que haga todo, sin apuros, sin prisas, con la cámara de fotos al lado para guardar cada detalle, y atesorarlo en nuestro corazón siempre, porque en serio les digo, cuando dicen que los hijos crecen muy rápido, no exageran, han pasado 2 años y 2 meses desde que nació Luciano y yo no siento que haya pasado ni un año entero!
Disfruten, rían, jueguen, gateen con ellos, tírense al piso, embárrense las manos de pintura, cocinen juntos, súbanse al sube y baja o a la resbaladera del parque juntos, hagan todo lo que puedan, porque HOY es el día! Mañana estarán mucho, mucho más grandes  ¡Ay mamá!

 
Los mejores años de mi vida, se están pasando muy rápido...



Image and video hosting by TinyPic

DHAndo

martes, 16 de septiembre de 2014

Hace un tiempito, un grupo de mamás blogueras, tuvimos un desayuno organizado por Mead Johnson, en el cual aprendimos un poco más sobre el DHA, la Colina y todos las nutrientes que necesitan nuestros hijos para crecer sanos y lograr un óptimo desarrollo cerebral.

Admito que antes de salir embarazada no tenía ni una pizca de idea de que cosa era el DHA y menos cuán importante era, y también admito que después de dar a luz, cuando descubrí que cada vez más productos tenían DHA llegué a pensar que era un tipo de “moda”  (pensé lo mismo con todos los productos “light” que aparecían en el mercado "¿chocolate light?") que a partir de ahora encontraría todo con DHA… y no es que a partir de ahora encontraría todo con DHA como pensé, sino fue que a partir de que nació Luciano empecé a consumir productos para bebés, detenerme a mirarlos y por eso todo tenía DHA… huevos, aceite, leche, en fin... todo!
¿Qué cosa es el famoso DHA entonces? Es un ácido graso del tipo Omega 3, un neuronutriente que alcanza su más alta concentración en LA LECHE MATERNA, (la cual es ideal, según la OMS, proporcionar hasta los dos años) que aporta a la salud, especialmente durante el periodo de gestación, infancia y niñez, el desarrollo y buen funcionamiento del cerebro, además del efecto importante que tiene en el desarrollo cognitivo, visual y del cuidado que le otorga al corazón. Por lo cual está de más decir que es sumamente importante que nuestros pequeños lo consuman dentro de los primeros 5 años de vida.
Algo que yo no sabía es que una fuente importantísima de DHA es el pescado, pero el dato curioso es que está en la parte negrita (si!, justo la parte que la mayoría de personas, incluyéndome, sacamos del pescado, la que se ve “fea” y tiene sabor "fuerte” esa esa la que tiene más DHA... PLOP)!!! Ahora cuando voy a comprar pescado pido el que tiene carne negra, como el bonito por ejemplo, que el otro día estuvo muy rico, y eso que el pescado y yo no nos hemos llevado bien en la vida, salvo en ceviche pues! =) Siempre he sido de las que escarbaban todo a la hora de comer, desde chiquita, le quitaba la parte negra, si sentía algún nervio en la carne la dejaba, el pellejo del pollo ni que decir, las verduras ni de broma, una niña problema a la hora de comer jajajaja... Todo lo que uno llega a hacer por los hijos, ni modo, caballero no más, ahora me lo tengo que comer para que el se lo coma con gusto!! jajaja... y mínimo una vez a la semana! glup!
También encotramos el DHA en el brócoli, la alcachofa y todas las verduras verdes, pero el secreto está en que debemos consumirlas con jugos de frutos cítricos como limón, naranja, piña, entre otros ya que estos permitirán que los nutrientes sean absorbidos por el cuerpo humano! yo siempre le daba a Luciano brócoli y alcachofa pero no sabía que con los cítricos lo absorbería mejor!  por eso es que la alcachofa se acompaña con limón! ohhhh.. ese fue un datazo para mi! =) Asimismo, podemos encontrar también el DHA en las nueces, pecanas y almendras pero en cantidades inferiores.

