Rumbo a las Lomas de Lachay, con niños.

miércoles, 26 de septiembre de 2018




¡Qué rico son los viajecitos cerca de Lima! Esos full days en los que rompes el esquema y la rutina por completo, respiras una buena bocanada de aire puro y vuelves a casa renovada. Ah y si los viajes entre adultos son riquísimos, imagínense lo que son con niños, ya no ya, ellos se emocionan tanto, que lo iluminan todo, me encantan.

Esta vez nos fuimos a Las Lomas de Lachay, una Reserva Nacional ¡hermosa!, la verdad es que me moría de ganas de ir hace tiempo, así que cuando una amiga me lo propuso, no lo pensé dos veces, chapé a mi esposo e hijos y la pasamos ¡i n c r e i b l e!.  El lugar es precioso y ni qué decir de la vista. Todo parece parte de un cuento, como si estuvieras dentro de un bosque mágico. Hay verde por todos lados, a donde mires encuentras árboles impresionantes, flores y mucha, mucha naturaleza. 






Aquí les cuento todo lo que necesitan saber para que se animen y sea su próximo destino, porque justo, esta es la temporada perfecta para conocerlas.

 ¿Cómo llegar?

Las lomas de Lachay están ubicadas en el km. 105 de la Panamericana Norte, en el distrito de Huacho, apróx a unas 2 horas de Lima en una velocidad normal. 
Si van manejando, una vez que llegan al km 105, toman el desvío hacia la reserva, está súper bien señalizado, así que no se preocupen, no se van a perder. (si quieren estar más seguros, pongan maps y listo). También pueden ir en bus o transporte público, pero tendrán que caminar un poquitín más hasta el ingreso. 
El costo de entrada es de 11 soles adultos y 5 niños. 
El ingreso es de 8am a 5pm.

¿Qué hacer? 

Hay 3 opciones de caminatas, como ¡para todos los gustos!

El primero es el circuito del zorro, que dura 20 minutos (¡se pasan volando!). Es prácticamente subir al mirador y bajar.

El segundo es el circuito de las taras que dura 1 hora, aquí ya empieza lo bueno, se siente un poco la subida y con algo de suerte te agarra la neblina, que le da más emoción al camino :D

El tercero es el circuito de la perdiz que dura 2 horas. Es la que nosotros hicimos, pero con 4 niños y 1 bebé, nos demoramos 3 horas y media. :)  Pero llegar a la cima de las lomas fue alucinante, el aire que se respira arriba es ¡wow! realmente increíble. Nunca había hecho trekking y les juro que hacerlo con los peques ha sido alucinante. 

Yo hice todo el recorrido con Valentino cargado, salvo un par de veces que bajó a tomarse fotos o a perseguir a su hermano jajaja hasta que después cuando se durmió lo logré poner en la mochila ergonómica (¡que es un hit total!), así que si yo pude, ustedes sobrado pueden ;)



Adentro hay zona hacer parrilla, pero nosotros preferimos hacer un pequeño picnic para poder disfrutar con más calma del recorrido y no complicarnos pensando en qué llevar, eso depende de cada uno. Hay baños, estacionamiento, cafetería y zona de camping (ésta última tiene un costo adicional). Aparte también una zona para observar a las aves y un pequeño museo.


RECOMENDACIONES

  • Lleven una mochila ligera con agua, snacks para el camino (tipo fruta, galletas y frutos secos), repelente, bloqueador, gorro y vístanse en capas, es lo mejor del mundo, así, si tienen frío se ponen la casaca y si les da calor, se la quitan. Sean lo más prácticos posibles (no como yo que llevé de todo y no usé nada jajaja).
  • Lleven pañitos para limpiarse las manos y alcohol en gel.
  • No se olviden de la bolsa para la basura. Básico. Recuerden que siempre tienen que dejar el lugar más limpio de lo que lo encuentran, así cuidamos la naturaleza y les enseñamos a nuestros hijos a hacerlo.
  • Cámara de fotos. Tómense muchas fotos, arriba, abajo, al costado, por todos lados, juntos y separados, pero por favor, no pongan en riesgo su vida por tomarse ¡la! foto donde no deben hacerlo, menos si están con niños.
  • Caminen por las rutas que están señalizadas, siguiendo el sendero, no corten camino por las “rutas pequeñas” porque se pueden lastimar por gusto.
  • Empiecen el recorrido temprano. Mientras más temprano, mejor. Porque luego la neblina empieza a subir y les va a impedir ver todo el paisaje con claridad. Aunque caminar en medio de la neblina también es muy bonito, estoy segura que van a disfrutar la vista, mucho más, sin ella.





