Un día en la granja...

lunes, 14 de julio de 2014

Hace algunos días quiero compartir con ustedes un lugar que me encantó! un día estábamos en la casa con César y Luciano, era feriado recuerdo y no sabíamos que hacer, entonces le dije a César que quería ir a una granjita que había escuchado era bonita, no conocía muy bien el nombre así que lo busqué en internet y nos animamos a ir, el lugar fue mucho mejor de lo que yo esperaba, nos encantó, llegamos a las 12 y salimos, no les miento, a las 6 de la tarde, se llama La Granja del Arriero, ¿han ido? está en Pachacamac*,

La entrada era 15 soles niños y 10 adulto y te incluía: una canastita de comida para los conejos, una canastita de comida para las aves, un paseo a caballo o carreta y comida para las cabras, ovejas y demás.... Una vez que entramos, Luciano se quedó fascinado, no saben lo que fue para el darle de comer a los conejos, ver como comen su zanahoria, darle de comer a la gallina, al gallo, a las ovejas, las llamas o vicuñas (lo siento por más que intento nunca logro diferenciarlas! jajaja) el estaba maravillado dándoles de comer a los animalitos y estar más en contacto con ellos, (ahora cuando le hablo de conejos, gallinas y otros que ve en los cuentos, los relaciona al toque)
Paramos un ratito y nos fuimos a almorzar, ahí dentro también hay varias cabañitas donde se puede comer muy rico, nosotros comimos pollo a la brasa, que dicho sea de paso, nos encanta, las cabañitas son muy limpias y tienen alcohol en gel en todas las puertas de entrada, también tienen baños para niños con cambiadores para los bebés, hay un amplio estacionamiento así que en realidad nos sentimos muy cómodos ahí, la atención es muy buena también! J Volviendo al tema, una vez que almorzamos, pensamos en que era hora de regresar, cuando en eso, perifonearon que saldría su último grupo guiado, nos apuntamos sin saber que era, con la intención de pasear un rato más con Luciano, imagínense cual fue nuestra sorpresa, cuando les dieron un mazo a cada uno de los niños, los dirigieron a una mesa y les hicieron hacer pan! Sí pan J con masa de verdad! Les enseñaron a amasarla, a darle forma al pan (francés y yema) y luego les dijeron que ese pan para que esté listo tiene que hornearse, se llevaron las masitas y les trajeron un pancito horneado, ya se imaginarán como estaba Luciano, ¿no? pero el día no terminó ahí, luego los llevaron a su huerto y les enseñaron a sembrar y a cosechar, Lu salió con su betarraga recién cosechada en la mano, jajajaja… no es que les den talleres largos, duran aproximadamente 10 minutos cada uno, pero es increíble, los niños aprenden mucho a través del juego y eso fue lo que hicieron ese día, jugar y aprender! J

Después de eso, los llevaron a ordeñar a una vaca, mi hijo no cabía en sí mismo, hasta ahora dice que el ordeño a la vaca cuando ve una! Jajajaja y para terminar, los llevaron a la parte donde están los animalitos bebés (conejitos, pollitos, patitos, chivitos) y los podían cargar, ponerlos en una canastita y hacerles cariño, fue una experiencia increíble, yo estaba inmensamente feliz de ver a Luciano divirtiéndose tanto, un día sumamente vivencial, muy cerca de Lima, con un clima riquísimo, barato (porque el almuerzo tampoco fue caro!) se lo recomiendo al máximo!!!! A parte de todo lo que les conté, montó a caballo y para terminar manejó moto (eso sí lo hizo conmigo y tenía un costo aparte de 5 soles) a las 6 de la tarde cuando regresamos a casa, Lu regresó rendido, con mucha ilusión después de haber conocido un poco más de los animalitos.

Anímense, la van a pasar muy lindo! Se los súper recomiendo!!! Yo iré este domingo con toda la familia de nuevo, incluyendo sobrinos! J Tal vez, nos encontramos ahí! ;)

Los dejo con algunas fotitos de lo que fue ese día! ;)
*La Granja del Arriero, dirección: Cerca de Avenida M Valle, 19 Pachacamac