Ahora pasemos a la Colina; que es otro nutriente muy necesario para el desarrollo de nuestros pequeños, (componente fundamental de la leche materna también) es una vitamina que se sintetiza en el hígado y ayuda a regular las grasas, permitiendo el buen funcionamiento cardiovascular y cerebral, pues forma parte de diversos tejidos estructurales del cerebro como la mielina, del sistema nervioso.
¿Dónde encontramos la Colina? en alimentos como huevos, carnes rojas, soya, coles, menestras, arroz, maní y uvas, de ahí que es importante comer menestras!!! ohhhh :0
Les cuento que Luciano comía muy bien hasta los dos años, una cosa de locos, luego empezó a patalear con la comida, (bueno el no, yo para que coma jajaja) y por eso me ayuda mucho saber qué alimentos contienen ciertos nutrientes importantes que el necesita para crecer como diría Popeye, fuerte y sano, así trato que al menos coma esos jajajaja… y también que existe en el mercado una leche de formula, como complemento, que nos sirve de ayuda en esos momentos en que ni el avioncito cuenta, si es que no le estamos dando leche materna, o en mi caso ya pasamos esa etapa, que  tiene los más altos niveles de DHA en el mercado, que les permitirán a nuestros hijos conseguir los nutrientes que necesitan para su desarrollo cerebral.  

Finalmente, les cuento que también conocí a Enfamom una leche para mujeres embarazadas o en etapa de lactancia que proporciona los nutrientes necesarios, alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales tan importantes para  los cuidados tanto de mami como del bebé en camino!




 
                                                       Promoción en supermercados, por la compra de la presentación grande de Enfagrow,
 se llevan de regalo un vasito de entrenamiento! Los vi en Tottus, corran que vuelan!
 
 
 
 
Si deseas saber un poco más al respecto, te recomiendo que visites http://www.enfabebe.com.pe/
Espero que les sirva de ayuda la info! un beso grande!

Image and video hosting by TinyPic

El primer corte de cabello...

lunes, 8 de septiembre de 2014

Les cuento que Luciano nació casi sin pelo (por no decir pelado!)  jajaja era gracioso porque cuando iba a algún lugar la gente pensaba que lo había rapado y me preguntaban porque lo había hecho tan chiquitito y yo les respondía que no, que no le había cortado, que había nacido así, después poco a poco empezó a crecerle  y creo que más o menos pasado el año tuve la necesidad de cortárselo por primera vez.  Pero creo que no tiene nada de malo cortarle antes, eso depende de los papis. Como en todo, hay opiniones diversas, algunos dicen que si no le cortas la pelusa no le va a crecer el pelo y otros dicen lo contrario, que si le cortas no le va a crecer, entonces las dos se invalidan jajaja y pasa a ser una cuestión de cada mami si le corta o no.

La primera vez que fui a la peluquería a cortarle el cabello a Lu, no tenía idea que se podía guardar de recuerdo, pero yo quería tener un mechoncito de su pelo, así que ahí me veían como loca, tomándole miles de fotos a Luciano y recogiendo cada mechón que caía al carrito mientras la señorita cortaba, todo un ritual, jajajaja... Recuerdo que me miraba y se reía, no era una mirada de esas que te asusta, o intimida, más bien era una mirada cómplice, pero no me decía nada, entonces yo seguía en mi tarea de recolectar todos los pelitos. Cesar y yo mirábamos embobados a Luciano  tranquilito en el carrito dejándose cortar el cabello, nosotros pensábamos que iba a patalear, que no le iba a gustar, pero al contrario, creo que hasta estaba disfrutando el corte y a la vez, vernos mirándolo, dejaba que le tomáramos fotos, sonreía, miraba la tele, se sentía un rey. Cuando terminaron de cortarle  le dieron un chupete (el cual para él fue el tesoro más grande y más porque era de Mickey!) y un globo… estaba feliz! Cuando fuimos a la caja a pagar, la señorita que nos atendió preguntó ¿es la primera vez verdad? Respondimos que sí y nos entregaron un certificado súper lindo de “mi primer corte” (como el que está en la foto) y un paquetito con SUS MECHONES,  por eso me miraba y se reía  Jajaja cuando levantó a Luciano del carrito habían miles de mechones que recogió y se los llevó, yo pensé que los iba a botar y era que los estaba guardando, ella lo sabía pero quiso sorprenderme! (y vaya que lo consiguió) Yo salí encantada de la peluquería, más feliz que nunca.