Anímense, lo van a disfrutar mucho, es alucinante y con suerte, pueden ver lechuzas, zorros y halcones, sino, déjense encantar por la música de las aves, sus árboles de Tara y flores coloridas. 
La mayoría de personas que conozco le tienen miedo a viajar con niños, pero a mi me parece una de las experiencias más lindas que se pueden vivir en familia. ¡Viajen!, viajen mucho. Tener hijos pequeños no es impedimento para hacerlo, al contrario, es el doble de felicidad y diversión asegurada. Eso si, como siempre digo, no les quiten el ojo de encima.



Me cuentan si van y me mandan sus fotitos, me encanta recibir sus mensajitos! :*

Las quiero,

Sil

Pd: De Junio a Octubre es la temporada perfecta para visitar las Lomas de Lachay, ¿qué esperas? :D  
Comparte este post para que más personas conozcan de este bello lugar y síguenos en Instagram, haciendo click aquí ---> www.instagram.com/aymamablog

Cosas de hermanos... parte 2

viernes, 7 de septiembre de 2018




Criar hermanos es uno de los retos más grandes de mi vida, me ha hecho descubrir cualidades que ni yo misma sabía que tenía y es de lejos, la mejor experiencia que tengo. Pero, los primeros días después de que nació Valentino, fueron caóticos, mi casa y mi vida estaban patas arriba, y no me refiero sólo al hecho de que como había un integrante más, toda la dinámica familiar había cambiado, ni al cansancio propio de esa etapa, sino, principalmente, a cómo estaba tomándolo Luciano, cómo él estaba asimilando todos los sentimientos que iba descubriendo día a día, en ese nuevo papel de hermano mayor. Una mezcla de amor, celos, soledad, miedo, alegría, y culpa, mucha culpa. Porque al no saber controlar o manejar sus emociones, se sentía culpable de creer que “su hermano le quitaba el amor de su mamá y papá” , al mismo tiempo de pasarse ratos enormes mirándolo embobado, con ganas de cuidarlo, besarlo, apachurrarlo y jugar con él. Entonces, ese cruce de emociones tan fuertes lo confundía y frustraba.

Fueron días sumamente complicados para mí, que, al estar acostumbrada a ver feliz a Luciano, a distribuir mi tiempo sólo con él, a prestarle atención únicamente a él, escucharlo llorar escondido en su cuarto, era terrible, no tienen idea. Tener que estar con él y al mismo tiempo con el bebé, que Valentino llorara o se despertara justo cuando Luciano me había pedido jugar a algo o cuando me estaba contando algo, era estresante, no sabía a quién hacerle caso y me ponía triste porque sentía que les fallaba a los 2, casi todo el tiempo, porque no podía dejar a Lu, por estar con Valen, pero tampoco podía dejar a Valen por estar con Lu, aunque todo el mundo me decía que el no se daba cuenta, yo sentía - y sabía - que el si se daba cuenta y que no era justo ni para el, ni para mi, no compartir tiempo juntos.  Por otro lado, veía a mis amigas que podían hacerlo todo a la perfección con 2 o más hijos y encima irse a la peluquería, salir, ir a todos lados y yo a las justas podía con mi vida, me hacía sentir peor. No sabía si Luciano era el único niño en el mundo que se sentía así, o si yo era la única mamá en el mundo que se hacía tanto drama con eso.

Conforme pasaron los meses, los celos no bajaron, al contrario, aumentaron, crecían al ritmo que Valentino crecía. Y se intensificaron cuando empezó a decir sus primeras palabras, cuando empezó a gatear, cuando ya no sólo era un bebé que todo lo miraba, sino cuando ya era una personita que descubría el mundo y atraía a todo el mundo. Hay mamás que dicen que sus hijos nunca sintieron celos y que fueron los mejores hermanos mayores del mundo, siempre, desde el día 1. Vaya, realmente que suerte tienen. Aquí los celos se volvieron pan de cada día. Luciano empezó a comportarse como Valentino, hablaba como él, quería comer como él, dormir como él, hacer lo que él hacía y no había manera de hacerle entender que él, simplemente por ser quien es, tal cual y sin imitar a nadie, es súper especial e importante para nosotros y para toda su familia. Su confianza en el bajó un montón, a pesar de que todos los días le repetíamos cuánto lo queríamos y cuán orgullosos estábamos de el. Yo terminaba en las noches llorando sin saber qué hacer y repitiéndome que todo estaría bien. 

Aunque les soy sincera, durante bastante tiempo pensé que las cosas nunca iban a cambiar, que hiciera lo que hiciera, todo iba a seguir igual. Valentino creció y empezaron las peleas, las discusiones, los gritos, los llantos descontrolados por parte de ambos  y yo sólo quería salir corriendo. Pero, ¡pero! Aquí viene la mejor parte de todo, de un día para otro, efectivamente ¡todo cambió! y ahora no se separan ni un segundo, son cómplices, compinches, amigos, juegan juntos todo el día, increíblemente bien, aunque las peleas no se han ido y sé que nunca se irán porque es parte de, pero la convivencia que al principio fue tan difícil, ahora se ha vuelto de lo más bello. Esos segundos mágicos que me robaban el aliento, en los que se llenaban de besos y abrazos y donde el amor era su único lenguaje, ahora, puedo decir feliz y emocionada que, no son sólo segundos, son días y noches enteras, que no sólo me roban el aliento, sino, me devuelven la vida. 

