Mi lado oscuro

lunes, 30 de junio de 2014

Les cuento que este post nació después de una amena conversación con una gran amiga acerca de las experiencias que tenemos como mamás pero en nuestro “lado oscuro” como lo he nombrado luego de haber pensado mucho en eso, aunque también le caía a pelo “lado neurótico” jajaja… 

Cuantas veces tenemos momentos en los que perdemos la paciencia, en que si te dicen que no y tú quieres que te digan que si ya es suficiente para pasar de un inofensivo gatito a un lobo feroz en cuestión de segundos Jajaja... Estamos tan cansadas que el querer jugar de nuevo, por milésima vez, a los carritos o a los avioncitos no es divertido,  sólo queremos dormir media hora más en la mañana o no levantarnos de la cama el domingo para tener la comida lista al medio día, es que de tanto pensarlo me siento la mamá más mala del mundo. Recuerdo todas las frases que me decía mi mamá cuando era chiquita sólo que ahora las escucho en mi boca y recién la entiendo Jajajaja… Luciano está creciendo y ya pasó la etapa en la que era el bebé que hacía todo lo que mamá decía entonces estamos experimentando cosas nuevas, aquí les dejo unas cuantas;

A veces le pido algo y dice que no! se los vuelvo a pedir y vuelve a decir que no y así sucesivamente… Después de unos cuantos intentos fallidos siento que la sangre empieza a subirme a la cabeza y me transformo en Cruella de Vil y le digo frases como: no nos vamos a ir de acá hasta que lo hagas entendiste? olvidándome por completo que soy el adulto y de todas las formas correctas de educación, parecemos  dos niños malcriados retándose, algo así como: arregla: no! ah, con que no, ¿no? vas a ver qué vas a arreglar de todas maneras! Jajajaja… siento cólera, frustración, pena, miedo, un cocktail de sentimientos raros, me está desobedeciendo y eso aún no entra en mi chip! y así hay varias veces a lo largo del día o de la semana que tenemos puntos de vista, digamos, algo opuestos jajajaja
Otra cosa que me pasa frecuentemente, después de haberlo bañado, elegido la ropa que quiero que se ponga, peinado, puesto los zapatos, listo y churro para salir a la calle, le digo: en 5 minutos nos vamos, me voy a cambiar por favor no te ensucies, me volteo y ya está! Parece que hubiera pasado un tornado encima de él y hay que cambiarlo de nuevo, ¿qué parte de “no te ensucies” no entendió? Y que me dicen de las veces que en vez de ensuciarse ellos nos ensucian a nosotras minutos antes de que salgamos y ya no hay tiempo de cambiarnos? Y aquí viene la cereza, después de cambiar al bebé dos veces, de cambiarnos nosotras, cuando por fin estamos listas, obviamente ya no estamos frescas sino despeinadas y con la ropa desacomodada viene el esposo y dice: Uy todavía no estás lista, ¿Por qué te demoras tanto? jajaja  es que me estaba haciendo masajes amor me dan ganas de decirle!

Es que los esposos son un caso, le digo César baña al bebé por favor para yo poder hacer otra cosa que tenía pendiente días atrás y le quita la ropa en su cuarto, lo lleva calato caminando al baño, recién a abrir la ducha y esperar que caliente el agua, entonces yo salto cual tigre de bengala, cargo a mi hijo y si pudiera meterlo dentro de mí de nuevo lo hago ¿cómo se te ocurre le digo? no ves que hace frio, primero tienes que calentar el baño, luego meterlo a él y acá sacarle la ropa no puede pasar por la corriente de aire en invierno,  menos caminando, el piso está frio, se va a enfermar, por que no cierras las ventanas primero! Me mira con cara de pocos amigos, se para y me dice: báñalo tu entonces, plop! Es tan difícil hacer lo que te estoy pidiendo? Yo soy su mamá! Esa es otra frasecita que siempre suelto! Jajaja yo soy su mamá y sé lo que es mejor para él, si se enferma no me estés llamando ah! es mi frase final, para no sentirme una loca total! :)
Esta me ha pasado varias veces sobretodo con mi mamá, no quiero que Luciano coma dulces antes de la comida y un par de veces la he encontrado dándole una fruna, un chupete, un chocolate o cualquier cosa parecida, le digo que no, entonces se la quita de la mano y le dice: "no mi amor, tu mamá no quiere que te dé" y ahí aparezco yo como la mala de la película, Luciano me mira con su carita toda triste, se pone a llorar, y ¿qué hago??? ¿qué se supone que debo hacer? Sé que debo ceder que por una vez no va a pasar nada, pero me da cólera que diga “tu mamá no quiere” grrrr  y sólo por darle la contra no se la doy, si a fin de cuentas ya le dijo que su mamá no quiere, entonces de verdad no quiere pues! jajajaja 

Otra parecida a esta es: Luciano si te sigues portando así, va a venir tu mamá! ¿Queeee? como que va a venir tu mamá, ¿acaso seré el cuco? jajaja es que no pueden corregirlo sin necesidad de decirle  que si no se porta bien va a venir su mamá? ¿Por qué no dicen simplemente que eso no se hace? :/
Y no les ha pasado que acostumbran a su hijo toda la semana a algo, a que vaya en la silla de auto sentado atrás, a que coma en el comedor no en la cama, a que no se ve televisión durante el día, se baña en la tarde, etc.. toda una rutina que nos ha costado días de planificación, meses de entrenamiento jajaja y mucha mucha paciencia y viene el papá de vacaciones o sólo el fin de semana basta y dice “no pasa nada, sólo es un ratito, todo va a seguir igual y hace todo lo que no debía hacer”, luego se va a trabajar y todo quedó patas arriba de nuevo… Y ahora nosotras tenemos que volver a comenzar, volver a decir que no se puede, que no se debe, explicar por que y una vez más, ser las brujas del cuento, ¿Por qué no dejan las cosas como las hacemos nosotras? y se evitan todo lo que pasa después! jajajaja...  

Y así podría continuar con una laaaaarga lista de cosas... les prometo que pronto vendrá la segunda parte! Mientras tanto ¿alguien puede regalarme un poco de paciencia extra? :)

Abajo les dejo una foto mía cuando todas estas cosas suceden... :)