El caso es que ayer fui a cortarle de nuevo, a la misma peluquería y estaba llena de lote a lote, habían muchas mamis que iban con sus  hijos por primera vez y que al igual que yo, no sabían que se podían quedar con el cabello, y como estaba tan llena supongo que se les pasó y no ofrecieron el detalle del recuerdo, me enteré porque de casualidad le pregunté a una mami y cuando le conté lo del certificado se emocionó, lo pidió y se lo dieron. Entonces me pregunté, cuantas mamis no sabemos que podemos tener un recuerdo tan lindo del primer corte de cabello de nuestro gordo (a)... Les cuento que mi suegra guardó cerca de 32 años el mechón de pelo de mi esposo, en una bolsita chiquita, y  un día cuando nos hicimos novios, bien linda me lo regaló, lo guardé en mi billetera, toda romántica para que me acompañe a todos lados ¿y que creen? me robaron la billetera a los 3 días! PLOP jajajaja ¿se imaginan? Tener más de 30 años el recuerdo tan lindo del primer corte de pelo de tu hijo y que lo pierdan en menos de 1 semana jajaja me muero! Así que mejor, es tenerlo así, en un diploma, con todos los datos, en un lugar seguro y nunca por nunca regalarlo a la nuera jajaja
La mayoría de peluquerías para niños tienen este detalle tan lindo, aparte de carritos o sillitas especiales para los más pequeños y ahora tienen hasta juegos tipo play para lo más grandecitos, de todo para hacer que la experiencia del corte de pelo sea de lo más agradable posible. 
 
Pero si a tu peque, no le gusta o le da miedo, tal vez puedas esperar un poquito más, un par de días más y volver a intentar, no lo hagas que se corte a la fuerza, esto creará en ellos un rechazo al corte y lo asociarán cada vez que vayan, la idea es que lo pasen bien... no pasará nada por tener el pelo un poco largo unos días más... Ayer había un peque que lloraba tanto que a mi se me partía el alma en pedacitos, no había nada que pudiera consolarlo y no tendría más de 7  u 8 meses...   Si lloró, tal vez la próxima vez que vayan, pueden llevarle un juguete de casa, eso hará que se sienta más cómodo, a veces ese nexo con lo suyo, les da tranquilidad y confianza.
 
Ya cuando van creciendo podemos usar otras "tácticas" por ejemplo ayer, primero fuimos a que su papá se corte el pelo, el miraba como papito estaba tranquilito y luego le dije amor, quieres ir tu también a cortarte como papá, y todo emocionado dijo que si! y todo el camino a la peluquería estaba diciendo que se cortaría como papá. Funcionó! jajaja y cuando terminaron le pregunté, como quien te has cortado amor? como papá dijo, y quien está más bonito dije, yoooo respondió jajajajaja .... nos hizo reír tanto! la idea es que tratemos que cada experiencia sea divertida para ellos, así la recordarán la siguiente vez y crecerán sin sentir miedos. ;)
 
 


Image and video hosting by TinyPic


Un ratito en su lugar...

jueves, 4 de septiembre de 2014

Hoy día tuve una duda existencial, de esas que te llegan en un momento sin avisar y que te dejan pensando un buen rato. Me escuché a mí misma decirle a Luciano más no de los que imaginaba se podían decir!  Y me pregunté cómo es que sabemos los papás en que momento corregimos y en qué momento molestamos,  porque estamos todo el día diciéndoles no, no y no, que para ellos, poniéndome un ratito en su lugar, debemos ser cual sargentos antipáticos ¿verdad? jajaja
 
Esto es más o menos mi resumen, Lu dice: Holla mamá. Mamá dice: buenos días amor. El intenta bajarse de la cama, mamá dice: NO primero toma tu leche. Ya mami, luego de tomar su leche insiste en que quiere bajar y es NO, te voy a cambiar el pañal. Se baja de la cama después de tratar de correr de mamá y quiere jugar con la Ramona y es NO, cuidado te muerde, quiere subir las escaleras y es NO, cuidado te caes, quiere ver televisión y es NO, a esta hora no se ve televisión, quiere jugar con la Tablet y es NO, en el día no se juega con “esos equipos” (Sueno a mi abuelita lo sé!) coge la pelota y es NO en la sala no se juega (esa no la digo yo, la dice el papá, pero cuenta!), NO podemos ir al parque porque está lloviendo o hace mucho frío…  estos son sólo algunos, aquí vienen más: NO agarres eso, saca la mano de ahí te puede pasar corriente, Bájate de la silla, NO entres a la cocina (esa tampoco la digo yo, pero la he escuchado bastante, así que también vale jajajaja!) NO camines por ahí que está mojado, anda trae tus zapatos para ponértelos, NO te puedes bajar de la cama sin zapatos, NO te bajes de la mesa hasta que termines toda tu comida, hora de bañarse y NO tienes escapatoria, NO puedes comer dulces, NO, eso se come después del almuerzo, NO, gaseosa no puedes tomar, NO ese es el celular de mamá y no es acuático y mucho menos vuela jajaja, NO se cogen los adornos en la casa de la abuela, NO toques nada de ahí, No cojas los juguetes de tu prim@ sin permiso, NO le quites tu juguete, préstale (hasta queremos decirle que prestar, que no y en qué momento hacerlo!)… NO pintes con esa ropa que es bonita y la vas a ensuciar (esta es la favorita de papá, creo que hasta le cambiaría la ropa para comer jajajaja) Cuando vamos en el carro es: NO bajes la luna que hay mucho viento, NO saques la cabeza por la ventana… Cuando estamos en la calle es NO vayas por allá, NO te separes de mí, NO te sueltes, NO agarres, NO te tires al piso, NO te ensucies, ¡NO!… todo es NO, NO y más NO… que desesperante, me leo y no puedo creerlo, me estoy riendo y no sé si de nervios o de culpabilidad,  no lo sé… estoy como en shock, lo primero que se me viene a la mente es ¡que chinchosa! Y luego aparece la carita del pitufo gruñón señalándome y diciendo: no me gusta! jajajaja
 
