Los sustos de mi vida!

jueves, 10 de julio de 2014

Les cuento que el otro día Luciano se cayó, no es la primera vez que lo hace, pero esta fue diferente a las demás, estábamos en el Fun day de Dani, fue en cuestión de segundos, simplemente me voltee para decirle hola a alguien con la mano y en eso escuché un fuerte pum! mi hijo se había caído de  de uno de los juegos en los que estábamos y se había golpeado la cabeza, fue en cuestión de microsegundos, no lo podía creer, tiré todo lo que tenía en las manos y sólo atine a abrazarlo, el lloraba muy fuerte y yo lo único que hacía era repetirle que todo estaba bien, mientras le ponía agua helada en la cabeza con una mano y  con la otra le sobaba, lo coloqué bien pegadito a mí, y empecé a mecerlo, cuando me di cuenta yo estaba llorando con él, en realidad no sé quién lloraba más, si él o yo, me sentía culpable, tonta, mala, la mamá más irresponsable del planeta por haberle quitado los ojos de encima así fuera sólo unos segundos, no debí voltear pensaba, cuando se le pasó, lo cual fue bastante rápido felizmente, se volvió a subir al juego como si nada hubiera pasado, mientras tanto al otro lado, mamá seguía temblando!!!
Esa noche, cuando él dormía y yo lo miraba más embobada que de costumbre, pensé cuanto lo amo y recordé todos los sustos que me he pegado desde que nació y llegué a la conclusión que han sido más que en toda mi vida junta jajaja..
Y es que no sólo he sentido sustos porque se haya caído, sino también cuando se atoro con su leche o con algo que comió, cuando quiso meter las manos al enchufe, cuando una noche no dejaba de vomitar, cuando le dio roséola infantil y volaba en fiebre, cuando le dio el síndrome boca mano pie que les conté, las veces que se ha enfermado, como la vez que lloraba y lloraba sin parar, eran llantos desconsolados, tenía cólicos y le dolía muy fuerte y a mí me arrancaba el corazón ese dolor, deseaba con todas mis fuerzas que me doliera a mí y no a él, fueron días interminables, lloraba a su lado (el pediatra me decía que era normal, que se le iba a pasar y yo como primeriza le creía, esperé una semana, dos, a la tercera dije no hay forma que siga escuchando a mi hijo llorar así, cambié de pediatra y al día siguiente se le fue el cólico! Así que no es normal que un bebé llore y llore sin parar, hay algo que está mal, en mi caso fue el pediatra jeje)
La vez en la que estábamos en un zoológico y lo picó un ñandú, ¿pueden creerlo? Casi mato a mi esposo (textualmente) por dejar que Luciano con su manita tan chiquitita le diera de comer al inmenso animal, porque “quiso darle” ósea ¿Quién es el adulto ahí? Jajaja parecen dos niños! igual que el otro día: Yo: amor ya me voy a la universidad, no te olvides de darle su medicina. El: Si mi amor, no te preocupes.  Regreso de la universidad a las 10:30 de la noche los encuentro despiertos y le digo amor ¿le diste su medicina? Sí, pero sólo la rica, la fea no... y ¿Por qué? “porque no le gusta” yaaaaa y como se supone que se va a curar? Ay dásela tú, si tú se la das se la toma! PLOP! Jajaja Pero bueno, me desvié un poquito del tema jajajaa…. 

¿En qué estaba? Ah sí, en los sustos que me ha dado este petiso! Podría quedarme horas enumerándolos, pero sé que esto recién comienza, y sé también que vendrán cosas peores, que se caerá más veces, que le saldrá sangre (hasta ahora no le ha salido!) que se yo, miles de miles más en las que terminaré temblando estoy segura y sé que tengo que prepararme para ello, ser más fuerte que mis miedos, saber actuar más rápido, reaccionar y luego llorar, no llorar al mismo tiempo que el! jajaja ... Pero que difícil es, es como si una parte de ti se lastimara también, como si una parte de ti se golpeara, es raro, ¿no? pero siento el dolor como si fuera mío e incluso peor, el corazón se me acelera, empiezo a sudar, tiemblo, lloro, cuando estoy sola con el actúo, pero cuando estoy con alguien me bloqueo, que loco ¿no? tengo que aprender a controlarme...
¿Y a ustedes? Que sustos les han dado sus peques?