Así que si tú acabas de tener a tu segundo bebé, y sientes que nada es como pensaste que sería, si todo el amor que tenía en el embarazo, los besos infinitos a la panza, las promesas de enseñarle todo lo que saben, desapareció tan pronto como diste a luz, ¡ten calma! , quiero que sepas que todo va a pasar más pronto de lo que crees, ¡te lo juro! y ese escalofríos que recorre tu cuerpo al verlos jugar, compartir cosas, hablar, mirarse, abrazarse, cuidarse, caminar de la mano, dormir acurrucados, será algo de todos los días, los verás, en silencio y sentirás como si tu corazón fuera a explotar de tanto amor y te sentirás la mujer más feliz del mundo. 

Mientras tanto, no te culpes, no te derrumbes, no te angusties, ten mucha paciencia, tranquilidad, sigue cada día impulsándolos a estar juntos y a que descubran que tener un hermano, tiene más ventajas que desventajas y que juntos vivirán las aventuras más grandiosas que hay. 

Y si pasaron por esto, cuéntenme cómo les fue con sus hijos cuando llegó el hermano menor.

Un beso, 
Las quiero, 
Sil
Image and video hosting by TinyPic

Pueden leer aquí, también: COSAS DE HERMANOS PARTE 1.

Review: El mundo de las emociones en los niños.

jueves, 9 de agosto de 2018



Los niños aprenden jugando, eso es algo que tengo muy claro desde que soy mamá. Siempre que he querido abordar algún tema importante con mis hijos o enseñarles algo nuevo, la mejor manera que tengo de hacerlo es a través del juego, ya que es como su lenguaje, por lo tanto se les hace mucho más fácil poder soltarse, expresarse e interiorizar el mensaje con mayor naturalidad, comodidad y rapidez.

Es así que, para mí, los juegos son una enorme herramienta de comunicación con Luciano y Valentino. Hace unos días descubri Viaje Celeste, una marca de juegos educativos y nos enviaron un kit de Emociones, que se ha vuelto nuestro favorito,  nos encanta, no sólo por lo divertido que es, sino por cómo nos ha ayudado  a identificar las emociones y a que Luciano, principalmente, pueda entender y ponerle nombre a todo eso que siente en determinados momentos / situaciones y que lo conducen a reaccionar de alguna manera. Nos ha servido también para  que entienda que es normal sentirse enojado, triste, celoso, contento, avergonzado, con miedo, entre otros, pero que es importante saber controlarse y hablar al respecto y algo que me parece importante también es que nos ha ayudado a desarrollar la empatía, a ponernos en el lugar del otro, a saber cómo se siente, por ejemplo Luciano, cuando está jugando y yo le digo que ya es hora de bañarse y que ya se acabó el juego, o a cómo me siento yo, cuando le digo algo y no me hace caso, o cómo se siente su hermano cuando el se burla porque algo no le salió.

El kit realmente está buenísimo y lo quiero compartir con ustedes porque me parece que debería ser un básico en la casa, sobre todo cuando tenemos niños pequeños que día a día sienten un montón de cosas y muchas veces no entienden por qué se sienten así. Ojo, es un juego familiar, es necesario que papá y/o mamá interactúen con los niños, ya que abre tremendamente las puertas al diálogo, a la comunicación, al conocimiento mutuo, todo a través del juego.

El Kit contiene 3 juegos, que son:


Un rompecabezas: explorando el universo de las emociones, que permite identificar las emociones que sentimos a diario, como la tristeza, la alegría, el enojo, el miedo, la vergüenza, entre otros a través de un viaje entre los planetas. Esto les ayudará a los pequeños a entender cada emoción, relacionarla, ponerle nombre, hablar sobre ellas y saber que es normal sentirse así en determinados momentos pero que es muy importante aprender a dominarlas.





Una rueda de las emociones ¿cómo te sientes?, puedo decir, que este es uno de nuestros favoritos. Un grupo de tarjetas nos dan diferentes situaciones con las cuales los niños se identifican muy rápidamente y tienen que responder cómo se sentirían (o se han sentido) bajo una situación similar. Este juego desarrolla un montón la empatía.


Un baúl mágico armable, cuyo objetivo es reforzar el pensamiento positivo en los chicos a través de frases que los inspiren y motiven día a día. Viene con un talonario de frases y stickers para que los peques puedan decorarlo a su gusto. 




Viaje celeste, es una marca creada por un grupo de mamás y profesionales, que desarrollan juegos educativos divertidos para niños. A parte del mundo de emociones, tienen también el mundo creativo y el mundo arte y sonido. Pueden visitar su página haciendo click AQUÍ.

