Leche materna

viernes, 9 de mayo de 2014



Este si es un tema bastante largo!  Vaya si tenía miedo cuando salí embarazada, quien no? estaba segura que no tendría leche, ninguna mujer en mi familia había dado de lactar más de 2 meses seguidos y acá estoy hablando desde mi bisabuela hasta mi hermana, entonces suponía que no tendría yo tampoco, además el tema del busto también me hacía pensar eso, había escuchado en algún lado que si tenías busto pequeño no tendrías leche, entonces dije yo no le voy a dar ni un día! Jajaja la naturaleza no ha sido buena conmigo en ese aspecto! Pero muy al contrario de lo que yo pensaba, de esas muchas creencias que escuchamos a lo largo del embarazo, y de mis propios miedos, le di leche a Luciano por casi 1 año.  

El primer mes no tuve mucha y estuve a punto de tirar la toalla, pero algo me decía que no, hasta que fue mi pediatra el que me animó, me dijo que siga insistiendo, que tome bastante agua, que me siga alimentando bien y que le diera lo que me saliera, así fueran las 6, 8 o 10 onzas que tenía al día, porque eso alimentaba a mi enano, esa fue la parte clave, así me saliera una onza lo estaba alimentando!!!  Entonces, dejé de sentirme mal, empecé a aumentar mi dosis diaria de agua, saben cuánto llegué a tomar? Entre 5 y 6 litros diarios! Aparte de jugos de fruta y mates, no saben el sacrificio que era para mí tomar tanta agua, y como ahorita estoy segura que se estarán preguntando si no paraba en el baño todo el día, les digo que al comienzo sí iba a cada rato, pero a los días, el cuerpo se acostumbra y todo vuelve a la normalidad, como si nada.  Poco a poco, empezando el segundo mes, las cantidades fueron aumentando hasta que, sin darme cuenta, llegue a tener hasta 35 onzas al día y empecé a congelarla, pueden creerlo? Yo hasta ahora no. jajaja 

Recuerdo que un día mi cuñada me dijo que tenía que ser constante y siempre a la misma hora (en este punto sería bueno aclarar que Luciano casi nunca succionó, él tenía la mandíbula un poco débil al comienzo y tuvimos que darle biberón, así que usaba el “saca leche” como le llamaba yo con cariño) y desde que me dijo eso, me volví un reloj andando, cada 3 horas exactas, 20 minutos cada lado, así todo el día, incluso a las 3am, Luciano dormía y yo seguía con la leche, durante 10 meses y medio, luego de ese tiempo, poco a poco se me fue yendo pero tenía las reservas congeladas! Eran una maravilla, así fue que Lu tomó leche materna hasta poco antes de cumplir su primer año. Ojo, la leche materna puede estar entre 2 y 4 horas sin refrigerar, 24 horas refrigeradas y 6 meses congeladas.

Durante todo el tiempo que di de lactar, me cuidé bastante, no tomaba café porque es dañino, alcohol por obvias razones, cigarro ni que decir. Evitaba alimentos con picante, comida cruda tipo ceviche, sushi, mariscos, grasas, porque todo lo que comemos cuando damos de lactar se lo pasamos al bebé. Que más? maní, si mamá o papá son alérgicos a algo, el maní puede desarrollar alergias en el bebé, así que también lo evitaba porsiacaso, pero nada de eso se me hizo tan difícil como dejar los chocolates, jajajaja… eso si fue una completa tortura china, sobre todo cuando veía a mi esposo comerse con un gusto de aquellos, todos, absolutamente todos los chocolates que me regalaron cuando di a luz y porque no podemos comer chocolates? Por qué estriñen al bebé y sufren tanto con eso cuando son pequeñitos que bien vale la pena el sacrificio. Yo me enteré después de que Lu se estriño y mal, así que ya saben!
La lactancia materna, tiene muchos beneficios para el bebé, como formar y proteger su estómago, inmunizarlo frente a algunas enfermedades, proporciona vitaminas naturales para tu bebé, entre otros. Asimismo, también es beneficioso para la mamá, ayuda a recuperar tu peso más rápido, a cicatrizar y regenerar la piel, a minimizar los cambios hormonales que experimentamos cuando damos a luz y la lista es muy larga, prometo ampliarlas en un nuevo post.

Ahora, hay mujeres, que por alguna razón, definitivamente no tienen leche , o tienen mucha y les da mastitis y tienen que cortarla, o simplemente es muy doloroso dar y prefieren no hacerlo,  no se angustien por eso, ni crean que son malas mamás, las leches de formula están muy bien preparadas también para alimentar a nuestro bebé, el vínculo mamá bebé no depende de si le das leche materna o no, depende de cuanta conexión creas tu con enano y el amor que le transmites, la lactancia no tiene que ser un sufrimiento, no es esa su finalidad, así que lo importante acá es que estén tranquilas.

Pero, no se rindan tan fácil, intenten, agoten todas las posibilidades, explotemos la naturaleza y nuestro maravilloso mundo mujer.

Un beso, 

¡Las quiero!