Y aquí viene mi pregunta, todos estos no, ¿harán que no sean malcriados?  ¿cuántos de estos no de verdad merecen ser dichos?  ¿Por qué digo no? Y luego de pensar mucho y hacer mi exhaustivo análisis, llegué a la conclusión que SOMOS ADULTOS, por lo tanto pensamos como adultos la mayor parte del tiempo y queremos, sin darnos cuenta, que ellos también piensen y actúen como adultos, cuando sólo son niños! (además que como decían por ahí, tenemos el no en la punta de la lengua)Ahora, está el tema de corregirlos y de que no queremos que nuestros hijos sean malcriados, que los señalen, que hablen de lo mal que se portan, o cosas por el estilo, pero ¿el que se crea escoba y se tire al piso a, literalmente, barrer el suelo en algún lugar va a hacer que sea malcriado? No estoy hablando de cuando se tira al piso a hacer una pataleta, sino cuando se tira al piso a jugar… me pasa, me pasa a cada rato, Luciano tiene complejo de escoba y una escoba muy útil! Jajajaja pero ¿Por qué le digo que no? porque tengo que lavar después la ropa!!!! Porque no quiero que se la ensucie, ahí no es por un tema de que no quiero que sea malcriado!  Entonces ese es un no que se puede evitar! Y así me puse a chequear todos mis no, pero para no sentirme tan culpable también identifiqué todos los sí y la balanza se empezó a inclinar a mi favor, ufff felizmente, pero igual recibe un montón de No al día. Entonces, porque después me sorprende que cuando le digo Luciano ordena tus juguetes me diga no! Porque me molesta que cuando le digo ven a comer me diga no! vamos a bañarnos, no... Si es la palabra que más escucha!!! No pues, que injusta! Y si empiezo a decirle más si, o a darle más alternativas después de esos no, tal vez el también deje de decir tantos no, ¿no creen? ¿o suena jalado de los pelos? jajajaja Lo voy a probar y les cuento como me va!! esto de ser mamá si que es todo un tema, no? jajajaja

Bueno y mi reflexión final es que los niños crecen muy rápido y el que se manche la ropa, rompa algún adorno, camine sin zapatos, deje sus juguetes tirados en la sala, se suba al mueble, pise o salte en la cama, vea televisión un rato, juegue con la Tablet (lo pongo de ejemplo a cada rato porque es mi peor trauma lo admito jajaja!) no preste sus juguetes un día o no quiera saludar con besito, no hará que sean malcriados irremediablemente mañana, es decir, eso no marcará la diferencia entre un niño educado y un niño maleducado. Me encanta ver a Luciano explorando,  jugando debajo de la mesa, ensuciándose, jugando con la tierra, la arena, metiéndose la mano a la boca, y miles de cosas más, porque explora, es feliz,  juega, y el mejor aprendizaje de un niño es jugando, pero creo que varios de los no que le digo a Luciano últimamente, son porque los he escuchado en algún lado, en la calle, en el nido, me los han dicho o porque como adultos la tenemos bastante clara de que es lo que debe hacerse y que no, pero tengo que acordarme siempre que él es un niño, que tiene derecho a equivocarse, a caerse, a aprender, a ensuciarse, a golpearse (aunque no quiera, aunque me duela más a mi!) y que mi deber como madre no es prohibirle cada cosa, sino hacerle ver cuando se equivoca, aceptar las consecuencias de lo que hizo, aprender de su error y enseñarle a crecer, a disfrutar de la niñez, esa que sólo se tiene una vez y que sabe a inocencia, a travesura, a picardía. No importa si en el trayecto llena el cesto de ropa sucia o me deja sin adornos en la casa, yo lo hice ¿Por qué el no puede? J

 
Pd: No le cuenten a mi esposo por favor! jajaja
 
 

 
 


Image and video hosting by TinyPic