Un beso, 
Los quiero, 
Sil


¡De campamento con los niños!

viernes, 27 de julio de 2018



Hace algunos meses nos fuimos de campamento con mis hijos, entre todos los viajes familiares que hemos hecho y todas las experiencias que hemos tenido, para mi, ésta ha sido sin duda una de las mejores. Escogimos playa porque aún estábamos en verano y la pasamos increíble. Si bien, yo había ido de campamento cuando tenía como 20 años, (osea hace muy poquito jajaja) esta vez era diferente, tenía otro feeling, sentí como si fuera la primera vez, puede ser porque era mi primera vez con mi familia, ¡con mis hijos!.  Hace tiempo que venía tratando de convencer a mi esposo para irnos de campamento, lo intenté como mil veces, pero nada. Se volvió la tarea más difícil de todas, es más, estaba segura que odiaba la sóla idea de hacerlo, tal vez el hecho de pensar que no tendría cómo bañarse o ir al baño, hacía que lo descartara por completo ni bien se lo proponía, hasta que por fin ¡aceptó! =)  Y todo, porque nos íbamos a ir a un club y ahí tendría todo lo que el necesitaba para estar tranquilo.  Lo cual se convierte en el primer punto de este post.



1.- Elegir el lugar adecuado. 
Si es la primera vez que acampan, ¡vayan a un club! Por miles de razones, la primera y la más importante, ¡porque no saben cómo les va a ir!, cómo van a reaccionar sus peques al dormir "al aire libre", porque tienen todos los servicios necesarios, llámese baños, duchas, tópico de emergencias, restaurante, seguridad, y una que otra cosa más, que podrían llegar a ser necesarias si, como les digo, es la primera vez que acampan. Así aprenderán más tranquilos, sobre lo que necesitan llevar (o no llevar) para la próxima vez y ya sabrán si la hacen o no en un lugar libre. Eso no quiere decir que no podamos acampar en medio de la nada, en el campo o en la playa, sino que de preferencia podemos empezar por hacerlo en un lugar cómodo.

Cerca de Lima hay muchos clubes en los que no tienes que ser socio para ir a acampar, en Santa Eulalia, Chosica, Chaclacayo, Cieneguilla hay un montón de lugares que ofrecen zona de camping. Algunos hoteles campestres también tienen, podemos cambiar las habitaciones por carpas. ;)




2. La Carpa ideal.
Si no tienen carpa y van a comprar una, de preferencia compren una contando 2 personas más de las que van. Yo compré una para 4 y es ¡literalmente! para 4, no van a tener espacio ni para moverse, así que mejor, compren una un poquitín más grande. ¡Lo dice la voz de la experiencia! jajaja...
Hay carpas para todos los gustos y bolsillos, busquen la que se acomode más a ustedes, pero tengan en cuenta mucho el lugar al que van, si llueve, hace frío o calor, cuántos días van, y ese tipo de cosas.

3.- Dónde dormir.
¡Compren un colchón inflable!, háganme caso, jajaja yo no compré porque dije: "ay es sólo una noche, además nos vamos de campamento y lo rico es vivirlo tal cual", ¡ja! no sé si fueron los 30s o que dormimos los 4 bien apretaditos sobre una manta (encima de la arena), pero dormí más incómoda que en 6 años durmiendo con mis hijos y eso es mucho decir. También pueden usar bolsas para dormir pero tendrían que llevar una para cada uno. Algo que si no pueden olvidarse son las mantas, sirven full, pueden llevar polares o las de algodón, según el lugar al que van, salvan de apuros, no sólo para la hora de dormir, sino también para taparse las piernas a la hora de la fogata en la noche. ;)

4.- Qué comer
Hagan una lista de lo que van a comer cada día, (desayuno, almuerzo y cena) para que compren lo necesario y no se olviden de nada. Eso si, traten de llevar cosas no muy elaboradas, ni que requieran de mucha preparación o refrigeración, acuérdense que estarán prácticamente a la intemperie ;) Piensen en todas las cosas que no tendrán a la mano como para que se puedan organizar mejor. Por ejemplo, nosotros llevamos comida para la parrilla como carne, pollo y ese tipo de cosas, pero se demoró ¡un montón! en cocinarse, teniendo en cuenta que la parrilla en un campamento es súper artesanal, mientras que unos amigos, llevaron hamburguesas y hotdogs y estuvieron listos ¡al toque! (literalmente) y los peques los comieron mucho más fácil y, a decir verdad,  mucho más contentos.
Lleven fruta y snacks para los chicos para el día, pan de molde, galletas, atún, y cosas fáciles de preparar.
Les recomiendo llevar todo el menaje de plástico, (ojo, no descartable, sino reutilizable, cuidemos el medio ambiente), así no hay que preocuparse por si se rompe algo. Vasos, platos, cubiertos, tazas y demás, hay sets especiales para campamento, vienen en una maleta súper práctica de llevar y guardar.

