Cuidado: ¡Mamá cansada!

viernes, 29 de agosto de 2014

Hola! He tenido unos días de locos! Para decir verdad todo Agosto ha sido de locos, ya termina y yo recién estoy organizándome de nuevo! Les cuento que a principios de mes saqué a Luciano del nido y ha sido realmente de terror! Claro que yo alucinaba que sería pan comido, dije naaa si he estado año y medio con el sin ir al nido, no pasa nada... jaaaaaa que error! Pero si, para empezar, hace medio año no tenía dos!!! :) Hace medio año no corría tan rápido, no subía y bajaba escaleras, no trepaba muebles con tanta agilidad,  no me hacía perseguirlo por toda la casa para cambiarle el pañal, ni sacarlo debajo de la cama y convencerlo de mil maneras para bañarlo  y sobre todo, hace medio año hacía siesta! jajajaja... Ósea, estar toooodo el día con el es demasiado! se despierta tipo 9:30 am, pero se duerme a la misma hora en la noche... (Es decir 9:30/10 en días buenos, en días malos se duerme a las 11) entonces son 12 horas de juego, literalmente, sin descanso, sin siestas, sin siquiera parpadear... O Luciano es un niño que no sabe jugar sólo o yo soy una mamá que no sabe dejar a su hijo jugar sólo, es una de dos... Pero desde que se despierta jugamos, cantamos, bailamos, pintamos, vamos al parque, TODO juntos, no me deja ni ir al baño sola, ¿les ha pasado? ¡Se mete al baño conmigo!  Se sienta en su bañito al frente mío, me mira con sus ojitos tan lindos y no se levanta hasta que yo me levante también!
Si antes pensaba que no había nada peor que el mal humor de mi esposo cuando estaba con alergia, ¡knock knock, no señores! si hay algo peor, una mamá cansada! jajajaja... No saben lo que ha sido mi humor estos últimos días, con decirles que hasta ni yo misma me aguantaba, y es que siento que no tengo vida, me había acostumbrado a tener aunque sea 3 horas al día para mí, aprovechaba el tiempo para escribir, para leer, para estar a solas conmigo misma y vaya que es necesario, cuando Lu regresaba del nido yo estaba con el toda la tarde, me iba a la universidad en la noche y volvía a casa a hacer tareas hasta la madrugada, me sentía cansada, de hecho, pero no como ahora… He tenido que correr todos los horarios y  aun así todo sigue patas arriba (y eso que he intentado despertarme más temprano que el para hacer algo mío, pero apenas me levanto se levanta, creo que me huele! jajaja)  y no es que no me guste estar con el, me encanta, pero no puedo dejar de sentir que no tengo vida!
No se si soy yo, pero este mes se terminó la carga de paciencia que me quedaba,  entre los dibujos, los juguetes favoritos ( les juro que tengo unas ganas de desaparecer a todos los trencitos de mi casa, desde que se despierta dice chu chu) los juegos, y todas las canciones infantiles, estoy a punto de volverme loca.  No tengo ganas de jugar, busco cualquier excusa para salir de casa, ya no jalo en las noches, les juro que regreso de la universidad dispuesta a estudiar y me quedo dormida al frente de la computadora... ¡necesito vitaminas! Tengo que encontrar un equilibrio sino voy a enloquecer, mi foco ha sido tratar de suplir lo que hacía en el nido, tratar de que él esté cómodo, que juegue, que aprenda, que comparta con otros niños, que me he olvidado de mi, de tratar de encontrar un tiempo para mi, para volver a ser Silvana por unos minutos, sin sentirme culpable o menos madre que antes...

Ayer sentí que no podía estar más tiempo de pie, no podía escuchar al bebé llamarme de nuevo, me sentí malísima, pero no podía, por primera vez en dos años me sentí knockout! ¿Qué fue lo que hice? ¡Me fui a dormir al cuarto del bebé! jajajaja... Era eso o me tiraba de la terraza! Dejé a Lu con su papá y me trasladé a su cuarto con mi música, ¡escuché MI música! no lo puedo creer hasta ahorita. Si me hubieran visto pensarían que enloquecí, me puse a bailar sola, luego me recosté sobre la cama y me dormí (en toda la cama como gran hazaña jajaja) y no saben lo bien que me hizo! (agradecí haberle comprado a Luciano una cama de plaza y media y no una cuna) ¿El resultado? Hoy amanecí con ánimos, con ganas, con energía, recobré mi paciencia, mi buen humor, me organicé y creo que estoy lista para dos años más jajajaja… 
Mi consejo es, que NO debemos dejar que la maternidad nos absorba al 100%, así seamos mamás a tiempo completo! No seremos menos mamá si dejamos un rato a nuestro peque sólo y salimos a caminar, si nos ponemos a leer un ratito, si escuchamos la música que nos gusta y nos desconectamos unos minutos, si volvemos a ser mujeres aunque sea una hora, ese tiempo será suficiente para equilibrar todo, es saludable tanto para nosotros como para ellos, porque aunque no creamos, ellos también necesitan estar solos! Si se puede, tiene que poderse... ¿verdad?

y ustedes... ¿se han sentido igual de cansadas, mal humoradas y gruñonas? díganme que sí por favor!!! jajaja



Image and video hosting by TinyPic