Por fin nació… y con el nací yo.

martes, 6 de mayo de 2014


Uy que emoción, ya nació el gordo, eran las 10:47 am cuando me operaron, 11:30 cuando pasé a sala de recuperación y 4 de la tarde cuando entré a la habitación. Luciano nació con 2.345 kls y 47 cmts era chiquitito y se quedó en la incubadora hasta las 9 de la noche, yo lo vi cuando nació y después no pude verlo hasta las 9:00pm, pueden imaginar que largas se hicieron las horas ese día? Parecía que nunca iba a acabar, encima que no podía hablar y créanme que no hay peor tortura para mí que no poder hablar, jajaja aunque César dijo que fue el mejor día de su vida y quiero pensar que lo es porque nació Luciano solamente, jajajaja….

Cuando lo cargué por primera vez sentí algo que nunca había experimentado, estoy segura que todas sintieron lo mismo, tenía una alegría que no puedo explicar con palabras, sólo lloraba, eran muchas emociones, sentía que el corazón se me hacía chiquito y se hinchaba a la vez, era como si vivía en un mundo distinto al que había estado hace 5 minutos atrás, me sentía otra persona, dejé de ser Silvana para ser la mamá de Luciano, él ya estaba en mis brazos, y lo vi tan pequeñito e indefenso que juré que nunca permitiría que nada malo le pase, ahí entendí la frase que dice “una mamá protege a sus hijos con uñas y dientes”, me sentí súper poderosa y bendecida, sobre todo. Amé sus ojos, sus labios, sus manitos, sus bracitos, amé cada parte de su cuerpo y cada rincón de su corazón, ese día, mi corazón se fue de mi pecho y en su lugar entró el corazón de Luciano, sólo él empezó a ocuparlo y se adueñó de cada latido, fue una sensación mágica, él y yo ya no éramos uno, pero siempre seríamos dos corazones latiendo en uno solo, porque el siempre estará conmigo…

No tengan miedo, carguen a su bebé las horas que sean necesarias, yo pensaba que no iba a saber cómo cargarlo, pero lo cargué como si fuera experta y juro que no quería que se lo lleven, quería mirarlo, cargarlo, verlo dormir, asegurarme que respiraba, alimentarlo, cambiarlo, quería estar con él en ese momento todo el tiempo pero… ME DORMÍ! … Pueden creerlo? Me dormí!.  Lo tuve en mis brazos, estuve con el cómo una hora, más o menos y luego me dormí! Creo que las noches previas que llevaba sin dormir por la preocupación desaparecieron el instante que lo tuve entre mis brazos, a cuantas de ustedes les pasó lo mismo? J