  

5. Prepárense para la aventura. 
Lleven binoculares, lupas y linternas para los chicos y ¡salgan a pasear!, recorran todo el lugar, las mejores horas para hacerlo son muy temprano en la mañana cuando recién se levantan, incluso antes del desayuno, o en la noche, como que recogen palitos, ramas o leña para hacer la fogata.
Esas horas son ideales porque los chicos están con toda la adrenalina que les da despertarse en medio de la playa o el campo después de haber dormido en una carpa, o, porque recién lo van a hacer, así que están con la expectativa y el hambre de explorar a mil. Por lo que es nuestra oportunidad para hacer que esa experiencia sea inolvidable.  Yo no pensé eso al momento que me fui y no saben cómo me arrepentí de no llevarlas, porque cuando salimos a explorar hicieron mucha falta. También lleven una mochilita o bolsito para que los peques puedan guardar todos "los tesoros" que recogen de su "exploración" :)





6.- Planear / organizar todo con los chicos.
Lo mejor de esta aventura familiar, es conversarlo, planearlo y organizarlo con los chicos.
Antes del viaje, podemos mostrarles en el celular donde vamos a ir, un mapa o alguna foto de referencia, preguntarles qué quisieran hacer, preparar el equipaje juntos, la comida, enseñarles a armar la carpa, o ir a hacer las compras juntos.
Durante el viaje, armar la carpa juntos, recolectar leña para la fogata, agua, lavar los platos, poner el mantel de picnic, o todo lo que se necesite.
Después del viaje, acomodar todo para el regreso y tomarse un tiempo para ver las fotos, conversar qué fue lo que más les gustó y a donde quisieran ir la próxima vez.





7 .- Relájense y disfruten.
Yo sé que cuando vamos con niños es poco probable que esa palabra tome mucho sentido, pero lo mejor, por el bien de todos, es relajarse y disfrutar. No se estresen con los horarios de comida, de siestas, de limpieza, de orden. Dejen a los niños disfrutar el día y disfrútenlo también ustedes, eso va a facilitar todo para que fluya mejor. Este es mi mayor consejo. El campamento es el tiempo ideal para estar en familia en contacto con la naturaleza y con todos, ¡aprovéchenlo al máximo!, jueguen, canten, bailen, cuenten historias, chistes o trabalenguas. Las opciones son infinitas, pueden buscar piedras de distintas formas, trepar árboles, recostarse a ver las estrellas, cocinar marshmellows en la fogata y miles de cosas más, sólo es cuestión de dejar volar su imaginación :)

8.- El plus: 
Aquí una pequeña lista con cosas que no debemos olvidar
Agua, lleven litros de litros de agua. Nunca es mucha. 
Extensión, en algún lugar del club, cerca de la zona de camping, debe haber tomacorrientes y les va a servir full para conectar varias cosas a la vez, como cargador de celular o cámara, hervidor eléctrico, radio, entre otros. 
Botiquín a la mano, no en el fondo de la maleta, porque si pasa algo (Dios no quiera) entre los nervios y el apuro no lo van a encontrar. Asi que debe estar siempre cerca, incluyan un antialérgico,  algo para la fiebre y curitas de todas maneras, a parte de lo que acostumbran llevar. 
Lleven bloqueador (sea invierno o verano), repelente y crema humectante. 
Marshmellows para la fogata y palitos de brocheta, ¡no se vayan a olvidar! porque la fogata es una de las cosas más importantes para los chicos en un campamento y fogata sin marshmellows no es fogata =) y en los clubs cuestan casi el doble de lo que están en los supermercados. 
Si van con bebés, como fue mi caso, no olviden los pañales tanto los normales como los de piscina, lleven ¡muchos! porque les aseguro que se ensuciarán más, ya sea en la arena, en la fogata, caminando, hay más estímulos y por ende mayor interacción de los chicos con las cosas.





¡MUY IMPORTANTE! Vayan cargados de energía y dispuestos a divertirse full. Ir de campamento en familia es una de las experiencias más lindas que hay y que todo niño debe vivir con sus padres. El estar en contacto con la naturaleza, dormirse con el sonido del mar, levantarse con los primeros rayos de luz, con la música de las aves, es ¡I N C R E I B L E! algo que vale totalmente la pena vivir, les aseguro que serán las mejores vacaciones de los chicos.

Nosotros sólo hemos ido de campamento a la playa, ir al campo debe ser otra cosa igual de maravillosa y ya lo tenemos en nuestra lista de pendientes. Si ustedes tienen alguna recomendación que darnos o quieren agregar algo a este post, please escríbanlo en los comentarios y lo agrego al toque, así todos podemos leerlo y aprendemos un poquito más.

Espero que les sirva y lo disfruten mucho.

Un beso,
Sil

Caries en los dientes de leche

lunes, 9 de julio de 2018




La noche del cumpleaños de Luciano, poco antes de que se vayan sus tíos y primos, empezó a quejarse de un fuerte dolor en los dientes, no le di mucha importancia en ese momento, porque pensé que era producto de los dientes que estaban por caerse o de que había mordido algo mal, supuse que pasaría rápido, pero el dolor se fue haciendo más intenso y empezó a llorar. En ese momento, su papá le revisó la boca y nos dimos con la sorpresa que tenía un hueco. Si, tal como leen, ¡un hueco! en uno de los dientes que están pegados a la muela, los de al fondo. Inmediatamente pensé que se lo había roto con la canchita, a mi se me rompió uno comiendo chupete cuando era niña, así que asumí que eso había pasado y le tomé una foto para enviársela a su dentista. Casi me muero cuando me respondió diciéndome que era ¡una caries! 

¿Estás segura? le pregunté, porque les juro que jamás me imaginé que los dientes de leche pudieran tener caries. ¡Si! me respondió, no hay duda. ¡Es una caries!, tráelo mañana para revisarlo. Felizmente lo pudo ver al día siguiente porque mi chino se partía del dolor y no aguantaba comer / tomar casi nada, literalmente.


¡La caries! =(

Al día siguiente cuando llegamos, algo asustados los dos, Tati nos explicó que la caries en los dientes de leche es una de las enfermedades dentales crónicas más comunes en los niños y que sucede justamente porque hay una idea equivocada de que como se van a caer no es necesario cuidarlos tanto. pero eso no es así, muy por el contrario, hay que prestarles bastante atención y protegerlos, el no hacerlo, podría ocasionar muchos problemas en la salud bucal del niño más adelante y afectar la pulpa dental y la formación / erupción de los dientes permanentes. 

Después de revisar a Luciano, me dijo que su caries había avanzado bastante, que estaba muy cerca de tocar el nervio y que debíamos curarla lo más pronto posible. Entonces, sinceramente, pensé que lo mejor sería sacarlo ya que pronto le saldrían sus nuevos dientes, pero otra vez estaba equivocada, porque la misión de los dientes de leche es cuidar el espacio de los dientes permanentes. Por lo tanto, si se extraen, los que vienen perderían su lugar  y eso generaría problemas más graves. Por otro lado, si no la curamos, la caries atacaría el nervio y aparte de las molestias y dolor que eso genera en los niños, también podría causar malformaciones, manchas o lesiones secundarias en los dientes permanentes de los niños, por eso, es necesario que reciban tratamiento.

Pero, ¿cómo es que la caries ha avanzado tan rápido sin que haya generado ninguna molestia? Es porque la caries es una enfermedad silenciosa que sólo empieza a doler cuando ya está cerca de la pulpa dental (nervio) y no en su etapa inicial.


RECOMENDACIONES PARA EVITAR LA CARIES EN LOS DIENTES DE LECHE 
  • Llevar a los niños a un control  con el odontólogo, es sin duda una de las más importantes. Ahí le enseñarán a lavarse bien los dientes, a tener el cuidado adecuado y a prevenir una posible infección o descubrir la caries en su etapa inicial.  El tiempo ideal es cada 6 meses. Yo lo llevaba a Lu religiosamente, pero confieso que entre una y otra cosa el último año se me pasó, no fuimos y miren, tenemos nuestra primera caries. =(
  • Limpieza bucal adecuada. A veces pensamos que como "ya están grandes" (5 o 6 años) ya se pueden lavar los dientes y los dejamos hacerlo. Sin embargo, aún no deben hacerlo solos, es necesario que lo hagan bajo nuestra supervisión y revisión, ya que hay lugares en la boca a los que no se llega con facilidad, como la parte de la boca donde está la caries de Lu y si no se limpia bien, es muy probable que se infecte. La higiene debe ser mínimo 3 veces al día después de cada comida y debe hacerse despacio y cuidadosamente.
  • No ingerir mucho dulce, no sólo en cuestión de golosinas, sino también en la leche, las gaseosas, los jugos, las galletas, el cereal e incluso la fruta, entre otros. Por ejemplo, algo que me pasaba a mí, es que se lavaban los dientes y se iban a la cama, ahí les provocaba un poco más de leche o yogurt, les servía, lo tomaban y luego se dormían sin lavarse y esa azúcar que se queda ahí toda la noche, poco a poco va entrando en el diente, igual pasa con la comida. 




Si el dolor de dientes o muelas es feo, irritante, fuerte y molestoso para los adultos, imagínense cómo será en los niños. Felizmente lo pudimos curar a tiempo y no fue necesario ningún otro tipo de tratamiento más invasivo. Yo quedé curada, ahora cada 6 meses sin falta, mis hijos pasarán consulta con su odontóloga si o si, así además, se acostumbrarán y para ellos será algo normal y rutinario y no asociarán al dentista con el dolor. ¡Lo prometo! :)

Y para que a ustedes NO les pase lo mismo que nos pasó a nosotros, conversé con Tatiana para darles una súper promoción y puedan llevar a sus peques a pasar un chequeo preventivo con ella. 
 
El chequeo incluye: Evaluación con cámara intraoral, 1 resina simple y un sellante de fosas y fisuras  (en caso sea necesario) a 59 soles. ¡Preciazo! 
Será válido por todo el mes de Julio y para hacerlo efectivo, sólo deberán indicar que van de parte del blog al momento de hacer la cita.  Al final encontrarán los datos del consultorio para que puedan llamar.

Un beso enorme y que tengan una linda semana.
Sil

Image and video hosting by TinyPic


Especialidades Odontológicas Perú
Dra. Tatiana Schmiel 
Teléfono: 01 435-5609
Email: contacto@espeodontoperu.com
Av. Manuel Olguin 529 Of. 302 - Santiago de Surco

Casita de jengibre

martes, 19 de diciembre de 2017



Toda mi vida quise hacer una casita de jengibre, pero tenía la idea de que eran súper difíciles, caras, complicadísimas, algo casi casi imposible. Pero desde hace varios días tenía la idea rondándome, vi kits de la casita lista para decorar y estuve tentada a comprarlos, pero la verdad es que el precio me parecía de locos y como ya habíamos preparado galletas de jengibre, dije ¡vamos a intentarlo! además, lo peor que podía pasar es que no me salieran, no? :) 

Me fui a comprar los ingredientes y regresé emocionadísima a enseñarle a mis hijos lo que íbamos a hacer ;) no sé quien era la más entusiasta si yo o ellos jajaja pero si sé que se divirtieron un montón haciéndola, decorándola y sobre todo comiéndola. 

En este post les voy a contar todo, desde la receta, los tips y las metidas de pata para que a ustedes les salga mejor todavía que a nosotros ;)  así que ¡manos a la obra! 

Necesitamos*: 

275 gr de harina. 
125 gr de azúcar morena. 
340 gr de azúcar glas**
125 gr de mantequilla. 
2 huevos. 
1/2 cucharadita de levadura. (La venden en los mercados en sobrecitos como polvo de hornear, cuesta 1.5 soles el sobrecito)
1/2 cucharadita de jengibre molido. (Lo consiguen igual que la levadura y cuesta lo mismo)
2 cucharaditas de canela molida. 
4 cucharadas de miel de maple. (Pueden usar la miel que más les guste, el resultado va a ser el mismo)
Dulces para decorar.

*Esta receta es para una casita, si van a preparar 2, pueden duplicarla y saldrá perfecta, ¡yo lo hice!.
**El azúcar glas es para preparar el glasé que usaremos para pegar la casita,  es lo que se usa "generalmente" pero mi recomendación es que hagan caramelo y lo peguen con eso, a menos que sean expertos haciendo glasé, a mi me salió muy líquido y jamás pegó. Si van a hacer caramelo como yo, en vez de azúcar glas usen 1 taza de azúcar morena.

¿Cómo se hacen? 

Mezclar la mantequilla con el azúcar hasta que se integren bien, si quieren pueden hacerlo a mano, pero es más rápido en la batidora. Mientras tanto, en otro bowl mezclar el resto de los ingredientes secos como harina, levadura, jengibre y canela. Luego unir con la mantequilla y amasar.





Añadir las yemas de los huevos a la mezcla anterior y la miel, seguir amasando. Luego formar una bolita y ponerlo a reposar en la refri por algún tiempo. Nosotros lo dejamos el tiempo que nos demoramos en almorzar, pero ya depende de ustedes, mientras más tiempo reposa, mejor.






Sacar la bolita de masa de la refri, partirla por la mitad y extender una mitad sobre una superficie cubierta por una bolsa - para mi es mejor eso a una superficie enharinada, pero depende de ustedes - (la otra mitad que vuelva a la refri) de preferencia hagámoslo con un rodillo para que quede todo del mismo grosor. Con ayuda de un cuchillo cortamos todos los lados de la casita. Abajo les voy a dejar los tamaños que usé y los tips para hacer los moldes. ;)



Colocar las piezas de la casita en una bandeja cubierta por papel manteca y llevar al horno por 10 minutos a una temperatura apróx de 180°.  No deben exceder el tiempo porque se queman al toque, sólo necesitan dorarse. Sacar y dejar enfriar, no se preocupen si las ven blanditas, es normal, cuando se enfrian se ponen duritas. También es importante que las pongan un poco separadas entre si. Metida de pata: Yo las puse muy juntas y la primera casita, casi se me pega todita, felizmente pude separarlas, así que mejor dejen espacio entre una y otra parte de la casita, porque se inflan un poco.



Armado

Esta etapa requiere de mucha paciencia, yo les aconsejo que esto lo hagan ustedes solas, ya que los niños de por si son bastante impacientes. Metida de pata: Yo lo hice con ellos y terminamos medio molestos, porque querían pegar todo junto y cuando no pegaba se impacientaban y la casa se desarmó varias, ¡varias veces! por no esperar un poco entre tanto y tanto. Respiramos hondo y empezamos de nuevo, nos divertimos y aprendimos, pero si pueden, háganlo ustedes tranquilas, por su estabilidad mental jajajaja



Colocar primero una de las paredes de la casa con un lado lateral y pegar. Si quieren hacerlo con el glasé, normal, pero yo les recomiendo hacerlo con caramelo (poner a derretir azúcar en una ollita), pega ¡al toque! pero deben de tener mucho cuidado porque las quemaduras con caramelo son horribles. Primero poner los lados de la casita y cubrirlas con el pegamento, sostener hasta que esté firme, y empezar otra vez con el otro lado y así sucesivamente hasta ir pegando todo. Es más fácil cuando se hace que cuando se explica, se los juro jajaja...

Metida de pata: Si pueden dejen secar la casita toda la noche, yo quise hacerlo con los chicos todo en un mismo momento y terminé estresada, porque la casita necesitaba pegar y el vacilón de los chicos es hacerla y decorarla, (no tanto armarla jaja) así que mejor, cuenten dos días para hacerlo, o sino, algo que también puede funcionar es preparar la casita y pegarla en la mañana, dejar que seque todo el día y decorarla en la noche, así no se les va a desarmar ;) Aquí va el proceso:











El estaba recontra feliz!

Miren, abajo está la casita pegada con glasé y luego caramelo vs. la casita pegada sólo con caramelo felizmente que luego de decorarlo ni se nota jajaja... es la diferencia entre usar un cemento malo y uno bueno ¿o será la mano? jajaja...




¡A decorar!

Esta es sin duda la parte más divertida de los chicos y para mi la manera perfecta de deshacerme de todos los dulces que teníamos en casa de los muchos cumpleaños del año jejeje, sacamos lo que más les gustaba y los pusimos en una bandeja para tenerlo a la mano y aunque quise meterme mil veces para que las casitas quedaran "a mi gusto", los dejé hacerlos al suyo, fue difícil lo admito jajaja, pero si me hubiera metido no sería su casita, sino la mía. Así que dejé que ellos mismos la decoren como quisieran y lo disfrutaron muchísimo más. Para pegar los dulces pueden usar glasé espeso (clara de huevo batida con azúcar glas) o miel, manjar blanco o lo que más les guste, peroo aquí va mi súper ultra tip secreto, si van a usar galletas oreo o cualquier galleta rellena en la decoración ¡separen el relleno! y peguen con eso, queda ¡perfecto! y también pueden usar el mouse (chocolate y vainilla) que les gusta a los chicos, ese pega excelente también, ambos son mejor que cualquier cosa!


 
 
TARAAAAAN... :)






Esta es una actividad linda para hacer en familia, ¡SÚPER ENTRETENIDA Y DIVERTIDA! es para compartir tiempo con los chicos y reír a carcajadas. Sé que a veces pensamos como adultos y no queremos que coman muchos dulces, que lo hagan todo perfecto, que no se embarren, pero hay momentos en los que podemos - y ellos necesitan - dejarlos libres, disfrutar, equivocarse, comerse los dulces, ensuciar, ¡jugar! y pasarla bien. Tratemos de dejar suelto a nuestro niño interior, darle permiso para hacer travesuras y hacer de ésta, una tarde súper divertida.

¡Me cuentan si se animan a hacerla en casa y si lo hacen, no se olviden de mandarme fotitos!

Un beso,
¡Los quiero!

*Sil*

Pd1: Medidas de la casita:
No te estreses con los moldes, dibujalos con  una regla en cartulina y si no tienes en papel, estas son las medidas que yo usé:
Paredes:  Rectángulos de alto 10cm x ancho 15 cm.
Lados laterales: Cuadrado de 10 x 10 más triangulo arriba de 5cm de alto.
Techo: Rectángulos de alto 8cm x ancho 16cm.
Si quieres hacerle un piso o ver de qué tamaño te va a quedar, armala en el papel primero y así puedes ir añadiéndole cosas a tu gusto, si quieres hacerle chimenea, rejas, piso, todo lo puedes hacer, ya depende de ti.
Recuerda hacer 2 de cada uno y para que no se peguen con la masa, ponles con un pincel un poco de aceite.

Pd2: Si necesitan ayuda, o tienen alguna duda, escríbanme y yo feliz de ayudarlas. :)

"Un niño que juega, es un niño feliz, un niño que juega con sus padres, es un adulto feliz"